¡Nuevo equipo rudimentario!

– Así que tú también haces cerveza en casa?
– Sí, llevo ya un tiempo con esta afición, pero hago lotes pequeños…
– Ah ya…, ¿de cuántos litros?
– De unos cuatro o cinco litros.
[CARA DE ASOMBRO CON LOS OJOS COMO PLATOS]
– Yo es que para hacer eso no hago nada, mínimo veinte litros…

Creo que no soy capaz de recordad la cantidad de veces que he vivido esta misma conversación, con sus variantes de “estás loco”, o “se tarda lo mismo en hacer cuatro que veinte litros” (llegó un día que me cansé de explicar y argumentar que no, no se tarda lo mismo…), o “eso me lo bebo yo en una tarde”, y alguna más que no recuerdo ahora…

A día de hoy, muchos siguen sin entender que en un piso pequeño, el volumen importa mucho, y también les sigue costando entender que para pasarlo bien, uno no necesita tener una fábrica metida en casa. Mención a un lado de que se puedan obtener buenos resultados, cosa que parece ser que todavía sorprende a alguno, como si hacer cincuenta litros fuera sinónimo de calidad. En fin, a lo que vamos…

Tras todo este tiempo, me he vuelto loco, he tirado la casa por la ventana, casi también algún tabique, adaptado la cocina, y voy a aumentar la producción, sí, voy a hacer… ¡el doble de litros! ¡buaaaaaaaa! ¡a topeeeeeeee! ¡tiembla Brewdog!

– Nota del redactor: Mencionar para los despistados que no hayan captado el tono irónico, que esto quiere decir que haré lotes de unos 8 litros… –

Llevaba mucho tiempo mirando soluciones, tal vez demasiado, pero situaciones personales iban haciendo que postergase la decisión. He tenido a un clic de ratón una olla eléctrica de las de tipo “todo en uno”, un día que me calenté y no quería pensar más, pero al final el espacio que ocupa y que iba a usarla a mitad de rendimiento, me hicieron cambiar de opinión.

Al final, y tras escuchar muchos consejos y opiniones, he comprado algo acorde a mi espacio, y que me permitirá hacer lotes de unos 7-8 litros, que son más que suficientes para mi. Es más, si tuviese más espacio dudo que hiciese muchos más litros, seguramente haría más lotes de diferentes cervezas, pero no aumentaría la capacidad del equipo.

Mi nuevo equipo se compone de lo siguiente:

  • Olla de acero inoxidable de 12 litros (reales), por ahora sin grifo.
  • Placa de inducción portátil con suficiente potencia (2000W máximo, regulable) y diámetro de cocción para la olla.
  • Termo-nevera de 16 litros, con filtro y grifo, para el macerado.
  • Cubo fermentador con grifo de 10 litros (por ahora…).
  • Serpentín de inox para el enfriado.
  • El resto de cacharrería, lo que ya tenía hasta ahora, más algún adaptador para grifos y mangueras.

Esto ha supuesto un mínimo cambio en cuanto a ocupar espacio en casa. La olla de 6 litros me la quitaré de encima, ya no la necesito. Y el serpentín puedo guardarlo en cualquier rincón, ya que he comprado uno pequeño, acorde al tamaño de la olla.

Aumentará la cantidad de malta (y lúpulo…) que necesitaré para cada lote, pero apenas notaré la diferencia en unos pocos kilos (tengo sitio de sobra en la caja donde la almaceno), y no voy a comprar sacos de 25kg tampoco, es lo que hay…

Y como ya estaba lanzado me dije, ¿de qué me sirve todo esto si ya llega el calor y no voy a poder fermentar en casa? Y entonces me puse a preparar una solución que me permita bajar unos grados la temperatura del fermentador. Para ello me puse en plan bricomanía a construir lo que en este mundillo se conoce como “Son of fermentation chiller”, o lo que viene siendo una “cámara de refrigeración rudimentaria marca ACME” (leer con voz de narrador de los dibujos de la Warner). Aún la tengo a medio montar (ya que me falta la parte electrónica), pero con las primeras pruebas he conseguido bajar la temperatura unos pocos grados y creo que me servirá para controlar un poco el inicio de la fermentación. Pondré los detalles cuando la tenga terminada.

Cuando leáis esto ya habré estrenado el equipo, así que ya contaré también qué tal la primera vez, son unas cuantas cosas las que cambian a la hora de hacer la cerveza 🙂

Anuncios

14 comentarios en “¡Nuevo equipo rudimentario!

  1. Estoy a punto de proponerte una colaboración como esos craft brewers modernotes (yo también hago lotes de 8 litros, como ya sabes) para acabar de hundir el mercado 🙂
    Me alegro de que por fin tengas tu nuevo equipo. Yo también tengo posibilidad con mis nuevos cacharros de sacar más, pero estoy encantado con ese tamaño de lote. Cunde más, sigues cocinando en tiempos razonables, en tu casa y te permite cocinar cada poco tiempo sin almacenar cientos de botellas en casa o meterte en más fregaos. Creo que es el tamaño ideal para experimentar porque aunque salgan cosas rarunas no son tantos litros o incluso te da para dividir lotes.
    Ya nos cuentas!

