Más cervezas en Praga (III)

Seguimos con nuestra ruta cervecera por Praga, que no ha llevado ningún orden hasta ahora, como tampoco allí lo llevábamos. Es una de las ventajas de que haya tanto donde elegir, según en qué zona de la ciudad estés y qué hora sea, eliges unas cervecerías u otras.

Una de estas opciones está muy céntrica, pero lo suficientemente apartada como para que no hubiese mucho jaleo avanzada la tarde y pudiésemos pedir unas cervezas en una de las mesas que tenían a modo de terraza, algo que seguro le gustaba a “un tal Mozart”, que al parecer también le gustaba tomarse aquí sus cervezas. Hablo de U Dvou Koček, una de las más antiguas de Praga y cuya traducción al castellano sería “Dos Gatas”, y es que en su decoración están bien presentes una gata “rubia” y otra “negra”, casualmente como las dos cervezas que allí se elaboran y se sirven (en este enlace podéis leer algo más de información).

U Dvou Koček


Pedimos una jarra de cada una, muy bien de precio como cabía esperar, y compartimos mesa con otras personas que estaban sentadas fuera. Por si alguien se extraña, esto es algo normal allí (como pasa también en Alemania, por ejemplo), son mesas largas con bancos donde la gente comparte espacio sin problemas, ya sea para tomar una cerveza o para comer. Aunque disfruté mucho durante el viaje de las pils, reconozco que las versiones más oscuras fueron las que más me gustaron, como fue el caso de este local. Visita recomendable para salir un poco del ajetreo de la plaza de la ciudad vieja.

U Dvou Koček

En nuestro caso, los viajes suelen ser bastante relajados, nos gusta hacer visitas culturales por las mañanas o a horas tempranas de la tarde, y ya según va pasando esta empezamos a relajarnos y simplemente pasear por las ciudades que visitamos. Praga se presta mucho a esto último y fue lo que hicimos una tarde soleada en la que visitamos el parque donde se encuentra el metrónomo gigante, y allí disfrutamos de una de las mejores vistas de la ciudad e hicimos la típica foto con todos los puentes sobre el río Moldava.

Lod’ Pivovar

Después empezamos a pasear por la orilla del río y llegamos hasta un barco que ponía en su casco “Lod’ Pivovar”. Para más señas también ponía “brewery & restaurant”, eso había que verlo. Nada más entrar al barco nos encontramos con el macerador y la olla, y como no, estaban elaborando. El local tiene dos estancias dentro, una para el restaurante y otra para tomar unas cervezas y picar algo de forma más informal, que fue en la que estuvimos nosotros, prácticamente a nivel del agua. También tiene terraza en la parte alta del barco.

Lod’ Pivovar

Repartidos por el barco tenían los fermentadores y maduradores, varios de ellos llenos y con el “airlock” burbujeando a tope. Con el tamaño de los equipos que vimos (al igual que en la mayoría de sitios), entiendo que tienen que estar haciendo cerveza de forma continuada, porque otra cosa no sé, pero en la República Checa se bebe mucha cerveza. En carta tenían cinco cervezas diferentes, todas lager sin filtrar aunque una de ellas era una APA donde ponía “top fermented pale lager”, así que era algo “a medias”. Probamos tres de ellas, una pils de 4.2% fresquita y de buen trago, otra de 5.2% con dry-hopping de lúpulo Kazbek, algo más cítrica en aroma y que estaba bien rica también, y como no, la dark lager de 5.5% que a mi me encantó, sedosa y con sabores suaves a café y cacao. La cerveza más cara de esta cervecería eran 48 coronas por medio litro (no llegaba a dos euros).

Restaurace U Šumavy

Otro de los locales que visitamos para cenar una de las noches en nuestra estancia en Praga fue el restaurante U Šumavy, al que cariñosamente apodamos enseguida como “el chigre checo”. Y es que tanto la decoración como la clientela se veía que nada tenía que ver con la parte más turística de la ciudad. Eso sí, cerveza no faltaba, nada menos que diez grifos nos recibieron al entrar, todo cervezas checas (supongo…) de las que no tenía ni la más mínima idea exceptuando Pilsner Urquell y Budvar. Así que guiándome un poco por estilos y graduación y sin tener muy claro lo que estábamos pidiendo, nos bebimos una Albretch 10º, lager de 4% ligerita y de buen trago y la Šnajdr Černá Svině 13°, una dark lager de 5.4% que a la postre se convertiría en una de las que mejores recuerdos guardo del viaje.

Gonzando en U Šumavy…

Como veis en la última foto, los precios de la cerveza estaban en la media de lo que pagamos durante todo el viaje, siendo la más cara de este local una cerveza de 59 coronas, lo que equivalía a unos 2.30 euros en aquel momento. La comida no es tan barata como la cerveza (sino sería un escándalo) pero también está bastante bien, normalmente salíamos a unos 20-25 euros en total por comida, incluyendo una sopa o crema y un plato para cada uno, además de las cervezas claro, más que suficiente en estos lares, donde los platos suelen ser contundentes.

En la próxima entrada hablaré de un par de bares con cerveza craft y algún otro restaurante que también nos gustó tanto por su comida como por su cerveza 🙂

Anuncios

2 comentarios en “Más cervezas en Praga (III)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.