Una y no más, no más lagers en casa

Una de esas frases de mi madre que siempre tendré en mi cabeza es la de «deja al crío que lo haga, que se equivoque y lo vea por sí mismo». Y es que en este mundo de la elaboración casera de cerveza estamos rodeados de opiniones de todo tipo y condición, como ocurre en otras muchas situaciones, pero en una afición donde además entran en juego análisis sensoriales y gustos personales, el rango entre lo que «no está nada mal» y «tira eso por el fregadero» en ocasiones es mucho más amplio de lo que a veces nos imaginamos.

El por qué de esta entrada no es ni más ni menos que el comentar los resultados del que fue mi primera cerveza lager elaborada en casa, o más bien, abandonada a su suerte durante varios días en un trastero a 15 ºC en las semanas más frías del pasado invierno.

La idea inicial era intentar reproducir el «método rápido» para fermentaciones lager (ver aquí) que varios amigos sé que usan con éxito, pero con la «pequeña diferencia» de que ellos tienen una nevera con control de temperatura y yo tengo un trastero en el que hace frío. Siguiendo esta premisa, y usando la levadura 34/70 de Fermentis (con muy buena fama entre los que la usan), dejé el fermentador diez días esperando a que la levadura trabajase tranquilamente. Si nos fijamos en las características técnicas especificadas por el fabricante, vemos que habla de un rango ideal de temperatura de trabajo de entre 12-15 ºC. Estando mi trastero a 14-15 ºC, al menos había que intentarlo.

Tras esos diez días, llevé el fermentador a casa para terminar la fermentación a 20 ºC. En este punto la densidad estaba en 1014-1015 (partíamos de 1052), y esperaba que bajase otros cuatro o cinco puntos, como así ocurrió finalmente (acabó en 1010). Después de otros seis días, saqué la cerveza del fermentador, pasando seis litros a una garrafa que mantuve en la nevera otras dos semanas en frío, embotellando el resto ese mismo día.

Veinte días después, abro una de las botellas que no pasó por frío. De apariencia está muy conseguida, con un color marrón brillante y buena capa de espuma de color hueso. En aroma ya se ve que algo no ha acabado de ir bien, huele algo sulfurosa de más y a «no tengo ni idea de cómo definirlo», pero no me gusta. En boca se repite este patrón, no está asquerosa, y os aseguro que he probado cervezas mucho peores, pero… no me gusta y la acabo tirando por el fregadero. Sé que todos hemos dicho eso de «aunque no esté buena, es mía y me la bebo», pero hace mucho que tengo claro que ingerir bebidas alcohólicas que además no disfruto, es una tontería mayúscula, así que si hay que tirar algo, se tira y a por otra.

Pasadas unas semanas, abrí una botella cuya cerveza sí había pasado por un periodo de frío, y he de decir que los aromas estaban más definidos y el sabor no era desagradable, estaba sin duda mejor que la que no había pasado por ese tiempo de reposo en frío. Pero tampoco llega al punto de dejarse beber con gusto, así que ya imagináis dónde acabó esta también.

Esta cerveza la envié al concurso anual de la ACCE, con el objetivo de que algún juez sepa sacar bien los defectos que creo que tiene, y me ayude a comprenderlos un poco mejor, pero todavía no han llegado las hojas de cata, así que me toca esperar. Por mi parte, me ha quedado claro que hay ciertos estilos de cerveza que no voy a repetir en casa, ni voy a recomendar a nadie que haga en la suya si no tiene unas buenas condiciones para la fermentación, por mucho que algunos digan que fermentando casi a temperaturas de cervezas «ale» con esta levadura, no salen malas cervezas. Así que cuando tenga ganas de una buena Munich Dunkel, me acercaré a mi tienda de referencia a surtirme de las que de verdad están bien hechas 🙂

 

 

7 comentarios en “Una y no más, no más lagers en casa

  1. A no desanimarse. Yo he hecho varias lagers, con control de temperatura y todo (súper necesario) y aún no me siento cómodo con los resultados. Cuando se den las condiciones, a seguir intentándolo!

    • Simplemente quise probar dado que tenía una temperatura a priori adecuada, pero no, los resultados no han sido buenos y hasta que no tenga control de temperatura, creo que dejaré de lado ya estos experimentos jejeje
      Un saludo!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.