Sistemas arte… ¿qué?

Hoy me ha dado por escribir una pequeña parrafada de algo creo que cada vez más recurrente tanto en el mundo cervecero como en otros a los que el apellido “artesano” se pega cual percebe se aferra a su roca. Y antes de seguir, también diré que yo mismo utilizo ese apellido, pero más por diferenciar un poco el tipo de cerveza que por su significado en sí, por lo que mientras no se encuentre otro mejor, lo seguiré utilizando, otra cosa es las connotaciones que cada uno quiera darle.

Hace unas semanas, publiqué un pequeño resumen de nuevos sistemas modernos para hacer cerveza en casa, y como yo, más de uno ha visto algunos de ellos publicados en otros sitios de internet. El texto de hoy viene motivado (dejando la polémica a un lado, no nos liemos) por comentarios que veo al respecto, que si esos sistemas no tienen gracia, que si se pierde la esencia de lo artesano, y aquí es donde me temo que “mi yo más práctico y tecnológico” aflora a superficie.

Adrian Mateos

Veamos, si una microcervecera que vende “cerveza artesana”, hace cerveza con complejos sistemas de control de temperatura de macerado (incluso con varios escalones de temperatura), camisas de frío, fermentaciones a los grados exactos, sistemas isobáricos, y demás cosas que se me escapan, nadie pone en duda que es una cerveza artesana. Ahora bien, si una persona en casa, en lugar de usar dos o tres ollas, poner la cocina/garaje de porquería hasta arriba, usar una bombona de butano enchufada a un quemador, remover con palas y embotellar con pequeños tubos de silicona y muuuuucha paciencia, va y se compra un sistema que le permita controlar un poco más el proceso, entonces eso ya no vale, ya no es cerveza artesana.

Me vais a permitir que diga que no le encuentro sentido por ninguna parte a esto. De una u otra manera, todos buscamos controlar lo mejor posible el proceso de elaboración de cerveza, más que nada porque es esencial para poder obtener un buen producto, que creo que es el objetivo final que todos tenemos/tienen en común, y si no es así, malo.

picobrew

Me da la sensación de que algunos piensan que estos sistemas hacen todo solo, y si bien tendrán programas automatizados, también tienen la “gracia” de funcionar en manual, y es ahí donde el cervecero de turno puede aprovechar el potencial de estos dispositivos para controlar temperaturas, realizar el macerado a la temperatura deseada, añadir lúpulos en los momentos oportunos, utilizar el agua adecuada, y eso, por muy buen equipo que tengas, no te lo hará ningún “robot”. Para muestra un botón (muy grande por cierto…), es decir, un buen número de cervezas del montón que hoy día se pueden comprar en nuestro país, y no todas están hechas en ollas para el cocido precisamente…

Así que cada uno que piense lo que quiera, está claro, pero personalmente, si tuviera dinero para comprarme un buen sistema para mi uso personal, que me permitiera controlar temperaturas en las diferentes etapas de la cerveza, acortase tiempos de limpieza y ocupase menos espacio, ni me lo pensaba…

Anuncios

15 comentarios en “Sistemas arte… ¿qué?

  1. Seguro que cuando quien fuera usó el termómetro por primera vez para hacer cerveza alguien le dijo: “pero es que si no metes el dedo y sientes la temperatura exacta, ya no es lo mismo”. Pues no, no es lo mismo. Es mejor. Pero el mundo es así 🙂
    ¡Salud!

  2. Este debate sobre artesano/craft/etc vs “no artesano” me cansa, aunque cada vez menos. No me gusta nada el término por razones como las que explicas, porque artesano me parece cuando un tipo está en el monte haciendo quesos sin termómetros ni cosas por el estilo. Estuvo bien llamarlas así para empezar, para diferenciarse de las macros, pero a día de hoy me parece que no tiene demasiado sentido y creo que simplemente deberíamos centrarnos en llamar simplemente “cerveza” a algo que no deja de ser más que eso, cerveza. Pasemos de batallitas vs las grandes y centrémonos en dar a conocer cervezas de calidad porque al final eso lo es todo.

