La cerveza sigue evolucionando

Unas seis semanas después de la carbonatación, la cerveza sigue experimentando cambios. Reconozco que con la primera botella me llevé un poco de chasco, pero no hay como tener paciencia y dejar que todo se ponga en su sitio. Tras mucho leer por foros españoles y americanos, resulta que con la levadura Belle Saison hay que tener dosis doble de paciencia (algunos hablan de empezar a beber la cerveza unos tres meses después de embotellar…).

El sábado abrimos otra, con la visita de mis padres a casa tocaba probar. Esta vez han estado en nevera unas tres semanas (del total de seis), lo que ha ayudado a clarificar y dejar más posos en el culo de la botella y no flotando por ahí (supongo que ha sido por el frío, esto tampoco lo sé seguro).

Huele a cerveza, sabe a cerveza y tiene una espuma “bien maja”, que va desapareciendo con los tragos, pero nunca hasta desaparecer del todo. A mi padre le ha gustado (ya tengo dos votos positivos, pero son de familia ambos, así que no cuentan del todo jajaja), aunque la birra sigue teniendo un regustillo al final que no sabría como definir, tal vez un pelín ácido, posiblemente debido a un exceso de levadura en la fermentación (según he leído por ahí), pero mucho más suave que en la primera botella que abrimos.

Así que nada, seguiré madurando un poco más las botellas que quedan y ya pensando en la siguiente, parece que el calor ha remitido y ya podré hacer más cerveza en casa sin riesgo a que suba demasiado la temperatura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s