Cata vertical de Orval

Recuerdo la primera vez que probé una Orval, fue en nuestro viaje a Bélgica de hace unos años, en una preciosa y escondida cervecería del centro de Bruselas, Au Bon Vieux Temp. Esto fue en mayo de 2014, y tras volver y beber otra botella ya en Madrid, decidí que había que comprar una más y olvidarla en el trastero, de donde fue rescatada hace unas semanas.

En ocasiones, el no tener ni idea de lo que te vas a encontrar ni saber nada acerca de sus ingredientes (por aquel entonces apenas sabía lo que era el “brett”, ni tan siquiera que se usaba en esta cerveza), hace que no estés condicionado y juzgues por ti mismo, de manera objetiva, lo que tienes delante. La mayoría de la gente que me conoce sabe que mi relación con el “Brettanomyces” (brett, para los amigos) es bastante distante, he probado muy pocas cervezas fermentadas con estos “bichitos” que me gusten. Normalmente lo primero que me tira para atrás es los desagradables (para mi) aromas que desprenden las cervezas que lo llevan, sinceramente, si algo es descrito como “olor a manta de caballo” u “olor a cuadra”, creo que ya poco más os tengo que contar. Pero en gustos no hay nada escrito, por supuesto 🙂

¿Tiene la Orval estas características aromáticas? Sí, pero en mi opinión, tiene mucho más que eso. Es todo mucho más complejo, aún detectando ese aroma tan peculiar, también se nota el lúpulo (se usa dry-hopping), aromas a malta, son muchas cosas juntas que me cuesta diferenciar. No soy buen catador, pero cualquiera que la haya probado sabe de lo que hablo, y si no lo has hecho, ya estás tardando. También es cierto que es una cerveza de esas de “amor-odio”, no suele haber término medio.

La cerveza Orval fermenta primeramente con una cepa de levadura de tipo “saccharomyces”, y en su segunda etapa es cuando se añade la segunda cepa de levadura, que le confiere esos aromas y sabores tan complejos (también en el embotellado se añade algo de levadura junto al azúcar para la llamada “refermentación en botella”). Esta segunda es la que se supone que es de tipo brett, aunque curiosamente en la web de Orval no se cita este tipo de levadura por ningún lado, comentan que se usa una levadura cuidadosamente seleccionada en el laboratorio, pero dicen nada del tipo de cepa que es. ¿Otro misterio sin resolver de las míticas cerveceras belgas? Parece que todo el mundo tiene claro que es brett, incluso hay gente que dice que usan dos cepas distintas de brett, pero me temo que sólo en Orval saben la verdad…

También me ha resultado curioso leer en la web de Orval cómo añaden el azúcar candy (comúnmente utilizado en las cervezas trapenses y de abadía), ya que lo hacen con el mosto ya enfriado y justo antes de la fermentación. Lo que había leído hasta ahora sobre el uso de azúcar en la elaboración de cerveza es que o bien se usa en el hervido o bien tras dos o tres días del arranque de la fermentación, pero no al inicio, desconozco la razón de hacerlo así.

Vamos a las cervezas, aunque antes de seguir, simplemente comentar que lo que vais a leer son simples impresiones personales, ni soy catador profesional ni lo voy a ser. Las dos que abrimos en casa fueron una con fecha de embotellado de 27/05/2014 y otra de 22/12/2016. La primera diferencia notable estaba en la carbonatación, más alta en la cerveza joven, y aunque la añejada estaba muy bien en este aspecto, tenía menos fuerza (cosa que por otra parte a mi me gusta más).

Otro punto diferente, la cerveza joven estaba ligeramente más turbia, algo que me resultó curioso, normalmente cuando abro alguna cerveza con cierto tiempo, suelen estar más turbias que sus versiones más frescas. Tal vez la cerveza joven no tuvo el tiempo suficiente para asentarse tan bien como la que estuvo en el trastero tres años en posición vertical. Por cierto, ambas botellas estuvieron en la nevera, en vertical, unas dos o tres semanas antes de abrirlas.

En cuanto al aroma, la cerveza joven tenía un aroma más marcado que su hermana mayor, con notas ácidas, algo florales también, pero con cada aroma por su lado. La de 2014 me pareció más redonda en todo, obviamente sin ese frescor del lúpulo, que yo al menos no encontré por ningún lado, pero con un punto dulzón detrás que me agradó mucho. Por el contrario, a mi chica le gustó más el aroma de la cerveza fresca, en la vieja le parecía que faltaba “algo”.

Y ya en boca, nos pasó un poco lo mismo, a mi me gustó más la de 2014, tenía la sensación de que estaba todo mucho más integrado, tenía un punto dulce que en la joven no aprecié, con menos sequedad final, y como decía al principio, menos gas. La versión fresca la noté más ácida, más seca, y seguramente de haber abierto solamente esa me la hubiese bebido tan tranquilo (es una cerveza que me gusta), pero al tener la otra al lado…

Lo mejor de todo fue que a mi chica le gustó más la botella joven en todos los aspectos, y a mi la añejada, por lo que no hubo problemas a la hora de repartir las copas, aunque de vez en cuando le robaba algún trago para seguir comparando… 🙂

 

Anuncios

4 comentarios en “Cata vertical de Orval

  1. Muy buena prueba. La Orval suele lograr su punto óptimo con 2 años. Aunque la verdad que cada botella evoluciona de manera diferente. Hace 2 semanas probé una de 2013 y la verdad que fue un poco diferente a lo que cuentas. Tenía una carbonatación bastante alta y la acidez bien marcada, aunque sí que se encontraba al final del trago la dulzura que dices.

    Un saludo.

    • Buenas 🙂
      La verdad es que a cada uno que preguntas te dice algo distinto, me refiero al tiempo “ideal” de guarda jejeje. Lo que parece claro es que estos “bichitos” hacen que cada botella sea una sorpresa, sobre todo con cierto tiempo. Me ha gustado la experiencia, porque yo soy un poco paquete catando y con estas dos botellas sí que pude distinguir varias cosas, aún gustándome ambas.

      Un saludo!

  2. CADA CIERTO TIEMPO VUELVO A PROBARLA Y POQUITO A POCO LA VOY ENTENDIENDO MAS. SIGO SIN VER LO QUE A ALGUNOS LES MARAVILLA DE ESTA CERVEZA, PERO UNA AL AÑO NO HACE DAÑO. UN SALUDO.

    • Bueno, yo es que no soy de que maraville ninguna cerveza, ¡es cerveza! 😀
      Pero si en otras cervezas me cuesta más ver las diferencias, con estas dos, abiertas a la vez claro, sí que se notaban cosillas distintas en una y otra, me ha gustado el experimento jeje.

      Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s