Saphir Saison embotellada, a recoger el equipo :-)

Hace unos días que embotellé la última de mis cervezas, una saison con lúpulo Saphir (y un poco de Mosaic) y levadura Saisonstein’s Monster de Omega Yeast. Esta vez la levadura no se quedó con las ganas, se zampó todo lo que había en el mosto, llegando a una densidad final de 1000-1001. Es lo que tienen las levaduras de la variedad diastaticus, se las apañan para no dejar nada para los demás 🙂

La verdad es que gracias al Tilt pude ir viendo como se ralentizaba la fermentación según iba llegando al final, y me sirve para mostrar que no es buena práctica eso de seguir un calendario estricto sin antes comprobar varias mediciones de densidad. En no pocas instrucciones de kit aparece que “tras una semana de fermentación” ya puedes proceder a embotellar, pues bien, como se puede ver en la gráfica, esta levadura tardó unos diecisiete días en atenuar totalmente.

Según la densidad llegaba a valores de 1003-1004, pensaba que había terminado de atenuar, pero pasados otros 2-3 días, bajaba un punto, y así hasta llegar a valores de 1000-1001. Si por ejemplo me hubiera fiado el día 01/07/2020 de la lectura del densímetro (1003), incluso habiendo estado casi tres días seguidos dando ese valor, habría embotellado antes de tiempo. Tal vez no tendría muchos problemas al bajar sólo dos puntos más, pero no es lo recomendable. Resumiendo, no tengáis prisa en sacar vuestra cerveza del fermentador, dejad que la levadura haga su trabajo.

Obviamente esta fermentación tan larga no suele ser lo habitual en la mayoría de las levaduras “ale” que utilizamos para otros estilos, ya que no suelen atenuar tanto, pero nunca es buena práctica el ser estrictos con los calendarios de fermentación.

En cuanto a la temperatura, estoy comprobando gracias al Tilt que el “habitáculo rudimentario” donde fermento aísla del calor mejor de lo que pensaba cuando pongo garrafas de hielo junto al fermentador. Teniendo en cuenta el calor que ya hacía en casa cuando empezó a fermentar, se mantuvo en unos 20-21 ºC mientras puse hielo (los primeros tres días), algo que está realmente bien. Ya cuando había bajado la densidad unos 30 puntos, decidí dejar subir la temperatura libremente, llegando hasta unos 28 ºC cuando la densidad ya estaba por debajo de 1010. Así se mantuvo ya hasta el final.

El haber tenido también tantos días la cerveza en el fermentador, ha ayudado a que la levadura decantase al fondo, obviamente no tanto como si pudiera aplicar frío, pero sí que salió razonablemente limpia. Estuve a punto de apartar 2.5 litros a los que iba a añadir brett recuperado de una Orval, pero no pude dedicarle el tiempo necesario a recuperar esa levadura y finalmente embotellé todo el lote por igual. En esta última cerveza de la Saison Series no ha habido experimento, todo el lote embotellado y en estos momentos carbonatando.

Y creo que doce lotes en esta temporada (récord personal…) han sido suficientes, ahora hace demasiado calor para ponerme con los trastos en la cocina de casa. Sé que están de moda las levaduras kveik y no descarto hacer un intento, pero por el momento toca recoger el equipo y descansar un poco. Tal vez prefiera esperar a que no haga tanto calor y volver a elaborar otra saison, además me han pasado una levadura (Rustic B56) que tengo ganas de probar y puede que sea la mejor excusa para volver a las andadas 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .