Cazadores de Mitos

Si llevas un tiempo en esto de la elaboración casera de cerveza, seguramente conozcas o alguien te ha hablado del blog Brülosophy, en el que su autor realiza experimentos de elaboración casera, variando alguno de los procesos, y da a probar a varios amigos las dos opciones para ver si son capaces de diferenciar algo.

Pues bien, aquí a Agustín (BaronBirra en el foro de la ACCE, y “El Pflaumen” en la Ciruelo Brewband), se ha puesto manos a la malta con sus experimentos y nos envía a varios voluntarios de cata las muestras para ver si somos capaces de diferenciar algo. Obviamente, no sabemos absolutamente nada de qué ha hecho hasta terminada la cata, sino esto no tendría gracia.

Hasta el momento hemos catado dos experimentos, y el tercero formará parte de un taller en el Congreso Anual de la Asociación de Cerveceros Caseros Españoles, que este año se celebrará a finales de marzo en Bilbao, así que si vais a ir y no tenéis claro todavía a que taller apuntaros, este es una muy buena opción.

Como decía, han sido dos los experimentos que nos ha enviado, a saber:

1- Misma cerveza fermentada con levadura seca, en un fermentador se hidrató la levadura y en otro se añadió directamente del sobre. Toda la información de la elaboración y comentarios al respecto la tenéis en el foro de la ACCE y en este PDF.

2- Misma cerveza fermentada durante 7 días en el mismo fermentador, a partir de ese día, se separa la mitad a otro fermentador y se deja la otra mitad en el fermentador original, en contacto con la levadura y sin exposición al oxígeno (experimento para buscar diferencias de hacer o no “secundario” como lo haría un principiante). La información completa, la podéis consultar aquí y ver los comentarios de los foreros aquí.

En cuanto al primer experimento, tengo que decir que me fue realmente difícil encontrar diferencias notables, tuvimos que catar en 6 vasos (3 por cada cerveza), y se hizo muy complicado. Al final, ya no sé si por sugestión o porque de verdad encontraba algo, creí encontrar diferencias en algunos vasos (pero no separé bien las muestras), indicando finalmente que me había gustado más la cerveza con levadura hidratada (cosa que obviamente supe al acabar la cata). Pero si veis las conclusiones en el foro de la ACCE, más de uno también notó diferencias en ambas cervezas (una APA clásica sin mucho lúpulo). Personalmente hace mucho tiempo que no uso levadura sin hidratar, y después de este experimento, creo que así seguiré.

En el segundo me fue mucho más fácil la diferenciación de las dos cervezas, en una de ellas se apreciaba acetaldehído de forma clara, un aroma algo desagradable a manzana verde te hacía rechazar dos de los cuatro vasos utilizados. También se repetía en el sabor, aunque con menos intensidad. Es cierto que no todos tenemos el mismo umbral de tolerancia a los prescriptores que pueden estar en la cerveza, es posible que yo este lo tenga alto y me fue relativamente fácil separar las dos cervezas. Y sí, como imagino que estaréis pensando, la que no me gustó nada fue la que estuvo en secundario. Aunque el trasvase se hizo empujando con CO2, esta cerveza, además de quitarla del contacto con la mayor parte de levadura (responsable de fermentar, pero también de limpiar la cerveza de compuestos desagradables), también entró en contacto con el oxígeno en el segundo recipiente (de hecho, por lo que Agustín nos hizo saber, este pareció ser el principal problema), por lo que tenemos varias razones que nos llevan claramente a pensar que “el secundario son los padres”.

Yo suelo pasar la cerveza a garrafas de agua mineral para para poder meterlas en la nevera de casa (si tienes la suerte de tener una nevera para fermentar, no lo hagas, mete frío al fermentador y que decante todo bien), pero de lo que sí me aseguro siempre es de que no quede aire dentro, presionando las garrafas si es necesario para que salga todo el aire y el líquido llene todo el espacio.

Están siendo realmente interesantes estos experimentos, y desde luego dejan claras bastantes cosas comentadas hasta la saciedad en los foros de cerveceros caseros, no hay que tener prisa para hacer cerveza, y hay que intentar ser cuidadoso en la elaboración y no complicarse demasiado la vida con los procesos, a veces lo más sencillo es lo que funciona.

¡Con ganas ya de catar el la siguiente entrega de Cazadores de Mitos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.