Belgian Ale, ¡a la cocina!

Como no siempre uno puede irse de viaje cuando le apetece, hay que buscarse otras cosas que hacer,  así que este fin de semana pasado me metí en la cocina bien tempranito con los ingredientes listos para el segundo asalto a la elaboración de cerveza “todo grano”, sin concentrados de ningún tipo.

Como comentaba el otro día, la receta estaba ya preparada, me venía con el kit. Pero esta vez había una novedad importante, una bolsa para el macerado. Después de buscar por todas partes las dichosas bolsas de filtrar pintura, parece que por aquí no se usan mucho, así que lo di por imposible. Pero unos días antes leí por internet a un chaval que había utilizado una bolsa de las de lavar ropa delicada en la lavadora, así que me pasé por un bazar (bueno, por tres…) y ¡bingo!
Agujeros muy pequeños, tela muy parecida al tul, y con suficiente tamaño para la olla (y para una más grande también). Y lo mejor, me costó un euro. La verdad es que no las tenía todas conmigo pero aguantó bien el calor y no me dio problemas al colar el agua con la malta. No sé si será lo ideal pero no parece que haya ido del todo mal.

Ingredientes

Esta vez el macerado era de una hora y media (hasta ahora había hecho de una hora), fui controlando el calor midiendo varias veces y tapando la olla con una toalla. Tuve que encender el fuego un poco en un par de ocasiones, pero más o menos se mantuvo entre 64 ºC – 67 ºC (tengo que reconocer que es lo que más me cuesta del proceso, mantener la temperatura constante).

Para intentar obtener algo más de rendimiento, en lugar de sacar la bolsa y añadir agua al mosto, hice un lavado ayudándome de un colador grande para pasta, que se adapta muy bien a un recipiente que tengo. Con paciencia y muy poco a poco, fui echando el mosto con un cazo y después hice lo propio con otros cuatro litros de agua previamente calentada a 77 ºC.

Durante el hervido fui añadiendo pequeños cazos con agua y parte de mosto que me sobró en el lavado, habiéndolo calentado hasta el hervor, para no bajar la temperatura de la olla principal.

No sé si es por los tipos de malta que traía esta receta o por los adjuntos añadidos, pero me dio la impresión de que esta cerveza estaba más turbia, veremos en qué acaba la cosa. Además de lo que indicaba la receta, también puse una pizca de irish moss a 15 minutos del final del hervido.
Como novedad en adjuntos, esta receta llevaba azúcar candy que añadí justo en el momento de apagar el fuego, por lo que tengo entendido se consigue elevar la densidad origen (y por lo tanto la graduación alcohólica pero sin modificar el cuerpo).

Herramientas

Tras el enfriado con hielo procedí a llenar el fermentador y tomar muestra de la DO, que fue de 1064. En el fermentador entraron 4 litros desde la olla, a lo que añadí 0.5 litros de agua. Según las calculadoras que he consultado, al añadir esta cantidad de agua y con esa DO obtenida, se debería haber quedado la DO al final en 1058 aproximadamente. Por lo que dudo que esta cerveza llegue a los 8% de alcohol que viene indicado en las instrucciones, a no ser que la Safale S-33 atenúe mucho y baje de 1010, cosa que dudo.

La fermentación ha arrancado muy rápido (más o menos a las 4 o 5 horas ya estaba el airlock a tope), y está a una temperatura ambiente de unos 15 ºC – 16 ºC, ahora toca esperar 🙂

Anuncios

6 comentarios en “Belgian Ale, ¡a la cocina!

  1. Tu DO debería ser, si las medidas que tienes son correctas de 1.057 (64*4/4,5 = 56.89). Sobre la densidad final, puede bajar de 1010 si has macerado suficientemente bajo y al añadir azúcar, siempre que la levadura sea adecuada (supongo que será si te venía en el paquete, pero no conozco las levas secas). Eso sí, le tienes que ayudar un poco. ¿Cómo? Empieza la fermentación fría, a 16º-17º y aguántala ahí un día y medio para mantener los alcoholes y ésteres bajo control. De ahí, le aumentas 1º cada día, o mejor medio cada 12 horas hasta un máximo de 21º-22º. Con eso vas animando a la leva a que siga dando caña hasta que no haya azúcar por ningún lado.

