0

Stout con avena

La última cerveza que he hecho ha sido una stout con avena, que no una “oatmeal stout”, o al menos no según los cánones del estilo, ya que apuntaba a una densidad algo más baja, que secase un poco más el trago. En cualquier caso, dejando al BJCP a un lado, estamos hablando de una cerveza negra, de baja graduación, con copos de avena y avena malteada (tipo crystal). Una vez más, la pueden ustedes llamar como quieran (alguno ya ha sugerido propuestas en Twitter…).

Normalmente cuando hago una cerveza oscura de nivel bajo-medio en alcohol, suelo tender más hacia las porter, con un punto más de cacao y/o dulzor que sus primas las stout, pero como no había hecho ninguna así, me apetecía probar, y de paso tener alguna cerveza negra por casa de baja graduación, que últimamente parece que todo lo que encontramos de estos estilos tiene el denominador común de venir con unos cuantos voltios de más…

Como me faltaba malta base para este estilo (disponía de Extra Pale, pero prefiero Maris Otter para estas cervezas) y algo de maltas oscuras, me acerqué a Labirratorium a comprar a granel exactamente la cantidad que necesitaba de cada malta, algo que me encanta porque así no acumulo malta en casa, principalmente de las especiales, que se me acaban estropeando. Me hacía falta Maris Otter y Roasted Barley, el resto ya lo tenía.

Sigue leyendo

0

Fargo, resultado de la Imperial Stout

Aunque tal vez es incluso algo pronto para reseñar esta cerveza, nada me impide actualizar la entrada dentro de un par de meses, o cuando corresponda. Pero creo que tras tres meses en botella, ya es un tiempo prudencial para saber por dónde van los tiros.

Según las notas que tengo, embotellé esta Imperial Stout con 3.8 gramos por litro de azúcar de mesa, buscando una carbonatación suave. Por lo general me gustan las cervezas con baja carbonatación (salvo excepciones), y concretamente en las cervezas como estas, de cierta graduación y tragos cortos, lo agradezco bastante.

iscacao

Sigue leyendo

2

Real Brown Ale, resultados…

Sí, ya sé que hace unas tres semanas que dije que iba a elaborar una Brown Ale y ya estoy escribiendo aquí de nuevo sobre los resultados. No me he equivocado, pero bueno, algo de truco tiene la historia…

Lo primero, la fermentación duró aproximadamente una semana, bueno en realidad algo menos, pero dejé la cerveza en el fermentador ocho días. La temperatura se mantuvo fresca los primeros días gracias a las garrafas congeladas, y aunque tal vez era algo más baja de la cuenta para esta levadura (unos 17 ºC), decidí esperar un par de días antes de dejar que empezase a subir a su ritmo (llegando a un pico máximo de 21 ºC, rango alto de lo recomendado por el fabricante de la levadura).

Sigue leyendo

0

Hopstellation, resultados de la Session IPA

A primeros de enero elaboré una Session IPA, con la idea de tener algo ligero y con poco alcohol que beber en casa, que con esto de estar viviendo casi en modo confinamiento perpetuo, a veces da ganas de beberse todo lo que uno encuentra por los armarios, así que mejor que sea ligerita por si hay algún momento de debilidad…

Tras acabar la fermentación, algo que sucedió en unos cuatro días, la densidad final fue de 1011, lo que hace que la cerveza tenga unos 3.5% de alcohol, algo que está en el rango de lo planificado, muy bien en ese sentido. Tras estos días añadí el lúpulo en dry-hopping y lo dejé en contacto con la cerveza otros tres días más. Luego la pasé a garrafas para enfriar en la nevera durante otros tres días y embotellé todo el lote con 5 gr/litro de azúcar de mesa (buscando unos 2.1 – 2.2 volúmenes de CO2, más no me atreví).

Sigue leyendo