    Jordi

    • jajajaja y los vendemos en botellas numeradas y lacradas jajajaja
      Al final creo que era cuestión de buscar una buena relación espacio/diversión, y como bien dices, acumular botellas y demás “pequeñas cosas que al final se hacen muchas”, si se hace más litros todo crece. Para mi es más que suficiente y estoy ya al límite de que me echen de casa jajaja.
      Ayer probé el equipo nuevo y parece que al menos la parte “técnica” todo bien, ahora soy yo el que tengo que hacer las cosas mejor 🙂

      Un saludo!!

  2. Yo tambien me cansé de explicar que hago lotes “pequeños” porque me gusta hacer cerveza, no lo veo como un suplicio de tal manera que tenga que sacar el máximo número de litros y poder pasarme meses sin hacer. Todo lo contrario. Yo, si puedo, me gusta hacer birra todas las semanas, aunque al final acabe hacienco poco más de una de cada dos. Depende del año, pero sobre 30-35 lotes de media.
    Los míos son pelín más grandes (hago para un corni de 9,5 final) pero entre mi consumo, visitas a casa, abastecimiento a colegas y compañeros de curro… al final hasta se me queda corto xD
    Para tu tamaño de lote lo mismo te hubiera venido de perlas una braumeister de 10 litros (que puedes hacer lotes de entre 7-11 finales, aunque bueno, el coste tambien es algo más elevado.

    Mucha suerte con ese equipo máquina!

    • Si tuviese sitio para cornis, desde luego ese sería el objetivo, lotes para llenar cornis pequeños de 9 litros, con su grifo para tener pinchado alguno, etc., porque lo que me gusta es probar recetas, hacer birra, y si tuviese sitio haría muuuuchas más pruebas 🙂
      Ufff si, la “brau” pequeña sería muy buena opción, pero no te digo la cantidad de ollas, placas de inducción, malta y lúpulo que puedo comprar con lo que cuesta la “ma-qui-ni-ta” de marras jajajaa

      Un abrazo!!

  3. PUES YA SABES LO QUE ESO SIGNIFICA, COMO DECÍA BARON BIRRA “YA NO TIENES EXCUSA PARA ABASTECER A LOS COLEGAS” JUJUJU. MEJOR NO DIGAS NADA DEL AUMENTO EN EL ENTORNO LABORAL JEJE. ME ALEGRO DEL AUMENTO, DEJANDO EL ENFRIADOR DENTRO DE LA OLLA ESO NO OCUPA NÁ XDD. LOTES DE 20 LITROS, IMAGINA 60 BOTELLAS, LIMPIARLAS, ESTERILIZARLAS, LLENARLAS, ALMACENARLAS Y VUELTA A EMPEZAR JURJURJUR, VUELVES A ASTURIES DE UNA PATADA XDDDD.
    UN ABRAZO Y QUE SIGAN LOS BUENOS RESULTADOS Y LA DIVERSIÓN QUE ES LO QUE IMPORTA.;)

    • Pues justo es ahí donde lo guardo, la caja de la olla era más alta de la cuenta y da justo para meter las dos cosas dentro, así que apenas me entero de que lo he comprado jejeje.
      Es que es eso, 20 litros en casa sería una odisea, ya lo es un poco ahora, que tengo que guardar botellas vacías, luego llenas…
      Estoy intentando guardar ahora más de 50cl, así es menos coñazo de embotellar y acumulo menos botellas, aunque unas pocas irán en 33cl también claro. A ver si cuando coja el punto al equipo nuevo ya puedes probar alguna más! 😉

      Un abrazo Jorge!

  4. Enhorabuena por tu nuevo equipo. Además con termonevera, ¡como los grandes! Espero que cuentes qué tal la primera elaboración con él. Ah, y también un reportaje de tu minicámara de fermentación, que me has puesto los dientes largos y a lo mejor me meto en hacer una para elaborar en verano (ya estoy con las toallas mojadas en el fermentador).

    Respecto a las botellas de 50cl, si necesitas algunas me lo dices. Yo ya estoy servido para mi tamaño de lote y, como sigo comprando, me voy deshaciendo de ellas.

    • Gracias!
      Pues ya lo estrené este fin de semana pasado, con algún que otro problemilla por no saber todavía cómo hacer bien alguno de los procesos, pero en breve lo contaré con más detalle, sí.
      La verdad es que la “cámara” esta me está sorprendiendo, porque aún a medio montar, me está apañando el controlar un poco la temperatura, al menos para que no se dispare el calor los primeros días de máxima actividad. También lo pondré por aquí 🙂
      De las botellas ya hablaremos, para este primer lote creo que tengo, pero igual para los siguientes… jejeje.

      Un saludo!!

  5. Muy identificado con el post. También he tenido bastantes conversaciones como la de arriba sobre lo de hacer pocos litros. Ahora tenemos posibilidad de hacer entre 5-22 litros de cerveza y la mayoría de lotes los hacemos de 5 o 10 litros. Al final, para nosotros la gracia es hacer y probar cosas diferentes y esos volúmenes se prestan más a eso. Luego como todo, cada uno debe perfeccionar su equipo con el paso del tiempo. Mucha suerte y que salgan muchas buenas cervezas de ese equipo.

    • Buenas!
      Pues sí, a mi me gusta hacer la cerveza y si pudiera haría más lotes y experimentaría con más cosas, pero el justo espacio de almacenaje es lo que más me frena…
      Muchas gracias, ya iré contando resultados!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s