2

Christmas Ale (Lote 1 – Temp. 4)

Como comentaba el otro día, esto de las cervezas “navideñas” (también conocidas como Christmas Ale) es un sin dios de información, cada uno tiene su “mejor receta del mundo mundial” y cuando las comparas se parecen tanto como un huevo a una castaña. Por lo tanto, he cogido lo que me ha parecido interesante de aquí y allá y esto es lo que voy a hacer en el primer lote de la temporada, y el más “experimental” de todos los que he hecho, así que a ver qué sale.

La malta base será la “pale” de Dingemans, una malta belga utilizada en muchas de las clásicas cervezas de abadía. A esta le acompañará un poco de Munich, intentando que la malta esté bien presente en la cerveza. El resto de maltas podéis verlas en la receta (si cambio algo de aquí al día que la haga, la modificaré).

Canela en rama

Sigue leyendo

8

Adelantándose a la Navidad…

Todos las temporadas cerveceras me pasa lo mismo, el primer lote es el que cojo con más ganas y en el que más me dejo llevar, luego durante el resto de la temporada me doy cuenta siempre de la importancia de hacer las cosas sencillas, pero como ser humano que soy, vuelvo a golpearme año tras año con la misma piedra.

Este año el primer lote va a ser una cerveza de las llamadas “de Navidad”. Que si te pones a buscar un estilo como tal, depende de la guía que uses o incluso de la versión de la misma, se incluye entre “cervezas con especias”, “cervezas de invierno”, etc. Total, que a mi donde las incluyan me da igual, yo lo que busco es la típica cerveza “estilo belga(amigos BJCP, no me crucifiquéis por esta clasificación que me acabo de sacar de la manga…), especiada, con maltas tostadas, caramelosa, y de las que apetece tomar de vez en cuando en invierno. No es mi estilo favorito pero todas las navidades cae alguna, así que me he decidido a intentarlo, ya veremos en qué acaba el experimento.

logoCR2015
Sigue leyendo

2

El “después” de tu primera vez…

Estabas muy ilusionado, nervioso incluso, no sabías qué iba a pasar pero todo el mundo te decía que era genial, y al final no estuvo mal, pero esperabas otra cosa…

Tras dejar pasar unos días para que el gas se generase dentro de las botellas y meter alguna en la nevera, llega el día de probar tu primera cerveza. Quitas la chapa y suena el característico “chsssss”, bien, minipunto para ti, la cerveza tiene gas. Ahora la echas en un vaso y poco a poco se genera espuma, ¡toma! ¡¡esto ya es un punto entero!!

La hueles, no tienes muy claro a qué huele pero te sale una sonrisa, a la caña del bar no huele, así que seguro que está mejor. La pruebas y… le das otro sorbo para confirmar, si, no te habías equivocado, está algo aguadilla, tal vez más amarga de lo que esperabas, pero qué leches, está fría y no sabe mal, ¡no hay contaminación! ¡hop, hop, hurra!

indiaIPA

Como eres seguidor de Breaking Bad, ya estás pensando en la siguiente, pero resulta que la bolsa de maltas que te venía con el kit no especificaba absolutamente nada de qué maltas formaban la receta. No tienes tampoco ni un cono de lúpulo porque viene más justo que tu cartera a final de mes, y por lo visto levaduras hay unas cuantas diferentes y en el sobre que te venía a ti solamente ponía “Levadura”.

Antes de empezar a hablar de ingredientes, me gustaría recalcar la importancia de tener el equipo limpio, sin esto, por muy bueno que seas y muy buenos ingredientes que tengas, no conseguirás más que cervezas contaminadas. Dale un vistazo a este otro artículo donde hablo de dos de los productos más usados por los cerveceros caseros para tener sus equipos más limpios que una patena.
Sigue leyendo

10

El “antes” de tu primera vez

El otro día terminaba la entrada del blog comentando los dos tipos de personas con los que nos podemos encontrar después de hacer cerveza por primera vez, pero en realidad, esos dos tipos de personas ya son así antes de su primera vez.

Olvidémonos por un momento de la cerveza, pensemos en otra cosa más sencilla (¿más que hacer cerveza en casa?, se preguntarán algunos), por ejemplo, en hacer un plato de macarrones con tomate. Los hay que saben (porque alguien alguna vez se lo ha dicho) que hay que meter la pasta en agua caliente un rato hasta que se ablande, luego escurres el agua, abres un bote de tomate frito y arreando. Otros se habrán preocupado en buscar antes qué pasta comprar, habrán hecho una salsa de tomate con un poco de zanahoria, ajo, cebolla, hierbas aromáticas y tomates naturales, habrán dejado la pasta cociendo, con un poco de sal, y el tiempo justo para que no quede blandurria, y cuando está ya en el plato pondrán un poco de queso rallado por encima. Los dos son platos de pasta, los dos tienen macarrones y tomate, pero todos sabemos que los dos platos son muy diferentes.

Mi primera vez

Busca información…

Sigue leyendo