Resultado de hervir 30 minutos

A principios  de abril publiqué un artículo en el que comentaba que iba a elaborar una cerveza reduciendo el tiempo de hervido a la mitad, y que tuvo cierta transcendencia en las redes sociales entre los colegas cibernético-cerveceros, si es que existe esta palabra…

Cuando uno empieza en esta afición, lo normal es seguir al pie de la letra las reglas básicas y los consejos de los que ya llevan un tiempo haciendo cerveza en su casa, y así lo sigo pensando incluso después de hacer varios experimentos, como comentaba el día que recomendaba quemar la mayoría de instrucciones de los kits de iniciación. Pienso que es fundamental obtener una cerveza bien hecha siguiendo el proceso habitual, y a partir de ahí, empezar a investigar o probar otras cosas, lo que en el sabio refranero español se conoce como “no empezar la casa por el tejado”.

La cerveza estuvo en contacto con la levadura durante todo el proceso de fermentación y dry-hopping posterior, que en total fue de unos 16-18 días. La fermentación arrancó bien al día siguiente de su inoculación, estando bastante activa los cuatro primeros días. Al cuarto o quinto día le di unos pequeños meneos al fermentador para poner en suspensión algo de levadura por si no hubiese atenuado bien, ya que por lo que he leído, la WYEAST 1318 se va rápido al fondo y aún habiendo elegido esta cepa a sabiendas de su menor atenuación, no quería tampoco que resultase demasiado dulce la cerveza, ni tener sustos por sobrecarbonatación en las botellas después.

Tras todo este proceso la metí en garrafa de agua mineral y estuvo en la nevera otros ocho días más limpiando. La verdad es que se nota en el resultado final, dejando la cerveza más limpia y con muchos menos posos en las botellas, pero cada vez me resulta más coñazo hacer esto, y estoy pensando en comprar un filtro Bouncer como el de este vídeo. Sé que como el frío no hay nada, pero como no puedo meter en frío el fermentador en ningún sitio, me gustaría probar alguna otra alternativa.

Y hablando ya del resultado, la verdad es que el día que pasé a maduración la cerveza no detecté ningún aroma raro típico del DMS, tal como verdura cocida, maíz, ni nada similar. Al contrario, olía bastante bien a lúpulo, cosa que me agradó mucho. Es cierto que tal vez el lúpulo haya podido tapar algún posible defecto, pero es parte de la gracia del experimento, hacer una cerveza muy lupulada invirtiendo menos tiempo en el hervido.

Ya en el vaso, de color anaranjado y algo velada, con aroma tropical y algo cítrico de fondo (naranja), en boca tiene un cuerpo medio, carbonatación suave, y junto al sabor tropical del lúpulo aparece también la malta Maris Otter, añadiendo un punto de dulzor al conjunto. La verdad es que creo que está bastante bien la cerveza, y me voy a animar a hacer más recetas hirviendo la mitad del tiempo. En cuanto alguna cosa a mejorar en esta, pienso que algo de lúpulo al inicio de cocción para contrarrestar un poco más el dulzor de la malta, le vendría bien. Y por supuesto, evitar trasiegos en estas cervezas tan lupuladas sería lo suyo, de las primeras botellas que probé embotelladas directamente del fermentador (sin pasar por frío) a estas, ya se ha perdido aroma a lúpulo 😦

Así que ahora toca bebérsela rápido antes de que empiece a oxidarse 🙂

 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Resultado de hervir 30 minutos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.