Best Bitter en mini-barril de 5 litros

He esperado un poco más de la cuenta a comentar los resultados del intento de Best Bitter que elaboré hace ya casi un par de meses, debido a que en esta ocasión una parte del lote se fue a un mini-barril de cinco litros, y he querido esperar hasta ahora para comentar la experiencia con el barril.

La densidad final fue de 1013, lo que hace que la cerveza tenga unos 5.1% de alcohol, algo más de lo esperado pero dentro de lo normal. También es cierto que tuve un rendimiento algo superior el día de la elaboración y decidí no añadir más agua para rebajar la densidad inicial. La cerveza tiene un color cobrizo intenso, aromas  a malta y algo terrosos y también algo más frutales de lo que indica el estilo (que supongo provenientes de la levadura London III). Es de trago fácil, con notas de pan tostado, algo de caramelo y amargor medio-bajo, con final ligeramente seco.

Unos 4.7 litros fueron al barril tras haber pasado unos días en frío en garrafa, y así intentar dejar atrás algo más de levadura antes de pasar la cerveza al mini-barril. El resto lo embotellé directamente del fermentador (el mismo día que pasé a frío lo destinado al barril) utilizando caramelos de carbonatación.

A la hora de carbonatar el mini-barril, hay que utilizar mucha menos cantidad de azúcar que la utilizada en botellas. Si lo habitual en botellas es entre 4-6 gramos/litro (dependiendo de la cerveza, estilos, gusto personal…), en este caso el fabricante recomienda no usar nunca más de 3 gr/l para evitar cervezas sobrecarbonatadas y/o que el mini-barril no aguante la presión. Si no estoy equivocado, creo que esto es debido a la relación de espacio libre de cerveza que quedaría en el barril (menor) en comparación con la botella (mayor). Cualquier explicación más técnica será bienvenida en los comentarios.

Como era la primera vez y además el estilo agradece una carbonatación algo más comedida, usé 2gr/litro de azúcar de mesa diluida en un poco de agua hervida. Una vez tienes en el barril el azúcar y la cerveza, simplemente se coloca un tapón a presión en la parte superior (tapón que tiene una válvula para dejar entrar el aire cuando empieces a servir), y toca esperar unas semanas.

En este caso, el barril estuvo un mes a temperatura ambiente guardado en un armario, y tres días antes de probar la cerveza lo metí tumbado en la nevera (no entra en vertical) para enfriarlo bien. Antes de empezar a sacar cerveza, y con el barril ya en posición vertical, dejé que pasara un rato para que la levadura se depositase en el fondo (por debajo del nivel del grifo), manteniendo el barril en frío con ayuda de un poco de hielo.

Comentar que hay varios barriles en el mercado, algunos tienen grifo (como este) y otros que vienen pensados para acoplar un grifo por la parte superior con un adaptador para cartuchos de CO2 que ayuden a sacar la cerveza (y que no tienen grifo en la parte inferior). En el barril que yo he utilizado la cerveza se sirve por gravedad, más o menos puedes servir hasta la mitad del barril sin abrir la válvula de la parte superior, y a medida que se va vaciando, necesitas abrirla para que siga saliendo líquido. En realidad es un sistema muy parecido a un cask, cerveza sin C02 añadido y servida por gravedad.

Los dos o tres primeros vasos salen con más presión, y por lo tanto hacen más espuma, pero dejándola reposar unos minutos recupera y va apareciendo la cerveza. Después es ir cogiéndole el truco al grifo, el líquido sale apretando un botón, por lo que si lo presionas más suave la cerveza sale más despacio y ya puedes servirla correctamente. Llegará un punto en el que no saldrá cerveza, es el momento de abrir la válvula de la parte superior y entonces todo volverá a la normalidad.

Decir que en el barril apenas quedaron “cuatro gotas”, se aprovecha bastante bien, y la espuma de la cerveza es densa y cremosa, con burbuja muy fina, como nunca hasta ahora he conseguido embotellando la cerveza. Es cierto que según se va agotando el barril, sale con menos presión, pero al menos en este caso, que se gastó del tirón, no fue problema. Y la cantidad de azúcar añadida fue la correcta para mantener una carbonatación suave apropiada para una Best Bitter.

