Visita a Cantillon (II)

Vamos con unas reflexiones personales sobre la visita a Cantillon, espero que a nadie le den taquicardias, pero creo que voy a ser bastante objetivo con lo que cuento.

Cuando estábamos ya sentados degustando las cervezas, la sensación que ambos tuvimos fue la de “nos esperábamos más”, y me explico.

   Cantillon
Las comparaciones son odiosas, pero es que en este caso estaba muy reciente la visita a De Halve Maan en Brujas, y era inevitable. En esta fábrica tienen tours organizados cada hora y que se van llenando para que el guía les cuente a todos, sala a sala, lo que se hace en la fábrica (y lo que se hacía antiguamente). El que no llega a la hora, se queda fuera o se tiene que apuntar a otro grupo, así de fácil y efectivo.

Cantillon

Por supuesto, si la gente tiene dudas o alguna pregunta concreta, como sucedió en Brujas, no había ningún problema en explicar cualquier cosa. En nuestro caso, que éramos dos personas nada más durante la introducción en Cantillon, que justo detrás de nosotros no había nadie esperando, y que hice una pregunta muy concreta que no había entendido bien, me dijeron que me leyese el folleto porque ya venía ahí explicado. Un poco decepcionante, la verdad.

Cantillon

En Cantillon se formó un grupo de unas ocho personas después de nuestra charla (cuando ya estábamos con la degustación), y la forma de enseñar la fábrica fue igual, introducción (a todos a la vez) y paseo en solitario. Sinceramente, y como dije en la anterior entrada, para alguien que no tenga ni idea de como se hace la cerveza, posiblemente se entere de muy poco. Y para leer un folleto me puedo leer los tropecientos sitios de internet que cuentan lo mismo, o directamente comprarme un libro.

Cantillon

Ya para acabar, el sitio tiene mucho encanto (lo de las arañas que limpian la fábrica de bichos al principio no lo creíamos del todo, pero cuando vimos telarañas por todas partes cambiamos de parecer) y no me arrepiento en absoluto de haber ido, si tienes ciertos conocimientos cerveceros seguro que te gusta y merece la pena ir, pero yo al menos, si tengo que recomendar visitar una u otra fábrica, lo tengo muy claro, la organización de De Halve Maan, sin ser nada del otro mundo, le da mil vueltas a la de Cantillon.

Otra cosa ya es que por la historia que tiene o lo peculiar que son sus cervezas, quieras ir (como era mi caso), pero aunque ni mucho menos me desagradó la visita, reconozco que me esperaba algo más…

Anuncios

10 comentarios en “Visita a Cantillon (II)

  1. Es que la visita a De Halve Maan deja el pabellón muy alto, por la cantidad de cosas que se aprenden sobre todo de cómo era antes una fábrica (y lo impresionante de la subida y la bajada y las vistas). Una pena que se vea poco de la parte “moderna”, pero bueno. Esta no tiene mala pinta, pero eso, si ya sabes todo. Si no, no. Aunque no creo que mucha gente vaya hasta allí sin saber algo, ¿no?

    • Puede que tengas razón y la visita a De Halve Maan suba mucho el nivel, pero eso no quita para que se pueda organizar un poco mejor la visita a Cantillon, porque se hace muy fría y con una sensación constante de quedarse a medias.
      Bueno no sé, mi chica por ejemplo apenas sabía nada de este tipo de cervezas, e imagino que como ella, habrá mucha gente que vaya a visitar la fábrica, ya que es muy conocida (sale en muchas guías sobre Bruselas) y a poco que conozcas a alguien aficionado a la cerveza te hablará de ella, o si va en el viaje querrá ir y aunque sea solo por acompañar, irá también.

      Un saludo!

  2. Y encima no te han gustado sus cervevezas… Has destapado el cajón de los truenos jajajaja. Es cierto que una visita guiada es mucho más ilustrativa, pero también hay muchas fábricas que directamente no te dejan visitar, asique lo mejor es quedarse con la parte buena 😉
    Saludos Adrian!

    • Curiosamente WordPress ha decidido meterte como spam jajajjajaaja

      Ya lo sé, ya, pero qué le voy a hacer si no me gustan! 😀
      Si eso lo entiendo, pero yo soy de los que piensan que si lo haces, hazlo bien, o al menos intenta hacerlo bien. Me considero una persona positiva, pero crítica también, si ya lo decía mi madre, “hijo, qué protestón me has salido, pero tú no te calles, haces bien…” jajaja

      Un saludo Gonza!

