Secundario de la american brown ale

Tras un inicio algo lento en la fermentación, y también inusual ya que hasta ahora con la levadura Safale US-05 siempre he tenido un arranque bastante rápido (a las 12-14 horas ya suele verse actividad en el airlock), la fermentación parece que se activó correctamente. La causa no la tengo clara, tal vez enfrié demasiado el mosto, o tal vez simplemente la levadura estaba algo dormida.

Empecé en unos 17 ºC de temperatura «ambiente» dentro de la cámara, y al ver que tardaba un poco en arrancar, decidí no cambiar la botella de hielo tan a menudo, por lo que la temperatura empezó a subir y la actividad en la válvula de escape se hizo visible. Estuvo varios días subiendo, llegando a unos  22 ºC al tercer o cuarto día.


Dejé la cerveza tranquila en el fermentador diez días, y en ese décimo día añadí unos 35 gramos de lúpulo (4 gr/litro) Cascade en pellets a modo de dry-hopping, que estuvo en contacto con la cerveza otros cinco días más. Pasado este tiempo tocaba sacar la cerveza, y aproveché para partir el lote en dos como hice con la saison. La Densidad Final fue de unos 1013, lo que deja una cerveza de unos 6.2%.

Por un lado, seis litros se fueron a una garrafa directamente a la nevera a madurar en frío. Cuando leáis este texto ya la habré embotellado (tras una semana en la nevera). Como podéis ver en el vídeo, el frío viene muy bien para limpiar. En mi caso tengo que meter la garrafa en posición horizontal a la nevera, pero la saco unas horas antes de embotellar para que toda la porquería se vaya al fondo. Obviamente lo ideal sería hacerlo en el propio fermentador para no andar trasvasando cerveza, pero cada uno se apaña con lo que tiene, y a mi me toca hacer esto, os aseguro que la diferencia es considerable en cuanto a restos en las botellas se refiere.

Por otro, dos litros y medio se han ido a otra garrafa donde he añadido un bote con avellanas que llevaban macerando en whisky desde el mes de mayo, y también un poco de whisky unos chips de roble francés que llevaban unos pocos meses más en un bote. En el segundo caso, como llevaban mucho tiempo ya en contacto los chips y el whisky, se oscureció mucho y olía realmente a madera, por lo que saqué unos 8ml con una jeringa y lo añadí a la garrafa. También añadí unos pocos chips a la garrafa como se ve en el vídeo. No me atreví a añadir más para no pasarme, de todas formas hasta que no pruebe la cerveza no podré saber si ha sido una decisión acertada o no. Esta garrafa la embotellaré próximamente, más o menos estará en secundario unos diez días.

Ahora toca esperar, veremos los resultados en unas semanas 🙂

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.