Lambic vs Sidra Natural Asturiana

Una de las cosas que más me comentan mis queridos y avinagrados amigos cerveceros amantes de las lambic es, siendo asturiano, ¿¡cómo no te van a gustar las lambic!?

A ver, no tengo ningún tipo de cruzada en contra de estos estilos, es más, pruebo todas las que puedo cuando tengo ocasión, esto es, cuando alguien pide alguna en un bar y me dan a probar, yo no me gasto mis cuartos en una cerveza lambic, lo siento, por lo menos no hasta que les encuentre cierta gracia, si es que llega a ocurrir alguna vez, cosa que por otra parte tampoco me preocupa…

El caso es que a este tipo de cervezas se las asocia siempre con una marcada acidez, mayor o menor según la cerveza, según haya sido elaborada, si lleva frutas o no, etc. Y por otra parte, también es conocido que la sidra natural asturiana (sé que hay más, pero aquí barro para casa) también es ácida, e incluso podría llegar a reconocer que tienen algunas características en común. Pero entonces, ¿por qué me gusta la sidra y no me gusta la cerveza ácida?

Así que, en parte por curiosidad (soy asturiano, pero soy ningún experto en sidra…), y en parte por intentar zanjar el tema de alguna manera algo más argumental, me puse a buscar alguna diferencia entre ambos productos. Para mi, y creo que esto es algo fundamental, la mayor diferencia radica ya en la materia prima. Por un lado hablamos de mosto obtenido tras la maceración de malta de cebada en agua caliente (base de toda cerveza), y por otro, hablamos de mosto procedente de la prensa de manzanas (que además es una mezcla de varios tipos de manzana, específicas para hacer sidra). Es decir, lo que vulgarmente se diría de esta forma, los mostos “se parecen como un huevo a una castaña” (en mi opinión, quede claro).

A partir de aquí, y obviando el diferente proceso que se lleva durante la elaboración, llegamos a la parte más parecida, y a la vez diferente, de ambos procesos de elaboración, estoy hablando de la fermentación. No puedo entrar en muchos detalles puesto que como comentaba, no soy ningún experto (ni de sidra, ni de cerveza), así que tampoco se tome este texto como ninguna referencia (y estaré encantado de que comentéis cualquier corrección). Antes de seguir, os recomiendo que le deis un vistazo a este artículo de Homebrewer.es donde se habla de las cervezas sour y sus características. En dicho artículo se habla de tipos de acidez, que es el otro punto importante en lo que aquí estamos hablando. Un yogur es ácido, pero también lo es el vinagre, sin embargo las sensaciones son muy diferentes. El tipo de acidez del yogur es debida al ácido  láctico, mientras que en el vinagre es debida al ácido acético, mucho más agresivo en la boca.

Cantillon

Aunque no todas las cervezas lambic son iguales (como tampoco lo son las sidras), en éstas sí que hay presencia de acético, en mayor o menor medida, combinado también con láctico. En el caso de la sidra, y tras la fermentación alcohólica, se produce la fermentación maloláctica. Esta fermentación convierte el ácido málico (lo que da el sabor ácido a las manzanas) en ácido láctico, el cual como hemos dicho es bastante más agradable para el paladar. Todo ello se hace a una temperatura más bien fresca (en torno a 14-15 ºC), ya que de subir la temperatura, podríamos facilitar la entrada en la sidra de bacterias acéticas, y es algo que no queremos. Edito para corregir, ya que parece que sí que puede haber presencia de acético en la sidra asturiana.

Por otro lado, aunque el pH pueda indicar una acidez marcada, la sensación en boca puede ser diferente, nadie pensaría inicialmente que la Coca-Cola tiene un pH aproximado de 2.5, bastante más bajo que la mayoría de cervezas (no me atrevo a decir todas, lo desconozco), y sin embargo no es ácida en el momento de llevarla a la boca (lleva edulcorantes como para parar un tren…). En el caso de la sidra o cerveza, aunque el pH pueda ser idéntico, la sensación en boca puede ser diferente también, ya sea por diferente cantidad de azúcar residual, diferentes tipos de acideces, etc.

Resumiendo, ni el sabor es igual, ni la acidez es igual, ni la sensación en boca es igual, así que sí, soy asturiano y me gusta escanciar unos culines de sidra natural cuando voy a Asturias (aquí en Madrid no tanto, la sidra se pica cuando pasa el Pajares…), pero a día de hoy, no toco una lambic ni con un palo, quien sabe en un futuro 😉

Anuncios

18 comentarios en “Lambic vs Sidra Natural Asturiana

  1. Hola! Conmigo me pasa un poco al revés. Me encantan las lambic, pero la sidra no acaba de convencerme (pero admito que tengo que seguir probando, porque he probado poquísimas). Me recomiendas alguna que pueda encontrar aquí en Madrid?

