Primera cata de la Belgian Ale

Aunque parezca mentira, entre viajes a ver a la familia, compras, fiestas y algún que otro virus que me dejó KO unos cuantos días, la cerveza embotellada en el último lote ha estado madurando hasta hoy, que por fin he encontrado un rato tranquilo y he abierto la primera botella, casi cuatro semanas después.

Como comenté en su día, el resultado se ha quedado en una belgian ale un tanto light, en cuanto a alcohol se refiere. Supuestamente deberían haber salido unos 8% pero finalmente se ha quedado en 5.8%, aunque el resultado al menos no ha sido desastroso.

La temperatura no ha sido constante ni mucho menos durante la carbonatación, ha oscilado (siempre hablando de temperatura ambiente en la habitación) entre unos 14 ºC por la noche y por la manaña, y unos 20 ºC el resto del día con la calefacción ya puesta, pero parece que no hay problemas de falta de gas.

Belgian Ale

Servida en copa de cáliz, aparece espuma en cantidad medio-baja, no muy duradera aunque perdura una fina capa durante sucesivos tragos. Tiene un aroma dulzón, y es de color amarillo pajizo (aunque en la foto se vea un poco más anaranjado). Ya en boca, para mi gusto ha quedado un poco dulce como se intuye cuando la hueles, tal vez demasiado, y también parece que predomina el sabor a levadura.

Ya en su día dije que durante el proceso de fermentación, tanto en primario como en secundario, veía mucha cantidad de levadura en los recipientes, y no ha sido menos en la botella. Me recuerda al primer lote en el que me pasé con la cantidad de levadura, un poso poco compacto y blanquecino en el fondo.

Como es la primera botella y no sabía lo que me iba a encontrar, esta todavía no tiene etiqueta, aunque creo que haré una segunda etiqueta en blanco y negro rudimentaria. Se me ha ocurrido una chorrada bien grande, ya veremos como queda 😀

Anuncios

7 comentarios en “Primera cata de la Belgian Ale

  1. Al menos en aspecto está bastante bien, el tema del dulzor quizás sea porque habrás generado muchos azúcares no fermentables. De todas maneras de eso se trata de ir aprendiendo de la prueba-error. Mucho ánimo con las siguientes.
    Saludos!

    • Es posible que sea eso que dices, relacionado si no estoy equivocado con una temperatura de macerado demasiado alta…
      Y es que en la última ocasión me obsesioné un poco con intentar mantenerla a unos 67 ºC – 68 ºC y es posible que me pasara, porque en la olla según donde tomase la temperatura había una diferencia notable y le daba algo más de calor. Creo que la siguiente voy a intentarlo en la nevera de camping, a ver si hay mejor suerte 🙂

      Un saludo!

  2. Tiene buena pinta, desde luego, y lo del alcohol no es problema. No es una triple ni una “blond strong”, pero hay belgas rubias entre 5.5% y 6.5% de alcohol. El problema puede ser el dulzor, si es demasiado.

    Las levas belgas son chungas con los cambios de temperatura. Las subidas se las toman bien, pero las bajadas no tanto, y se echan a dormir a la primera de cambio. Eso ha podido hacer que tenga menos atenuación de la esperada y esté un poco dulzona. Pero sin control de temperatura para la fermentación está chunga la cosa.

    ¡Salud!

    • Es lo que tiene estar en un piso con esas diferencias de temperatura y no poder controlarlo, en verano porque hace calor, en invierno por el frío, tengo que aprovechar bien la primavera y el otoño jejejeje.

      Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s