¡A por las trappist!

El estilo estrella para el concurso de cerveza casera de la ACCE el año que viene es el estilo “trappist”, en todas sus variantes. Y en mi opinión, es uno de los más complicados de hacer con éxito en casa, son cervezas complejas donde la levadura juega un papel fundamental y donde un control de temperatura se hace también muy importante.

Contradiciendo un poco al sentido común, ya que me hubiese gustado empezar por una cerveza más sencilla, hace unos días me vi estrenando el nuevo equipo, usando una levadura líquida por primera vez (previo starter), e intentando un estilo belga por segunda vez. Disponía de un vial de levadura White Labs 530 Abbey Ale que estaba llegando peligrosamente a su fecha de caducidad, por lo que no podía esperar más para usarlo. Así que siguiendo las instrucciones de Homebrewer.es y un montón de consejos que me dieron varios amigos cerveceros, el miércoles inicié el starter de unos 750ml de mosto con la levadura. La cerveza iba a hacerla en sábado, pero por problemas logísticos finalmente la hice el domingo por la tarde.

El objetivo es una “single trappist”, el subestilo menos alcohólico (luego estarían las dubbel, tripel y quad), ya que ponerme a hacer algo más fuerte sin saber cómo iba a resultar el “control rudimentario de temperatura” no era la mejor idea. La receta es bastante sencilla, maltas pale, pils, trigo y biscuit, con algo de azúcar en el hervido y lúpulo Williamette y Saaz. El objetivo era obtener unos 7,5-8 litros tras el hervido, para ello necesitaba unos 9.6 litros antes de hervir, pero todavía no tengo la olla calibrada y creo que fue algo menos con lo que empecé.

Enfriando el mosto

El primer problema vino con el recirculado y lavado, por lo que he leído lo he hecho abriendo mucho el grifo, algo que dicen baja el rendimiento. Medí la densidad antes de hervir y era bastante más baja de lo esperado. Por suerte tenía a mano un paquete de extracto seco de malta, así que corregí sobre la marcha añadiendo 350 gramos de extracto seco en la olla (una vez más, ¡el extracto es tu amigo!).

El enfriado lo hice con el serpentín de inmersión, he comprado una pieza que se adapta al grifo de la cocina para poder acoplar unas mangueras de silicona y la verdad es que fue lo que mejor funcionó, en unos 15-20 minutos tenía la cerveza a unos 19 ºC, así que contento con el resultado.

Segundo problema, el hervido fue más vigoroso de la cuenta, o tenía pocos litros en la olla, o las dos cosas, porque terminé con unos seis litros en el fermentador, dos menos del objetivo. Por contra, la densidad inicial era mucho más alta (lógicamente), así que añadí agua fría para rebajar, y finalmente obtuve unos siete litros y medio a una densidad origen de 1055. La receta estaba calculada para 1054, creo que puedo estar contento de haberlo “apañado”, aunque el resultado obviamente no será el mismo que el que estaba pensado (no sé si peor o mejor, pero desde luego distinto será).

Finalmente, y como la olla no tiene grifo (todavía…) hice un remolino con el mosto frío (o whirpool en inglés), habiendo sacado el serpentín para intentar concentrar los restos de lúpulo y proteína coagulada en el centro de la olla, y saqué el mosto por sifón pegando éste al lateral. La primera muestra salió llena de porquería, la tiré y volví a llenar la probeta para medir la densidad, y a partir de ahí fue todo saliendo bastante limpio al fermentador. Eso sí, creo que se me quedó en la olla demasiado mosto, otra cosa a intentar mejorar en futuros lotes.

Entre que no controlo todavía bien el proceso del nuevo equipo, y que manché más cacharros de la cuenta, se me fue la jornada a algo más de cinco horas con la cocina ya limpia y recogida, pero estoy seguro de que esto irá disminuyendo. La placa de inducción calienta muy rápido el agua, por lo que no tengo que esperar mucho tiempo antes del macerado o antes de romper a hervir, y luego en el hervido tengo que bajar la potencia para que no desborde, será cuestión de ir cogiendo el punto a todo. Seguiremos informando 🙂

Receta original (sin el ajuste con extracto):

  • FERMENTABLES
    • 1 Kg – Malta Pale (2 Row) Bel (47.40%)
    • 0,7 Kg – Pilsner (2 Row) Bel (33.20%)
    • 0,15 Kg – Trigo Malteado, Bel (7.10%)
    • 0,15 Kg – Malta Biscuit (7.10%)
    • 0,11 Kg – Azúcar de mesa (5.20%) Hervido
  • LÚPULOS
    • 10 g. – Willamette (5.0% AA) (60 minutos) (14.8 IBU)
    • 15 g. – Saaz (4.0% AA) (25 minutos) (12.6 IBU)
    • 15 g. – Saaz (4.0% AA) (5 minutos) (3.9 IBU)
  • LEVADURA: WHITE LABS – WLP530 – Abbey Ale Yeast

 

 

Anuncios

6 comentarios en “¡A por las trappist!

  1. Lo importante es ir haciendo frente a los problemas según salen (usar extracto si el rendimiento es bajo o añadir el agua por una evaporación excesiva). E ir adaptando poco a poco las recetas a tu equipo.
    Yo creo que esta elaboración ha sido un éxito. Ya veremos cuando la cates.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s