Homebrew nómada (II)

Si es que esto de que el verano se esté alargando tanto está trastocando mis planes cerveceros, pero nada como tener amigos con más experiencia y mejor equipo para quitar el mono y pasar una mañana de sábado haciendo uno de mis estilos favoritos y que tampoco puedo hacer en casa, hablo del estilo Baltic Porter, ya que fermentan con levaduras lager y a bajas temperaturas (en torno a 9 ºC).

El grupo de cerveceros de Madrid nos hemos liado la manta a la cabeza para organizar un concurso entre nosotros de este estilo, algo «sencillo y accesible» para todos… jajaja, peeeero, como decía antes, por suerte tengo amigos que sí que pueden elaborar a estas temperaturas y además me hacen hueco en su cocina. En este caso me fui hasta Parla a casa de Roberto, otro que lleva unos cuantos años haciendo birra en casa, con un equipo de dos barriles descapotados y resistencia eléctrica controlada. Maceramos en uno con recirculado contínuo, filtramos y pasamos a la olla de hervido, todo con ayuda de una bomba, al igual que en el caso de Tomás. Muy cómodo todo, la envidia me corroe…

En cuanto a la receta, maltas base Pale (65%) y Munich (20%), el resto repartido entre Carapils, Caramunich I, Carafa Spezial I y Special B. De lúpulos hemos usado Columbus para amargor y Saaz para las últimas cuotas (20 y 10 minutos). Y en cuanto a la levadura, la WLP833, aunque no en starter ni nada parecido, sino aprovechando el barrillo de una elaboración anterior de Roberto (también de una Baltic Porter), como veis, esto fue casi como llegar a comer a casa de la abuela a mesa puesta, ya estaba todo preparado.

Tras solventar algún problemilla con la bomba y una hora y algo de macerado después, filtramos el mosto hacia el barril que hace de hervido y le dimos caña a la resistencia eléctrica durante otra hora. Después de esto, tocaba enfriado, que Roberto hace también como Tomás, pasando el mosto por el interior del serpentín. En este caso tardamos bastante menos en enfriar, ya que pasamos el mosto al fermentador a unos 20-24 ºC y de ahí se fue a la nevera unas horas, hasta que Roberto inoculó la levadura cuando el termostanto marcaba 8 ºC (sobre la hora de cenar estaba). A esa temperatura lo dejaremos para que arranque e iremos subiendo poco a poco hasta los 9-10 ºC.

La Densidad Origen fue de 1076 para unos 17 litros, con un rendimiento algo más bajo de lo esperado pero que tampoco se desvía tanto de lo que teníamos previsto, así que ahora sólo nos queda darle tiempo a la levadura para que haga su trabajo (al día siguiente ya mostraba actividad) y después unas semanas de maduración. La cata del concurso será a finales de febrero, así que ya veremos qué tal resulta 🙂

Y hasta aquí el fin de semana de cervecero casero nómada, una buena actividad que recomiendo a cualquiera, se pasa una jornada agradable entre colegas, haciendo lo que nos gusta y compartiendo experiencias e ideas, cada uno hace cerveza a su manera y viendo a los demás aprendes cosas que puedes aplicar a tu forma de elaborar, entre todos mejoramos 🙂

4 comentarios en “Homebrew nómada (II)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.