4

BEERMAD, feria de cerveza en Madrid


Tras el chasco de la feria de cerveza celebrada en el Mercado de la Cebada, se presenta una nueva feria en Madrid, todo sea dicho, con mucha mejor pinta sobre el papel. BeerMad se celebrará durante este próximo puente en Madrid, es decir, 29-30 de Abril y 1-2 de Mayo, en el Museo del Ferrocarril (zona Delicias).

Como viene siendo habitual en este tipo de ferias, es necesario comprar el vaso con el que beber tantas cervezas como nuestro cuerpo o bolsillo sea capaz de aguantar, que estará a un precio de dos euros. Sigo pensando que esto de comprar vasos es un poco coñazo, pero al menos en esta ocasión es un precio asequible 🙂
Sigue leyendo

12

¡Nuevo equipo rudimentario!

– Así que tú también haces cerveza en casa?
– Sí, llevo ya un tiempo con esta afición, pero hago lotes pequeños…
– Ah ya…, ¿de cuántos litros?
– De unos cuatro o cinco litros.
[CARA DE ASOMBRO CON LOS OJOS COMO PLATOS]
– Yo es que para hacer eso no hago nada, mínimo veinte litros…

Creo que no soy capaz de recordad la cantidad de veces que he vivido esta misma conversación, con sus variantes de “estás loco”, o “se tarda lo mismo en hacer cuatro que veinte litros” (llegó un día que me cansé de explicar y argumentar que no, no se tarda lo mismo…), o “eso me lo bebo yo en una tarde”, y alguna más que no recuerdo ahora…

A día de hoy, muchos siguen sin entender que en un piso pequeño, el volumen importa mucho, y también les sigue costando entender que para pasarlo bien, uno no necesita tener una fábrica metida en casa. Mención a un lado de que se puedan obtener buenos resultados, cosa que parece ser que todavía sorprende a alguno, como si hacer cincuenta litros fuera sinónimo de calidad. En fin, a lo que vamos…

Tras todo este tiempo, me he vuelto loco, he tirado la casa por la ventana, casi también algún tabique, adaptado la cocina, y voy a aumentar la producción, sí, voy a hacer… ¡el doble de litros! ¡buaaaaaaaa! ¡a topeeeeeeee! ¡tiembla Brewdog!

Sigue leyendo

4

Cata vertical de Orval

Recuerdo la primera vez que probé una Orval, fue en nuestro viaje a Bélgica de hace unos años, en una preciosa y escondida cervecería del centro de Bruselas, Au Bon Vieux Temp. Esto fue en mayo de 2014, y tras volver y beber otra botella ya en Madrid, decidí que había que comprar una más y olvidarla en el trastero, de donde fue rescatada hace unas semanas.

En ocasiones, el no tener ni idea de lo que te vas a encontrar ni saber nada acerca de sus ingredientes (por aquel entonces apenas sabía lo que era el “brett”, ni tan siquiera que se usaba en esta cerveza), hace que no estés condicionado y juzgues por ti mismo, de manera objetiva, lo que tienes delante. La mayoría de la gente que me conoce sabe que mi relación con el “Brettanomyces” (brett, para los amigos) es bastante distante, he probado muy pocas cervezas fermentadas con estos “bichitos” que me gusten. Normalmente lo primero que me tira para atrás es los desagradables (para mi) aromas que desprenden las cervezas que lo llevan, sinceramente, si algo es descrito como “olor a manta de caballo” u “olor a cuadra”, creo que ya poco más os tengo que contar. Pero en gustos no hay nada escrito, por supuesto 🙂

Sigue leyendo

2

Cata de la IPA Citra & Nelson Sauvin

Allá por febrero elaboré la primera IPA de esta temporada, en la que hasta última hora estuve dudando de hacerla solamente con lúpulo Nelson Sauvin o combinarlo con Citra. Finalmente, y por qué no decirlo, porque el Citra me gusta mucho, utilicé los dos.

Tras los siete primeros días de fermentación, añadí Nelson Sauvin en dry-hopping, como siempre en el fermentador primario, en pellets directamente a la cerveza. Ahí estuvo el lúpulo unos cinco o seis días en contacto con la cerveza, para después pasarla a una garrafa y meterla en la nevera casi dos semanas, ya que me pilló por medio el congreso de Burgos y pasó algún día más de lo normal (normalmente no suelo tenerla en frío más de una semana).

Sigue leyendo