El “después” de tu primera vez…

Estabas muy ilusionado, nervioso incluso, no sabías qué iba a pasar pero todo el mundo te decía que era genial, y al final no estuvo mal, pero esperabas otra cosa…

Tras dejar pasar unos días para que el gas se generase dentro de las botellas y meter alguna en la nevera, llega el día de probar tu primera cerveza. Quitas la chapa y suena el característico “chsssss”, bien, minipunto para ti, la cerveza tiene gas. Ahora la echas en un vaso y poco a poco se genera espuma, ¡toma! ¡¡esto ya es un punto entero!!

La hueles, no tienes muy claro a qué huele pero te sale una sonrisa, a la caña del bar no huele, así que seguro que está mejor. La pruebas y… le das otro sorbo para confirmar, si, no te habías equivocado, está algo aguadilla, tal vez más amarga de lo que esperabas, pero qué leches, está fría y no sabe mal, ¡no hay contaminación! ¡hop, hop, hurra!

indiaIPA

Como eres seguidor de Breaking Bad, ya estás pensando en la siguiente, pero resulta que la bolsa de maltas que te venía con el kit no especificaba absolutamente nada de qué maltas formaban la receta. No tienes tampoco ni un cono de lúpulo porque viene más justo que tu cartera a final de mes, y por lo visto levaduras hay unas cuantas diferentes y en el sobre que te venía a ti solamente ponía “Levadura”.

Antes de empezar a hablar de ingredientes, me gustaría recalcar la importancia de tener el equipo limpio, sin esto, por muy bueno que seas y muy buenos ingredientes que tengas, no conseguirás más que cervezas contaminadas. Dale un vistazo a este otro artículo donde hablo de dos de los productos más usados por los cerveceros caseros para tener sus equipos más limpios que una patena.

A la hora de comprar ingredientes por primera vez piensa antes qué tipos de cerveza te gustan más y cuales te gustaría elaborar, para así hacer una lista de materias prima con sentido. Te diría que no dejes llevar por todo lo que veas, una malta base (pale o Maris Otter) y una caramelizada (algo medio, tipo 40-60L) serán suficientes para empezar. Si vas a hacer cervezas negras, necesitarás también malta Chocolate y/o Roasted Barley (pero en mucha menos cantidad). Piensa que hay grandes cervezas en el mercado elaboradas con una malta incluso, así que no te líes a comprar de diez clases diferentes.

Maris Otter

En cuanto a lúpulo, pues parecido. Si te gustan las cervezas americanas con sus perfiles cítricos y afrutados, puedes comprar Cascade, Citra, Mosaic, Simcoe, con uno o dos será suficiente. En el caso de que te vayan más los clásicos ingleses, Fuggles o East Kent Goldings pueden ser tu opción. También puedes comprar alguna variedad más usada para el amargor (Nugget, Warrior, Chinook, Cluster) y así dejar los más aromáticos para sabor y aroma. Aunque bien es cierto que puedes usar todos a tu gusto. No compres mucho porque el lúpulo necesita almacenarse bien para que no se estropee, recomendable al vacío (o en una bolsa a la que se le saque todo el aire posible una vez abierta) y en el congelador.

Levaduras, para empezar me iría a las ya consagradas levaduras secas, Safale y Danstar son buenas referencias, la Safale US-05 para IPA y APA (levadura neutra que permite al lúpulo destacar), la Safale S-04 más dirigida a estilos británicos. Si te da por hacer alguna algo más subida de grados la Nottingham de Danstar podría ser tu opción. Son fáciles de encontrar en las tiendas, baratas y muy testeadas ya por muchos aficionados a hacer cerveza en casa.

Amber Ale

Vale, ya tienes los ingredientes, ahora toca preparar la receta. Te recomiendo que uses un software para tener claro, más o menos, las cantidades que necesitas de cada cosa para mantener los parámetros en unos valores lógicos, densidades, IBU, etc. Hace un tiempo escribí un artículo con varias opciones, algunas gratuitas y otras de pago, aunque de entonces a ahora han salido nuevas opciones, como el portal Hombrewer.es, con una sencilla y completa herramienta para preparar tus recetas, en castellano y gratuita.

Ahora sí que sí, ya lo tienes todo, lánzate a preparar tus propias recetas y pon manos a la malta, con paciencia irás mejorando el proceso y en consecuencia tus cervezas, y no hay nada más gratificante que abrir una de tus cervezas y que, además, te guste 🙂

Anuncios

3 comentarios en “El “después” de tu primera vez…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s