Birroturismo en Roma (I): Aterrizando

La pasada semana estuve unos días de vacaciones en Roma con mi chica, una de esas ciudades que uno tiene pendiente en la agenda de lugares a visitar y a la que por fin llegó su turno. Me habían contado de todo, que si era muy cara, que si había muchísima gente, pero no hay nada como experimentar por uno mismo para sacar tus propias conclusiones. Y resumiendo mucho estos dos conceptos, ni me pareció tan cara (al menos comparado con Madrid…), ni la gente nos estorbó en casi ningún sitio (excepto en el Vaticano, que superó mi paciencia por momentos, tanto o más que los taxistas…), si planeas un poco con antelación la visita, es una ciudad que se puede disfrutar tanto como cualquier otra capital turística europea.

Pero vamos a lo que nos interesa en este blog, la cerveza. En futuras entradas comentaré algo más en detalle los sitios un poco más especiales que visitamos, aunque tengo que decir que me he venido un poco a medias, no me ha parecido tanto como había leído en varios blogs. Tampoco ni mucho menos mal, no se me malinterprete, nos tomamos alguna que otra “birra artigianale”, y hay buenos sitios, simplemente tal vez mis expectativas eran mayores de lo que viví allí. Este mes hemos hablado en #LaRonda sobre como vemos la escena cervecera en nuestras ciudades, y es posible que tenga que rectificar respecto a Madrid, porque si tengo que elegir entre lo que vi de Roma o Madrid para disfrutar de unas cervezas (quedaos con este verbo, disfrutar), es más que posible que eligiese Madrid en estos momentos.

Roma

Aunque tampoco sería justa la comparación, no se puede comparar una visita de unos días a vivir en una ciudad, y ni mucho menos visité todas las cervecerías conocidas de Roma. Cuando viajo tres o cuatro días a una ciudad desconocida mi prioridad no es la cerveza, esta pasa a un segundo plano, aunque es cierto que intento visitar varios sitios para poder comparar. El “radio de acción” suele limitarse a zonas más o menos turísticas o céntricas, es difícil que me plantee cruzarme una ciudad entera para ir a tomar una cerveza, sobre todo después de una larga jornada de turismo.

La diosa Ceres recibiéndonos en Roma

La diosa Ceres recibiéndonos en Roma

Aunque algo en lo que sí creo que “nos superan” es en la oferta que hay en general, no es difícil encontrar cerveza artesana en otros establecimientos, incluso en locales de bocadillos, baguetterias, puedes pedir alguna referencia conocida (obviamente no en todos, pero alguno hay). En varios restaurantes servían cervezas artesanales de gran formato, siendo Birra Baladin la cervecera que con diferencia más veces nos encontramos en las cartas. El precio en restaurante oscilaba entre los 12-16 euros por botella de 75 cl, dependiendo de estilo y restaurante. Los precios del resto de las cervezas varían de unos bares a otros, siendo lo más habitual que nos encontramos la cantidad de cinco euros por 33cl (tanto de barril como en botella), o seis euros la pinta en otros lugares (hablando de artesanales). En zonas como el Trastevere los precios de cervezas “normales” eran más caros, sobre seis euros por 50cl de cervezas más conocidas como Paulaner o Hoegaarden, o incluso seis euros por 30cl de alguna artesana. Llegamos a ver 7.50€ por 50 cl de Paulaner… pero no era lo normal.

Pero no me voy a enrollar más por hoy, en próximas entradas hablaré de algún sitio más en detalle, tanto de precios, como de variedad o tipo de establecimiento. Lo que está claro es que Roma merece mucho la pena, y si de paso puedes probar alguna que otra cerveza decente, mejor 🙂

Anuncios

17 comentarios en “Birroturismo en Roma (I): Aterrizando

  1. Chiquillo, con las ganas que tenía de leerte y qué corto se me ha hecho, jajaja! Pero vamos por partes, que hay mucha miga aquí… jejejeje!

    Sobre sensaciones cada uno es un mundo, sus expectativas por lo que le cuentan o lo que lee, tener mala suerte en algunas cosas, buena en otras… Yo creo que es complicado tratar de resumir una ciudad en una sola visita o incluso en varias… Me atrevería a decir que incluso viviendo allí un año puedes perfectamente no conocer una ciudad depende de donde y como te muevas.

    Sin ir más lejos, mi primera vez en Munich (por cierto, nada cervecera) fue una maravilla, todo era espectacular, bonito… y la última vez aún disfrutando mucho (sigue igual de bonita, sí… jejeje), conocí otra realidad, que me gustó también, pero fue distinto. Quizás cuando fui por primera vez, siendo un “pipiolo” bastante más joven, todo me impactó más. Esta última vez disfruté de la noche, de los bares, de salir… Son experiencias distintas y bajo una misma ciudad. Con todo este rollaco que te suelto quiero decir que no tiene nada que ver intuyo viajar a Roma en febrero como yo, o en agosto atestado de turistas… O ir con amigos, con la pareja, solo… (leche parezco la de “El otro lado de la cama”… espaguetti, caneloni, ravioli… xDDD).