    • Yo creo que es algo totalmente normal, quiero decir, son productos que tienen cosas en común, pero son dos cosas distintas.
      La verdad es que aquí en Madrid no suelo ir mucho de sidras, pero por ejemplo la de la foto, “Castañón”, o “Viuda de Angelón”, creo que están bien (no soy ningún experto tampoco jejeje). Una de las más conocidas es Trabanco, que yo creo que aquí en Madrid sí que será fácil encontrarla.

      Un saludo!

  2. Yo no soy para nada experto tampoco, y la verdad es que he empezado a probar y, después “apreciar” (porque creo que todavía me queda mucho para entender la gran complejidad de este tipo de birras) las lambic desde hace menos de un año. No es mi primera opción de compra en tienda, pero en bares a veces sí que intento probar cosillas, sobre todo las que me recomiendan. Dicho lo cual, muy buen artículo, Adrián, la sidra me encanta y también me molaría aprender más sobre ella.

    • Muchas gracias Pablo!
      Yo es que ya les he dado muchos intentos, y como digo, pues sigo probando si tengo alguna ocasión, pero no me molesto ya en comprar ninguna, ni tampoco en pedirlas en los bares. A mi chica por ejemplo sí le gustan, y de vez en cuando pruebo de las que ella se toma, pero poco más, siguen sin hacerme gracia 🙂

      Un saludo!

  3. Ya tienes motivos para no preguntarte más que por qué siendo asturianu no te gustan las lámbicas. Siempre me puedes mandar a… que me lea este artículo. JAJAJA

    Saludos Adri!!

  4. Es que con las Lambic hay un problema de concepto muy grave, impuesto por gente que no comprende muy bien los estilos de cerveza, que es meterlas en un grupo enorme en el que incluyen absolutamente todas las cervezas con una cierta acidez (Lambic, Oud Bruin, Flanders Red Ale, Berliner Weisse, Gose, etc) a pesar de que no tengan nada que ver ni en origen ni en sabor. De ahí se pasa a pensar que también la sidra es comparable porque también es ácida, y nos encontramos con la situación que tú comentas.

    • Sí, yo creo que por ahí van los tiros también, cualquier estilo con sabores ácidos/agrios se mete en el mismo saco, cuando como bien citas, hay estilos que no tienen nada que ver entre sí, como pasa con la sidra asturiana 🙂

      Un saludo!

  5. jaja como me gusta este post… evidentemente voy a darte la razón. Mi primera visita a Cantillon hace años fue reveladora en este sentido. Llegué allí y nunca había bebido una lambic “de verdad” en aquella época era dificil encontrarlas, la mayoría de los que hoy son puristas del estilo se había pasado a elaboraciones más comerciales y la forma tradicional solo la elaboraban en tiradas demasiado cortas…. vaya ya me estoy enrrollando.

    A lo que iba, cuando nos dieron a probar, se sorprendieron de que no torcieramos el morro en el primer sorbo y cuando dijimos que nos gustaba, sin haber probado antes el estilo se sorprendieron… La respuesta estaba en que los dos éramos buenos bebedores de sidra desde nuestra tierna infancia… las folixas es lo que tienen.

    Así que yo creo que son bebidas distintas, pero que te guste la sidra te habilita el paladar para que cuando pruebes una lambic no tuerzas el morro o salgas corriendo… luego que te guste o no es otra historia, por que como ya has dicho son bebidas distintas.

    Saludos

    • jajajjaa, entre asturianos nos entendemos :-p
      No niego que tengan semejanzas, pero para mi son bebidas muy diferentes. Todavía recuerdo cuando llegué a Cantillon y probé las que te servían al final del tour… dios qué cara de chino tuve que poner…
      Por suerte a mi chica le gustan y se tomó las suyas y las mías jajaja, y además le gusta la sidra, como ves, hay de todo jajajaja

      Un saludo!

  6. Qué buen artículo. A mí me gusta la sidra, aunque he de reconocer, que si al pasar Pajares se pica, cuando pasa el Ebro ya ni te digo. No sé por qué, pero no saben igual.

    Pero ya en los primeros párrafos, mientras leía, pensaba que la “acidez” de unas y otras, tienen poco que ver, a parte de que una sabe a manzana y otras no especialmente, por lo que la comparación, a mi manera de ver, no tiene mucho sentido.

    Saludos!

    • jajaja, es que no hay nada como beber o comer las cosas en su sitio de origen, con la cerveza pasa igual :-p

      Pues es que yo siempre he dicho eso, que no tienen nada que ver, por eso una bebida me gusta y la otra no 🙂

      Un saludo!!

  7. Hola amigos cerveceros. Soy de argentina y estoy viajando por dos semanas a Barcelona, que cervecerías me recomiendan visitar??? Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s