¡Muerte a las instrucciones de los kit!

Llega el verano, la gente tiene más tiempo libre, hay más horas de sol, y unos amigos te regalan un kit para hacer cerveza, ellos no te van a ayudar a hacerla, pero ten por seguro que querrán beberla.

Según lo ves alucinas en colores, cubos, grifos, granos de cebada, lúpulo, levadura, desinfectante, densímetro (¿¿ein??), en definitiva, la de dios de cosas. Te sientes perdido, no sabes muy bien por donde empezar, pero… espera un momento, ¿qué es eso que asoma al fondo?, ahora sí que sí, la salvación, ¡¡las instrucciones!!

Antes de seguir, no pondré imágenes ni citaré fuentes de a qué kits me refiero con varias de las cosas que comentaré hoy, por no herir sensibilidades ni fastidiarle el negocio a nadie, por lo que no sabréis de cuántos o de cuáles de los manuales de instrucciones estoy hablando. Simplemente comentaré algunos de los puntos y por qué creo que no debe de hacerse así después de leer alguno que otro de los “malditos manuales”.

MI primera vez, en las instrucciones decía que con un colador normal era suficiente, ¡mentira!

  • El macerado, si en las instrucciones dice que es normal que la temperatura acabe en 60 ºC después de una hora, habiendo empezado en 67 ºC, empezamos mal ya, y más cuando te dicen que calientes el agua inicialmente a 90 ºC (vamos a ver, que hay que hacer una infusión, no hervir el grano…).
    Mi opinión: La temperatura de macerado es correcta, 67 ºC, bien. Pero para conseguir esto no es necesario calentar tanto el agua, normalmente con calentar a unos 76-77 ºC (o menos) será suficiente para que al mezclar todo se estabilice la temperatura. Por cierto, esto depende de la temperatura a la que está el grano antes de añadirlo al agua, tan sencillo como eso. Y no, no es normal perder 7 grados en una hora, es más, eso es señal de que algo va mal. Aísla el macerador, ponle mantas, lo que haga falta, pero que no pierda tanta temperatura.

 

  • Llenado de la olla: Nunca, repito NUNCA, llenéis la olla al máximo. El líquido cuando se calienta aumenta de volumen, y si a esto le sumamos el chapoteo durante el hervido, creo que no hay que ser muy espabilado para saber que vas a poner la cocina hecha un campo de batalla. Consejo extra, si llenas la olla al máximo y no te desborda, es que el hervido es insuficiente, no tiene potencia y tienes muchas papeletas de que tu cerveza tenga sabores rarunos

    El densímetro, que no viene en todos los kits y es algo fundamental…

  • Cantidades de material de esterilización: Curiosamente me he encontrado alguna vez que la cantidad a usar, por ejemplo de ChemiPro, que venía en el manual no se correspondía (o no se indicaba correctamente) con las que vienen en el propio bote de Chemi Pro. Nada más que añadir.
  • Esta es tremenda. Tienes el mosto en la olla, listo para hervir, pero dices… joer qué hambre tengo. Venga voy a hacerme una paellita que ya herviré el mosto por la tarde. Esto no me lo invento, tengo pruebas…
    En serio, si no tienes claro esto de hacer cerveza, o eres perezoso, no te metas al lío, hay muchas aficiones en esta vida. Dejar el mosto “para otro rato” puede tener consecuencias, como que se acidifique, cosa que no creo que sea lo que estés buscando.
  • Hervido de 30 minutos. A ver, no digo que no se pueda hacer, dependiendo de con qué maltas esté hecha la receta lo mismo hasta tienes éxito. Pero creo que para la primera vez lo suyo es seguir el procedimiento estándar de una hora de hervido. Y no estaría de más explicar por qué, liberar sabores indeseados con el hervido, que hay maltas que requieren más hervido que otras. No sea que la siguiente receta sea 100% malta pils, hiervas media hora y luego la cerveza huela a verduras cocidas
  • Enfriado del mosto. Aquí he visto de todo, pero lo que más me llamó la atención fue ver botellas de agua congeladas, donde se raja el plástico con un cuchillo, se saca el hielo con la mano y se echa al cubo, así, ¡a lo loco! (Nota del redactor: Ni Chuck Norris enfriaría así, y menos un lote pequeño). Por si fuera poco esto, comentan que si por alguna razón bajamos de 20 ºC, hay que hervir un poco de agua y añadirla al mosto para recuperar temperatura hasta alcanzar los 21 ºC antes de añadir la levadura (cuando leí esto fue el momento en el que dije, “esto tengo que contarlo”).