Ventajas del mini-barril de 5 litros

  • Un barril con 5 litros de cerveza son 15 botellas de tercio menos que embotellar. El proceso es mucho más rápido y con menos trastos (botellas, chapas, chapadora…).
  • La espuma de la cerveza es densa y cremosa.
  • Poder compartir de forma rápida y divertida tu cerveza con amigos.

El resultado de quitar el tapón…

Inconvenientes del mini-barril de 5 litros

  • Está pensado para consumir rápidamente (mejor sin que pasen días de por medio). Al tener que abrir la válvula y dejar que entre aire, la cerveza se empezará a oxidar.
  • Necesitarás espacio para enfriarlo (nevera, cubo con hielo, etc.), no es lo mismo una botella que un barril para una nevera doméstica normal.
  • El mini-barril se puede reutilizar unas tres o cuatro veces como mucho, según el fabricante, ya que el recubrimiento interior no es permanente, y empezará a dar sabores metálicos a la cerveza.
  • Quitarle el tapón superior una vez agotado el barril, fue bastante laborioso…

Después de esta primera experiencia, tengo que decir que fue bastante agradable ver tu propia cerveza bien servida y con esa espuma tan bonita. Todos hemos deseado poder servir “de barril” nuestras propias elaboraciones, y esta es una forma asequible de hacerlo. Para aquellos que tengan espacio en casa para tener barriles y sistemas de servido con CO2, no creo que sea algo que merezca la pena plantearse, pero si no dispones de mucho espacio en casa, sí que animo al menos a probar, al final son cinco litros de cerveza y el barril cuesta unos 7-8 euros (y acordaos de comprar algún tapón de repuesto si decidís adquirir el barril), creo que es algo asumible por cualquiera que se haya metido en esta afición 🙂

 

 

6 comentarios en “Best Bitter en mini-barril de 5 litros

  1. Yo llevo unos 5 lotes usando uno de estos barriles (con las cargas de CO2) y estoy encantado. Noto diferencia a mejor entre la embarrilada y la que embotello en tercio. Como ventaja de usar las cargas de CO2 decir que al no haber oxígeno aguantan más empezados (aunque nunca me han durado más de 2 semanas jeje). Para los que no tenemos cornis, me parece un buen paso intermedio.

    • Buenas!
      He estado viendo los de las cargas de CO2 también, tal vez sea el próximo paso a seguir. También he visto que hay barriles de inox de 5 litros, más caros claro, pero reutilizables de por vida, habrá que investigar.
      Está claro que el CO2 hace que la cerveza dure más tiempo, en el caso del barril que comento es para consumo rápido, sino la cerveza se oxidará pronto.

      Un saludo y gracias por pasar a comentar tu experiencia!

  2. Yo los he usado en dos lotes, tengo 3 minibarriles con cartucho de co2. Cómo dices la ventaja es que se trabaja mucho menos en el embotellamiento de la cerveza.
    Lo único que he observado es que al pasar los días aún con el CO2 para empujar la cerveza pierde carbonatacion y por ende esa sensacion de efervescencia. Lo menos a mí me pasa. Quizás es que mi sistema tiene alguna fuga, estoy en eso.

    • Buenas,
      Creo haber leído alguna opinión parecida, no creas. Supongo que no son tan estancos como un barril normal y se acabe escapando algo de CO2. Yo por ahora los usaré para consumo rápido, y disfrutar mejor la cerveza.

      Un saludo y gracias por comentar!

  3. Probé uno de estos barriles cuando empecé a hacer cerveza y la verdad no quede muy contento. Mucha espuma como te descuides y como no lo bebas enseguida oxidación al canto. Si tuviera poco espacio como te pasa, me decantaría por un growler o mini keg, con cargas de co2, poco más espacio te ocupa.

    • A mi me salieron los tres o cuatro primeros vasos con algo más de espuma, pero luego ya le pillé el truco al servirla y salía bastante bien. Lo de la oxidación es cierto, esto es para darle salida rápido y no tenerlo varios días en casa 🙂

      Estoy mirando ya los mini-keg, a ver si puedo tumbar uno en la nevera de casa sin mucho problema, sería lo suyo, porque el growler no me convence nada, al final es como una botella grande y no puedo carbonatar en ellos (o no se debería…), además de que también perdería gas y se oxidaría.

      Un saludo y gracias por pasar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .