Una de cerveza belga y reconocimientos…

Hoy en día, con toda esta fiebre de la cerveza artesana, craftbeer, o como queráis llamarla, donde cada lote, de cada fábrica, no se parece en nada al anterior, donde usar menos de tres ingredientes extra, dos tipos de barrica y siete tipos de lúpulo se considera algo del montón, hay muchas cervezas denominadas “clásicas”, que pasan desapercibidas para el público general, y no digamos ya para los denominados hophunters.

No soy precisamente una persona que se deje llevar por el hecho de que cierto producto haya sido galardonado con un premio, todos sabemos cómo funcionan muchos de estos galardones, yo te pago tanto, tú me pones tantas estrellas en la etiqueta de mi botella. Tristemente es así, y además en algunos casos es bastante fácil demostrarlo, pero no estamos aquí para hablar de esto, intentemos ser positivos.

't Brugs Beertje

Disfrutando en ‘t Brugs Beertje (Brujas)

Hace unos días la UNESCO reconocía a la cerveza belga como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, ahí es nada. Si nos fijamos en la lista de la UNESCO al respecto, veremos cosas tan dispares reconocidas como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad como el ritual para amansar camellas de Mongolia, las Fallas de Valencia, o las prácticas vinculadas a las creencias de los viets en las Diosas Madres de los Tres Reinos en Vietnam.

OrvalA lo que vamos, quien más y quien menos en este país, donde el Sauron de la Cerveza ha querido imponer durante años un tipo de cerveza para dominarnos a todos… descubrió un mundo mucho más amplio gracias a una cerveza belga. Sí, ya sé que también se colaba de vez en cuando alguna alemana, e incluso alguna checa, pero lo que de verdad se salía del tiesto y te hacía parecer un cultureta de la época era entrar en el bar del pueblo, pedir “una tostada”, y esperar a que te sirviesen tu Grimbergen en copa de cáliz (bien fría, eso sí). A partir de ahí las conversaciones iban surgiendo, que si las cervezas belgas son muy empalagosas (todas ellas), que si eso no es cerveza, que si son más caras (hablamos de 1€ de diferencia como mucho respecto a cualquier otra, por aquel entonces), pero tú te la ibas bebiendo tranquilamente y si había tiempo, te pedías otra.

A mi de chaval no me gustaba la cerveza, me parecía asquerosa, e incluso acabados ya mis estudios en la universidad y empezando a dar mis primeros pasos en el mundo laboral, seguía costándome mucho beber cervezas. Dicen que el paladar evoluciona, pero el mío me parece a mi que lo que demandaba era otra cosa, lo de forzar a que le gustara algo porque sí, no era lo suyo.

Entonces salí del pueblo, conocí más gente, más ciudades, más cervecerías, de repente empecé a ver cervezas como Leffe, Affligem, Chimay, alguna de trigo alemana (estas me hacían menos gracia, y a día de hoy sigo poco más o menos), y la curiosidad hacía que fuese probando en compañía de mis amigos, algunas de ellas en ese previo a salir de fiesta donde a partir de cierta hora todo se sustituía por copas de sospechosa procedencia, pero éramos jóvenes e inconscientes (y con un estómago a prueba de bombas…).

Cantillon

Cantillon

Con el tiempo, ves que hay vida más allá del listado clásico de los bares, empiezas a fijarte en las estanterías de las grandes superficies, de ahí pasas a comprar una “cerveza artesana” hecha en Toledo, otra en Asturias, una con lúpulo americano (¿lúpulo?), otra negra de Inglaterra que resulta que está mucho más buena que la Guinness del pub irlandés de moda que te parecía aguachirri, algunas incluso vienen con corcho y tienen tamaño de botella de vino.

Y al final, terminas por ponerte a cacharrear en casa e intentar hacer tu propia cerveza, con tres o cuatro lúpulos y algún ingrediente extra, y cuando acabas y quieres descansar, te abres una Rochefort 10, en tu copa de cáliz, esta vez ya no tan fría, y te sientas a ver una película en el salón junto con tu chica, que te está esperando bebiendo una gueuze belga 😉

Anuncios

10 comentarios en “Una de cerveza belga y reconocimientos…

  1. historia bonita. Pero realmente el UNESCO añadió “la cultura de la cerveza en Bélgica” a la lista, no la “cerveza belga” simplemente. Eso sí, las últimas frases de tu post se acercan a esta cultura 😉 Un saludo, y a empezar a escribir geuze en lugar de la versión francesa, jaja…

      • si no me equivoco, ponen las dos cosas, pero en Flandes donde está la mayoría de las cerveceras (todas salvo Cantillon-Bruselas y Tilquin) se escribe geuze! Con kriek no hay problema, es flamenco (nunca he visto cerise), pero con framboos casi siempre pone framboise, no sé por qué.

  2. LO HEMOS HABLADO MUCHAS VECES EN ESTE ÚLTIMO O DOS ÚLTIMOS AÑOS, MUCHA GENTE JOVEN HA ENTRADO EN EL MUNDO CRAFT A BASE DE IPAS Y PALES, PERO LOS QUE LLEVAMOS YA UN TIEMPO NOS HEMOS ADENTRADO EN ESTE MUNDO GRACIAS A LA CERVEZA BELGA Y A TODA LA TRADICIÓN QUE SE SUPONE VENÍA DETRAS. PUEDE QUE AHORA LA CANTIDAD DE LÚPULO QUE LLEVAMOS ENCIMA NOS HAGA MIRAR DE OTRA FORMA ESTAS CERVEZAS, PERO TRANQUILO, RETORNAREMOS A ELLAS ( SI ES QUE LAS HEMOS DEJADO ALGUNA VEZ DE TOMAR ) Y SEGUIREMOS DISFRUTANDO DE ELLO Y CONCEDIENDOLES EL MÉRITO QUE MERECEN. ¡HASTA LAS GEUZES!! XDD
    SALUDOS.

    • Yo creo que al final, aunque descubras “la cerveza” con las de nueva creación, hay algún momento en el que pasas por la “fase belga”, además es algo que no se va nunca, puedes pasar rachas en las que no apetecen mucho, pero al final, siempre cae alguna entre lupulada y lupulada jejeje.

      Un saludo Jorge!

      • NO SE, A MUCHOS DE LOS QUE YA HEMOS LLEGADO A LA FASE DEL LUPULO Y EL PETROLEO E INCLUSO LOS QUE ESTÁN EN EL ESTADIO “LÁMBICO” UNA BELGA CLÁSICA NO LES LLAMA LO MISMO QUE ANTES, ESO SI, LAS NUEVAS CERVECERAS BELGAS ( ALVINNE, STRUISSE Y DEMÁS ) VAN SACANDO PRODUCTOS MUY APETECIBLES, AUNQUE SALIENDOSE UN POCO DE LA SENDA CLÁSICA. COMO TU DICES, UNA CERVEZA CON MENOS DE 5 LÚPULOS, 9 MALTAS Y 6 ESPECIAS NO LLAMA AL POSTUREO JIJIJIJI. MAS TONGERLOS Y MENOS OMNIPOLLOS!! XDDDD

  3. Como dice Jorge, muchos empezamos bebiendo esas Grimbergen, Optimo Bruno si puede ser…, y muchas veces recuerdo todo aquello y la diferencia con estos tiempos en los que en muchos casos prima más el postureo de beber cierta rareza que otras cosas… Larga vida a la cerveza belga.

    Un saludo Adri.

  4. Hoy tocó atracón de “cerveza rudimentaria”. Me refiero al blog, lo de la cerveza algún día tendremos que negociarlo, eh?

    Centrándome en el tema y puesto que ahora estaba escribiendo algo sobre el tema de la cultura cervecera belga y la UNESCO…

    Creo que muchos nos sentimos muy identificados con este post, dimos el salto cualitativo en este mundo de la cerveza, gracias a esas cervezas de importación y en este sentido los pasos que dimos fueron esos mismos. Un buen post para recordar de donde venimos.

    Saludos!!!

    • Eso es, yo tengo claro que si empecé a conocer otras cervezas fue gracias a las belgas, que eran “las raras” de por aquel entonces y que, además, me gustaban más que lo que se servía en casi todas partes, por no decir en todas 🙂

      Un saludo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s