Homebrew nómada… (I)

Que las vacaciones por Baviera han marcado un punto de inflexión en mis gustos cerveceros lo tengo claro, y que no puedo elaborar ciertos estilos en casa, también.

Así que como si de Mikkel Borg se tratase… tenía que buscarme un garaje donde poder hacer un intento de «cerveza casera clásica lager» (ahí es nada…). Por lo que en colaboración con Tomás, cervecero casero con unos cuantos años a las espaldas ya, y miembro de la ACCE en Madrid,  nos pusimos manos a la obra en su garaje para elaborar una «Munich Dunkel», estilo clásico alemán de baja fermentación.

En estas cervezas se busca la clara presencia de la malta Munich, tanto en aroma como en sabor, con notas algo dulces pero ni mucho menos empalagosas, corteza de pan, toques a chocolate, frutos secos, de cuerpo medio o medio-alto, y fácil de beber. La verdad es que sólo de pensarlo se me hace la boca agua.

Para la receta hemos usado aproximadamente 65% de Munich, 25% de pils, y el resto repartido entre Carapils, Carafa I y Pale Chocolate. En el caso del lúpulo, como no podía ser de otra forma, una variedad alemana, Hallertauer Mittelfrüh (5% AA).

Y finalmente usamos la levadura seca Saflager-W 34/70 de Fermentis (100 gramos…), ya que no disponíamos de ninguna otra líquida, y además por comodidad, por qué no reconocerlo. Preparar un starter con un pendiente de líquida iba a llevar unos días y no pudimos planificar la elaboración con tanta antelación, además, la cantidad de levadura para una lager es bastante más que una ale.

El objetivo del macerado era inicialmente 64 ºC y luego subir a unos 70 ºC. El primer paso bien, lo complicado fue subir con cierta velocidad la temperatura, pero bueno, al final subió y alargamos el macerado unos 80 minutos. Lo cachondo fue el enfriado, Tomás recircula el mosto por dentro del serpentín, así que serpentín a barril con agua fría primero (para bajar unos cuantos grados de temperatura), y luego metimos hielo y sal como si no hubiese un mañana. Tardamos casi dos horas en enfriar los 37 litros… pero bajó la temperatura hasta los 9 ºC (el objetivo eran 8 ºC, así que bastante bien en este aspecto). Inoculamos la levadura previamente hidratada y metimos el fermentador en la nevera, unas cuantas horas después de haber empezado, ¡esperemos que haya merecido la pena!

Y esta fue la primera elaboración nómada casera del fin de semana, el próximo día la siguiente… 😀

6 comentarios en “Homebrew nómada… (I)

  1. Interesante… la verdad que no me extraña este giro en tus elaboraciones. Cuando visitas un país como Alemania y te empapas de su cultura cervecera se pilla cierto gusto a estos estilos… yo lo renuevo cada vez que piso terreno alemán y mira que soy más de belgas, pero en Alemania la cerveza tiene un encanto del que cuesta desprenderse.

    • Siempre me han gustado las buenas lagers, al menos desde que las descubrí hace unos años (que tampoco tengo yo tanto recorrido jejeje), y este año disfrutamos como enanos por allí con la cerveza.
      La pena es que en mi casa no puedo hacerlas porque se necesita mantener una temperatura bien fría durante la fermentación, así que o meto una nevera en casa (cosa que veo poco probable por ahora…) o voy de «okupa» a casa de algún colega jejeje.

      Un saludo!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.