    A ver cómo te sale. Yo en cuanto vuelva de Madrid después de la Navidad me voy a poner con cervezas belgas. Estoy leyendo el libro “Brew Like a Monk” y me voy a la cama todos los días con sed 😉

    ¡Salud!

    • Muchas gracias por las anotaciones y consejos, otra cosa será llevarlos a cabo con mis medios actuales jejeje. Por lo que veo la calculadora que utilicé no está mal, más o menos esa DO es la que calculé yo también 🙂
      Como comentaba en el post, el controlar la temperatura es lo que más me cuesta, pero creo que más o menos se mantuvo en un rango “adecuado”, entre 64 ºC – 67 ºC más o menos, aunque me vuelve un poco loco esto porque tomo temperaturas en varios puntos de la olla y a veces hay una diferencia considerable (unos 2 ºC).
      En la fermentación, ha estado unos dos días y medio o tres a unos 15 ºC – 16 ºC de temperatura ambiente, pero a partir de ese día he movido el fermentador a una habitación algo más cálida. El problema es que con el frío, es imposible mantener la temperatura constante en casa, y oscila un poco entre esos 16 ºC y 19 ºC. De todas formas le he puesto ahora un poco la manta eléctrica debajo a ver si ayudo un poco a subir esa temperatura.

      Por lo que me cuentas, me da a mi que no es la mejor receta para estas fechas y menos con mis medios, a partir de ahora me toca comprar todos los ingredientes y habrá que leer antes qué tipo de recetas puedo hacer con más facilidad.

      Un saludo!!

  2. Para trabajar en casa, y mantener bien la temperatura del macerado te recomiendo el uso de una termonevera, yo la uso y la temperatura se mantiene constante durante todo el macerado, quizás como mucho puede llegar a variar 1 ºC si alargas la maceración hasta los 90 min.
    Ahora viene lo más divertido, que diseñes tus propias recetas y empieces a probar, yo estoy en esa fase y te puedo decir que es una pasada, ir probando diferentes variaciones de una receta e ir mejorandola hasta tener algo más o menos estable.
    A ver si un día hacemos una quedada y probamos las cervezas hechas en casa.
    Saludos!

    • Buenas!
      Lo gracioso es que tengo en casa una nevera de esas para cuando vamos a la playa y no me había dado por usarla para esto, pero viendo que más de uno me lo recomienda, creo que va a ser una buena candidata para la próxima elaboración “todo grano”. Eso si, de momento con bolsa de macerado que me ha parecido muy cómodo y así no tengo que meterme a hacer agujeros para grifos y demás…

      Si, la verdad es que es muy entretenido jugar con los ingredientes comprobando con los programas desarrollados para esto lo que podría salir, en cuanto embotelle esta última ya haré una compra de maltas y al lío de nuevo.

      Lo de compartir birras… déjame que perfeccione un poco más que sino me vais a dar de collejas jajaja 😉

      Un saludo!

  3. Un saludo.
    Una duda que me surge y que con tu permiso planteo, es con respecto a la bolsa que has utilizado para la maceración, al ser de algún material plástico y someterla a unos 67º, no puede ser un poco tóxica?.
    Yo ando en la fase de recabar información de todas partes antes de dar el salto a todo grano, y ahora mismo estoy en la decisión de comprar la bolsa. Sinceramente me parece carísima y si las comparas con los precios de otros países mejor ni hablamos.
    Te doy las gracias por tu blog, a los no iniciados nos das esperanzas de que se puede hacer cerveza en casa con poca cosa. GRACIAS

    • Hola!

      Pues la verdad, no tengo ni idea. Me decidí a comprarla porque había leído en internet a varios cerveceros caseros que la utilizaban (y por lo visto el material es muy parecido), pero desconozco si es perjudicial o no. En mi último lote todo grano, por despiste, no puse la bolsa en la olla y la utilicé solo para colar el grano, y la verdad es que me fue mejor todo, así que es posible que a partir de ahora utilice la bolsa solamente para esto, haciendo el macerado directamente en la olla y sin bolsa, y así de paso correr menos riesgos 🙂

      De nada hombre, me alegro que os pueda servir, será poca cantidad, pero no hay nada como beber una cerveza que te guste hecha por ti mismo, no será un cervezón de escándalo, pero te sabrá mejor que la mejor cerveza del mundo jejeje.

      Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s