  3. A mi me pasó exactamente lo mismo cuando fui a New Glarus Brewing co. en Wisconsin. Solo había tours “self-guided” o sea paseos por dentro. Dimos un paseo, vimos la embotelladora, pero nada de explicación. Luego podías degustar cervezas suyas on tap, yo como tenía que conducir compre el sampler glass y probé 10 cl de 3 cervezas.
    Sí que es verdad que hacen uno cada viernes que se llama Hard hat tour, dura 3 horas, se visitan la fábrica nueva como la antigua, y se acompaña de queso local (cosa normal en Wisconsin, el estado del queso). No pudimos ir porque están reservados con muchos meses antelación. (el próximo disponible a fecha de hoy sería el 19 de diciembre) :S.

    Un saludo, sigue informando!

  4. Bueno, está claro que cada cual tiene sus expectativas, y te puede gustar más o menos también en función de lo que te guste este tipo de cerveza. Como ya te dije en un comentario anterior, desconozco la razón de la visita en solitario, quizás solo hagan guiadas a ciertas horas o en nuestro caso fue porque lo hablamos por mail de forma anticipada (sé que tu también probaste pero te dijeron que no había que reservar ni nada), pero reitero que mi experiencia fue la que fue, hicimos la visita en grupo guiada por toda la fábrica, explicándonos todo, y fuimos de preguntando hasta el punto de que en la sala de barricas nos entretuvimos demasiado y llegó otro grupo que iba detrás con el cervecero de Cantillon… Pero independientemente de las visitas guiadas o no, a nivel personal poder ver este templo y probar estas “supervivientes” in situ sin duda me mereció mucho la pena. Un saludo Adrián!!

    • jejeje ya me extrañaba a mi que no aparecías por aquí! :-p

      Si claro, si en ningún momento digo que no merezca la pena, a mi también me gustó el sitio y disfruté con la visita, pero menos de lo que me hubiese gustado, eso si 🙂
      Yo también escribí con antelación como dices, pero no éramos un grupo, sólo mi chica y yo, por lo que imagino que esa fue la razón por la que me dijeron que podía ir a cualquier hora.

      Que guste más o menos la cerveza puede influir, pero en mi caso no tanto (creo), procuro dejar a un lado un poco mis gustos personales a la hora de formarme una opinión de lo que veo y de cómo lo veo (ya sea una fábrica de cerveza o cualquier otra cosa). Precisamente por ser la fábrica que es y por el tipo de elaboración que es, tan complejo, me llama mucho la atención aunque no me gusten sus cervezas. Y lo que más eché de menos fue que alguien que lleva generación tras generación viviendo de ese espíritu que se le supone a Cantillon, me transmita parte de esa ilusión y cuente lo que hacen allí. Porque estoy seguro que de “darte una vuelta” entre los barriles, a que alguien que vive de ellos te cuente lo que allí se hace, hay un mundo.

      Sinceramente, aunque intenté ponerle ganas durante el recorrido, fue un bajón enorme el momento en el que te despachan en plan “hala, tira por ese pasillo y ya después te tomas algo por aquí si eso”.
      Me alegro mucho de que tú pudieras verlo de otra forma, así cuando coincidamos algún día cerveza en mano me lo contarás en detalle jajajaja.

      Un saludo Pau!!

      • No, si te he entendido perfectamente. Lo que me sabe mal es que no pudieras hacer la visita como nosotros, con la explicación de alguien de dentro contándote cien mil anécdotas en cada paradita… Ya que si en mi caso fue tan especial la visita, a parte de probar las cervezas in situ, fue por ese extra que no viene en los libros… Ya que de haber llegado y que me despacharan como tu comentas me hubiera sentido igual o aún peor por lo mitificada que tengo esta cervecera, jejeje! Un saludo crack!!

        P.D. Al menos para fotos no me dirás que no es genial el sitio… 😛

        • Jejeje, si, la verdad es que el sitio está como para pasarte un rato con calma haciendo fotos, pero tampoco era cuestión de aburrir más a mi chica, que la pobre bastante tiene ya con aguantarme “cerveceramente” hablando 😀

          Un saludo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s