0

Comparación diferentes envasados

Una de las cosas que me propuse hacer cuando me llegaron las bolsas tipo “bag-in-box” era el poder comparar con un mismo lote varios envasados diferentes, y como todavía disponía del mini-barril de cinco litros, pues lo tenía fácil.

Me fue imposible realizar la cata de los tres métodos que utilicé a la vez, hubiera tenido que esperar mucho en el tiempo y no disponía de sitio para guardar el bag-in-box en frío tantos días. Pero bueno apenas pasó poco más de un mes desde que probé la primera pinta hasta la última. La cerveza como imagino que sabéis fue una Best Bitter, de la que puedo decir que es una de las cervezas que más me han gustado hasta ahora,  y espero repetir receta (además, más sencilla no puede ser).

Detallo a continuación los tres métodos y lo que utilicé para carbonatar:

Bag-in-box

Como ya comenté en su día, en este caso no añadí azúcar para carbonatar. Simplemente pasé la cerveza del fermentador a la bolsa cuando estaba prácticamente atenuada. Posiblemente podría haber arriesgado un poco más y haberla pasado antes, pero tenía miedo que estallase la bolsa. Sí que se hinchó al poco de cerrarla, pero no lo suficiente  como para preocuparme.

Bag-in-box

En el vídeo se puede ver que la cerveza tiene muy poco gas, no llega a estar plana pero según los cálculos estaría rondando 1 volumen de CO2 como mucho, es decir, la carbonatación residual tras fermentación y poco más. Lejos de lo que pueda parecer, a mi me encantó y me recordó los buenos días que pasamos en nuestro último viaje a Londres, en sus pubs y con sus pintas de Real Ale.

Sigue leyendo

2

Primera de 2021, Session IPA

Después de embotellar la Imperial Stout y dejar pasar las “no fiestas navideñas”, toca volver a entretenerse un rato con más elaboraciones caseras de cerveza. En esta ocasión, me voy al extremo opuesto de la Imperial Stout, y voy a realizar otro intento de “Session IPA”. Un estilo bajo el alcohol, ligero y para beber fresco, lo ideal para evitar la tentación de abrir botellas de la última elaboración antes de la cuenta…

El objetivo

La idea es elaborar una cerveza de unos 3% – 3.5%, que sea fácil de beber, pero que tampoco esté aguada. Con buena presencia de lúpulo pero sin ser una lija, e intentar por tanto evitar astringencias o amargores excesivos.

Sigue leyendo

5

Calendario del cervecero casero

Hace unos días, en Twitter, comentábamos unos pocos el tema de la organización de elaboraciones de cervezas en casa, ya que por ejemplo a mi suele pasarme que cuando quiero beber una Imperial Stout, resulta que o la tengo en el fermentador o peor, ni tan siquiera me he puesto a hacerla, vamos que llego tarde de todas todas…

Y de ahí salieron algunos comentarios de gente que lleva poco tiempo en esta afición, que preguntaban acerca de esta organización del calendario cervecero, así que me ha dado por escribir unas líneas al respecto, basado eso sí en mi opinión personal y en la experiencia de estos años atrás, que por supuesto, no tiene por qué coincidir con el calendario de otros, ya que también influyen los gustos, dónde vivas, el equipo que tengas, etc.

Como primer condicionante, y al menos para mi, uno de los más importantes, habría que diferenciar entre los que tienen un equipo de control de temperatura de fermentación y los que no. Esto podría ser más o menos crucial según en la zona en la que vivas (no es lo mismo un verano en Asturias que en Sevilla…), pero en definitiva, marca la diferencia. Una vez comentado esto, creo que hay unas consideraciones iniciales comunes referentes a los tipos de cerveza a elaborar, independientemente de cuando puedas o quieras hacerlo:

Sigue leyendo

1

Hace frío, Imperial Stout…

Hace frío, los días son cortos, apetece poner una película, coger la manta y abrirte una cerveza bien oscura y de tragos cortos, vas a la nevera y… ¡oh vaya! Pero si solo tengo cervezas estilo saison y lupuladas, otro año más que no he hecho los deberes a tiempo, o más bien, con suficiente tiempo de antelación (en realidad sí que lo había hecho, pero como me gustó la cerveza y repartí alguna que otra, pues ya no quedan para cuando más la vas a disfrutar, un clásico vaya…).

Este año dudaba entre repetir la porter del año pasado o vaciar todo el saco de malta base que me quedaba y darle un empujón. Para los puristas de los estilos y amantes del BJCP varios, seguramente cuando vean la receta dirán que “ni is ini impiril istiit pirqui ni llivi cibidi tistidi”, pues vale, llámala Imperial Porter si quieres, y así ya dormirás tranquilo el día que leas esto. No lleva cebada tostada, no lleva malta black, lleva malta sin cascarilla “Carafa Special II”, incluso Golden Naked Oats (malta de avena tipo crystal y sin cascarilla), ponle tú el nombre y nos lo cuentas a todos 😀

Estuve tentado también a añadir galletas, donuts, nubes de chuchería, muffins (también llamados “magdalenas con cosas por encima” en mi pueblo) e incluso lacasitos de colores, que parece que es lo que se lleva ahora, pero al final dije, a ver si me voy a volver diabético así con la tontería con la primera pinta. Y finalmente sólo añadí cacao nibs tostados un poco en el horno, que los he usado ya varias veces y me gusta como quedan en las cervezas negras. No es tan trendy, pero le da un punto hipster al asunto.
Sigue leyendo