    Sobre lo cervecero, es cierto lo que dices… La cerveza de calidad ha calado mucho más allá de los 4 sitios concretos para beer geeks. Y los precios sí creo que es más cara que aquí, bastante más me atrevería a decir, al menos en botellas.

    En lo que discrepo pero muy mucho es en que para disfrutar de unas cervezas prefiera Madrid a Roma. Barcelona, que tanto he defendido estos días y que tiene barazos por ejemplo por ambiente y porque cada rincón de Roma es historia pura me quedaría con ésta última.

    Espero con ganas las crónicas de los locales, para rememorar batallitas y por un segundo volver a esa maravillosa ciudad ni que sea de forma online.

    Saludos Adri!

    • Por cierto, que me he olvidado de comentarlo antes. Los turistas no fueron problema, en todas las ciudades europeas que he estado hay turistas, en Madrid en el centro también los hay, y no fue mucho peor que otras. Como digo, excepto el Vaticano, el resto estuvo dentro de lo esperado y no me pareció agobiante. No tuvimos problemas para comer, para tomarnos algo, ni para comprar nada. Así que, aunque seguro que en febrero está muy bien, te aseguro que en mayo en manga corta también se está muy bien en Roma, entran los helados que no veas jajaja

      • En febrero también entraban bien los helados… Jajaja! Nos pusimos morados con unos artesanales muy cerca de la iglesia St. Maria in Trastevere… Jajaja! Pero tomo nota para mayo… En agosto dudo que me vean por ahí… 😉

  2. jajjajajaja eres un ansias y estás rajando ya antes de que haya escrito nada más concreto, te pagan los de la oficina de turismo de Roma o qué!!?? jajajaja
    Por un lado, y como he dicho ya por adelantado… no puedo juzgar por una visita de unos días, pero creo que ni soy un pipiolo ni tengo 15 años, para poderme hacer una idea de lo que he visto. Ojo, “de lo que he visto”, que seguro que hay más. Simplemente soy crítico por naturaleza, qué le vamos a hacer… y aunque disfruto de casi todo lo que me voy encontrando, no quita para que pueda contar mis sensaciones completas, es decir, lo bueno y lo no tan bueno.
    Hace cuanto que no vienes a Madrid? Hace cuánto no sales de cervezas por aquí…? Si no conoces la realidad actual, tampoco puedes decir que elegirías Roma antes de Madrid. Si me hablas de historia o de la ciudad, me callo, pero aquí estamos hablando de cerveza, yo al menos… 😉
    Pero no me voy a adelantar, ya contaré mis impresiones, de mano para la semana que viene tengo ya preparada una entrada que creo que te va a gustar (y a nosotros también nos gustó mucho, como digo, no fue todo ni mucho menos malo!!), además, tenía ese local apuntado gracias a lo que contaste en tu blog 🙂

    Ciao pipiolino!! 😀

  3. Siempre que he estado en Italia ha sido por trabajo, con la consecuente falta de tiempo para poder dedicarle a la cerveza. A nosotros que nos gusta viajar nos queda pendiente. Buena época en mayo (en agosto tiene que ser una locura). Esperemos a ver esos locales para tomar nota en el caso de una mini escapada!

  4. Vaya semanita que llevan el Pau y el Adri, no veas!
    Tengo ganas de leer más sobre este viaje, cuando estuve no me dediqué a cervecear mucho, de esto ya hace unos cuantos años, pero entre Roma y Madrid ufff yo creo que me quedo con Roma, esa ciudad me tiene robado el corazón.
    Saludos Adrián!

    • jajaja es que a buena parte, pinchó en hueso duro!! 😀
      No a ver, digo que creo que me quedaría con Madrid en cuanto a los sitios de cerveza se refiere que visitamos, no a la ciudad en sí.
      Roma nos gustó mucho, y no me importaría volver para tomarme con mucha más calma todo, pasear más, disfrutar relajadamente de todo 🙂

      ¡Un saludo Gonzalo!

  5. CIAO BELLO!!!!!
    7,5 PAVOS LA PAULANER ¡QUE BARATA!
    ME GUSTARÍA IR A ROMA ( NO A BEBER ) PERO DE MOMENTO LONDON, BRUGGE O PRAHA LLEVAN DELANTERA JIJIJI.
    UN SALUDO MADRILEÑO POR EL MUNDO!

    • Bueno eso fue un sitio puntual, aunque tampoco era raro verlas a 6 o 6.50 euros en algunas zonas…
      Yo ya he estado en Londres, Brujas y Praga jijiji, aunque también te digo que antes o después repetiré, porque son sitios que merecen la pena y cuando fui no tenía ni idea de cerveza :-p
      Asturiano, asturiano por el mundo! XDDDD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s