    Para enfriar un lote pequeño, un poco de hielo y agua fría…

    Veamos, si el sobre de levadura seca de las habituales y archi-conocidas levaduras de Fermentis (y de la gran mayoría de levaduras salvo excepciones) pone que el rango de trabajo es de 12 ºC a 25 ºC y que además, el rango ideal es de 15 ºC a 24 ºC, ¿dónde está el problema de bajar de 20 ºC? Es más, si no tienes control de temperatura (porque no lo tienes, de hecho, no sabes ni lo que es la primera vez que haces cerveza), mejor si bajas más la temperatura y la fermentación empieza en 17-18 ºC. Yo he empezado la fermentación alguna vez a 16 ºC y fue todo estupendamente. El proceso de fermentación genera calor, por lo que dentro del cubo es fácil que la temperatura suba 2-3 grados, así que si empiezas en 21-22 ºC, ya vamos mal…

  • Poner un trozo de servilleta en el agujero del fermentador. Vamos a ver, en la fermentación se producirá gas que tiene que salir por alguna parte, pero además, debemos evitar que entre cualquier cosa al fermentador para que no se contamine la cerveza. Un trozo de servilleta de papel puesto en el agujero, en mi opinión, no es lo más higiénico, es fácil que incluso acabe dentro del fermentador si nos descuidamos, y dejará pasar el aire. Un airlock cuesta poco más de un mísero euro, se llena con algo de alcohol (vodka, ron, el mismo ChemiPro que te sobra de limpiar los trastos…) por el que saldrá el gas y además, no permitirá entrar nada dentro del fermentador. Repito, airlock = poco más de un euro.
  • Carbonatar con miel. Esto puede quedar muy “natural”, muy “bio”, muy lo que quieras, pero si para carbonatar la cerveza usas azúcar o dextrosa, sabes la cantidad exacta que usas, con miel es más difícil (por no hablar de que las instrucciones pone “miel”, y será por variedades de miel…). No es fácil saber la composición exacta de la miel en cuanto al azúcar que tiene, por lo tanto no sabes si te vas a pasar o te vas a quedar corto con la carbonatación. ¿No es más fácil ir a lo seguro que andar experimentando la primera vez? Lo “mejor” que te puede pasar es que te quedes corto y la cerveza tenga poco gas, lo peor, que te exploten botellas por haberte pasado, y es algo bastante peligroso…

Estos son los puntos que más me han llamado la atención, pero ojo, si tú lo haces así y te funciona, pues oye, cada uno tiene sus métodos, ahí no me voy a meter. Eso sí, a mi la mayoría me parece que son un despropósito, algunos por riesgos de contaminación, otros porque no tienen ningún sentido y evidencian la falta de conocimiento de quien te vende el producto (pero claro, eso lo descubres con el tiempo, si es que sigues animado a seguir intentándolo). Así que mi consejo si te regalan un kit de estos es:

  1. Abre el kit.
  2. Quema el libro de instrucciones.
  3. Preocúpate en leer un poco los foros de la ACCE, pregunta en tiendas especializadas de cerveza, lee algún libro sobre elaboración.
  4. Haz la cerveza y diviértete.

Esto no será sinónimo de que a la primera te salga la mejor cerveza del mundo, pero tendrás más probabilidades de éxito y te animará a seguir 🙂

Anuncios

5 comentarios en “¡Muerte a las instrucciones de los kit!

  1. Pues yo lo de la botella de hielo lo he hecho. Y no lo veo mala idea, a falta de un serpentín te ayuda a enfriar bastante mas rápido que un baño de hielo.
    Ya se de dónde ha sacado la mayor parte de la cosas😂
    Las instrucciones suelen decir cosas como: fermentar x dias y trasvasar, etc

    • Por eso comento al final que oye, si os funciona, pues bien. Pero a mi me parece muy arriesgado, es una fuente potencial de contaminaciones, y más al principio cuando no tienes muy claro qué es lo que estás haciendo jejeje.
      Las he sacado de varios sitios, no te creas jajaja
      Un saludo!

  2. xD

    Algunas cosas son para reirse, pero vaya, que manera de liar a la gente. Luego al final el resultado es bastante bueno, sobre todo si, como fue mi caso, tenías poca experiencia en cervezas cuando cae el kit en tus manos.

    Este invierno entre unas cosas y otras no he hecho la rauch que quería hacer. A ver si para el otoño me animo.

    Saludos!

    • Sí, cuando no tienes ni idea pues no te queda otra que creer lo que pone el manual. El problema es que hay gente que pierde la esperanza cuando sale la cerveza “ácida”, un aguachirri, y a veces con hacer un par de cosas en condiciones ya minimizas mucho esos riesgos.
      Pues sí, ahora ya con los calores mal asunto, en el otoño volveremos todos a la carga de nuevo jejeje.

      Un saludo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s