Stranger Things, sour con frutas…

La verdad es que no se me ocurría mejor nombre para esta cerveza que «Stranger Things», mi primer intento de cerveza sour con frutas. Y es que al final es que ni he hecho un kettle sour, ni he usado ácido láctico, ni tampoco lactobacillus en el fermentador, utilicé lo que casi nadie utiliza para este tipo de cervezas, solamente malta ácida.

No fueron pocos los que me decían «eso no vale para nada», «eso es quedarte a medias», pero ninguno había intentado hacer lo que he hecho, así que me apetecía probarlo por mi mismo. Ya había leído en foros que no es el mejor método para conseguir una cerveza ácida, ya que el pH no disminuye tanto como se espera para este tipo de cervezas, pero tampoco quería que se me quedase la cara como si chupase un limón en la primera vez, así que al lío.

En esta otra entrada podéis leer con detalle cómo fue el proceso de elaboración, hoy toca hablar de la segunda parte del proceso, y de la cata final. Como podréis ver en el vídeo, el primer error fue dejar poco espacio en las garrafas para la refermentación de la fruta. Se acabó saliendo cerveza por el airlock en ambos casos, así que para la próxima ya lo sé, garrafas más grandes o menos fruta…

Unos diez días después de añadir las frutas, procedí a embotellar la versión con frutos rojos. La versión tropical tenía todavía «demasiada» actividad para embotellar, así que le di otra semana más en la garrafa. En ambos casos utilicé caramelos de carbonatación para no complicarme mucho con los cálculos, ya que no tenía claro la cantidad exacta de cerveza que obtendría.

Tras un par de semanas, tocaba probar la versión con fresas, frambuesas e hibisco de Stranger Things. Así que metí un par de botellas a la nevera para que los visibles posos se fueran al fondo… y esperé dos o tres días más. El aroma es claramente a fresa, muy evidente, tal vez algo de frambuesa se nota también, pero destaca claramente las fresas. De cuerpo tal vez se ha quedado algo más ligera de la cuenta, en mi opinión, no sé si por añadir tanta fruta congelada que haya podido soltar mucho agua, o por el propio jugo de las frutas en sí, pero es algo a tener en cuenta para futuros intentos. En sabor volvemos a la fresa y también ligera acidez, muy suave comparado con lo que esperamos en una sour, pero era algo que ya tenía asumido. Sorprendentemente, con los calores de esta época la estamos bebiendo muy bien en casa, es una cerveza refrescante que acompaña bien los calores.

La versión con piña y frutas tropicales ha quedado bastante más turbia, tal vez la fruta se ha desecho más, o vete a saber, pero ni con unos días de frío se termina de quitar del todo (comparado con la de frutos rojos). El aroma es una mezcla de frutas tropicales pero destaca también la piña, junto con una acidez más notable. Como se puede adivinar por el aroma, esta cerveza es bastante más ácida en boca, el zumo de lima ha hecho lo suyo en el sabor, aunque para mis gustos creo que con media lima hubiese sido suficiente…

Y hasta aquí el primer experimento con cerveza sour en casa, de todo hay que probar a hacer. Es posible que me lance a hacer más, pero seguramente utilizando lactobacillus en fermentador o con la nueva levadura que ha lanzado Lallemand al mercado que genera ácido láctico. De cualquier forma, eso seguramente sea ya la temporada que viene, ahora hace mucho calor en casa y no apetece ponerse a cocinar, toca descansar un poco e ir dando salida a las reservas 🙂

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.