Embotellando la Red Ale

Tras unos 12 días fermentando (algo más si contamos el día de elaboración), y viendo que el airlock no mostraba señal ninguna de actividad, pasé al embotellado. Comentar que dos días antes quité la camiseta y el balde con agua, ya que la temperatura en la zona donde tenía puesto el fermentador se mantería en unos 20 ºC – 21 ºC y quería evitar que empezase a oler a humedad por la camiseta mojada.

En esta ocasión he puesto algo más de azúcar que la primera vez, 22gr de azúcar blanca para cuatro litros (5.5 gr/litro), a ver si consigo una mejor carbonatación y tengo algo más de gas en la cerveza. Por si fuera algo mal durante el proceso, he metido las botellas en una caja de cartón y a esta la cubre otra caja algo más grande, no sea que haya metido la pata en algo o se haya contaminado y explote alguna botella. Espero que no pase nada, pero bueno mejor ser algo precavido…

Adrian Mateos
El proceso ha sido el siguiente. Diluir el azúcar en agua, la cantidad añadida fue la suficiente para cubrir el azúcar y un poco más, no lo he medido. Se deja hervir un poco por aquello de intentar minimizar la probabilidad de contaminación, lo tapas dejando una ranura para que salga el calor y lo dejas enfriar.

Mientras enfriaba, me puse a esterilizar con ayuda de ChemiPro (me venía en el kit) la olla donde lo iba a mezclar todo después, almíbar y cerveza. Con unos cinco litros de agua caliente (para disolver mejor el ChemiPro) en el balde, añado una cucharada pequeña por litro y se remueve bien para ayudarle a disolverse. Después paso todo el agua a la olla y lo dejo unos 5 minutos.

Adrian Mateos

Pasado este tiempo vuelvo a poner el agua en el balde y hago lo propio con las botellas, unos minutos sumergidas y llenas, vacío el agua y las pongo boca abajo a escurrir. Según las instrucciones, el ChemiPro no necesita aclarado, pero conviene que se sequen lo mejor posible. Cuando acabo con las botellas meto todo el instrumental que tocará la cerveza, esto es, la manguera de plástico con la caña que me ayuda a hacer sifón, pinza, una jeringa, una cuchara grande o espátula para mezclar bien la cerveza y el almíbar y un plato o bandeja donde poner todas estas cosas después de esterilizarlos.

Tras todo este proceso el almíbar ya está frío y se echa en la olla. Ahora toca el paso siguiente, hacer la mezcla de almíbar y cerveza. El método que utilizo para extraer la cerveza del fermentador es el sifón. Como lo de andar chupando la manguera no parecía la mejor opción, me ayudo de una jeringa comprada en la farmacia para llenar el tubo de trasvase. Una vez llena, teniendo el fermentador a una altura superior a la de la olla (encimera y suelo…) la cerveza va saliendo. Conviene arrimar el tubo a la pared de la olla para que la cerveza caiga despacio y sin hacer espuma, así minimizamos el riesgo de oxidación posterior.

Una vez llena la olla, se remueve un poco y muy despacio con ayuda de la cuchara esterilizada para intentar homogeneizar la mezcla y pasamos a embotellar. El sistema el mismo pero con las botellas como destino, sifón y poco a poco ir llenando hasta dejar un espacio en el cuello de la botella. Yo hago lo que me recomendaron en su día, metes el tubo hasta el fondo de la botella y llenas hasta que llega el líquido al borde, ahí cierras el tubo y lo sacas, al sacarlo el volumen baja lo suficiente para dejar ese par de centímetros (aprox.) necesarios. Aunque me estoy pensando seriamente el hacerme con un cubo con grifo para embotellar, porque ha sido un poco tortura lo del sifón para esto…

Ahora a esperar otros 10-15 días más y comprobar si ha ido todo bien. Reconozco que estas dos semanas se me hacen más largas que las dos primeras, pero hay que tener paciencia. Mientras tanto iré bebiendo algunas que quedan del primer lote, que tampoco están tan mal y con un poco de queso de acompañamiento entran mejor 😀

Adrian Mateos

Como curiosidad, he utilizado un botellín “mini” de Estrella Galicia (limpiado y esterilizado) para abrir tras unos pocos días y ver como va. La he chapado como he podido (no tengo chapadora todavía) y le he puesto cinta adhesiva para fijar bien la chapa. No tengo mucha confianza en que no se escape el gas, pero bueno por intentarlo que no quede (total, son 20 cl de nada).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s