    Tu último párrafo es para enmarcarlo y quien diga lo contrario creo que se miente a sí mismo, porque al final y más allá de romanticismos todos queremos beber/vender la mejor cerveza posible.

    Nada más, darte la enhorabuena por la reflexión y un saludazo Adri!

    • Es un término como otro cualquiera, el problema es que unos le quieran dar más importancia que otros, o quieran venderlo como lo que no es. Pero bueno que como tú dices, prefiero no meterme mucho en ese tema porque cansa un poco.
      Lo que ya no cuela es en el tema de la elaboración, una cosa es respetar los procesos “naturales” de fermentación, etc. y otra diferente que tenga que utilizar herramientas del siglo pasado para hacerla…

      Un saludazo Pau!! 😉

  3. Las críticas contra la gente que utiliza sistemas automatizados me parece de lo mas absurdo. Es impensable a día de hoy que una fábrica utilice métodos manuales, y eso se puede escalar a la cerveza casera, lo importante es que salga bien y esté buena, si tienes dinero y te puedes permitir un equipo más automatizado pues mucho mejor.
    Estamos en el siglo XXI….

    Saludos Adrián!

  4. Renovarse o morir. Es un tema de pretensiones. Si pretendes hacerte 20 L en casas con los colegas y no te sobra la pasta, pues equipillo. Si tu aspiración es otra o te mola tanto el tema que quieres tener un equipo mejor (y con más garantías) pues equipazo.

  5. Yo estoy deacuerdo con todo lo que dices, las tecnologías están para algo, para ayudarnos a hacer las cosas mas fáciles, eso que dices de comprar un aparato que te permita mantener temperaturas, que avise, mejor calidad, más capacidad etc etc, es una soberana tontería que sea puesto en duda el ser o no artesano el utilizarlo.
    Es lo ideal!

    Saludos Adrian!

    • Pues si, es que poner en duda eso, o peor, creer que esa cerveza no es tan buena por no utilizar sistemas “tradicionales”, deja al descubierto los conocimientos de algunos…
      Creo que pueda tener relación con la lucha sin sentido de “industrial vs artesana”, bastante cansina ya por cierto. Al final lo que importa es que la cerveza sea buena, que en el fondo es lo que todos buscamos 🙂

      ¡Un saludo tío!

  6. Pues tienes toda la razón, a veces parece que si te has pringao hasta arriba, llenado la cocina de harina de malta e invertido varias horas atento constantemente a cómo sucede cada paso es más auténtica tu cerveza y de mejor calidad. Yo creo que esos equipos no son únicamente para que cualquiera sin haberse mojado demasiado en el tema pueda hacer birra de calidad en casa, son para que exprimas todo el potencial que te dan los ingredientes y te acerques más a la receta que realmente quieres conseguir. Si quieres crecer y mejorar en algo, siempre tienes que invertir.
    Un saludo!

    • Exacto, qué manías con querer dar más valor a algo intentando justificar tus forma de hacer las cosas. Cuanto más sencillo sea todo y más fácil sea llevar a cabo los procesos, mejor, lo tendrás todo más controlado y habrá menos variables que cambien entre lotes. No digo que no se pueda hacer de otra forma, pero tratar de cerrar los ojos a modernos sistemas, o peor, tratar de que otros piensen que es peor, me parece una tontería…

      ¡Un saludo!

  7. SOIS UNOS PILTRAFILLAS, LA BUENA CERVEZA ARTESANA HAY QUE MACERARLA CON EL SOBACO, FERMENTARLA COMO CALAGIONE, MASTICANDO CHICHA Y LUPULIZANDO CON COMPOST DEL PATIO, QUE NO TENEIS NI IDEA.
    ME VOY A COMPRAR UN EQUIPO DE ESOS, VOY A MONTAR UN CERVERIANA´S BAR EN BARCELONA Y LO VOY A PETAR, LUEGO NO ME PIDAIS ETIQUETAS XDDDD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s