Liberad a Philly (Parte I)

Es el turno de hablar de los resultados de la elaboración de mi primera sour (aquella otra creo que no cuenta…), elaborada con la levadura Philly Sour de Lallemand, que como ya comentaba en su día, ella solita es la encargada de generar el ácido láctico y también la de realizar la fermentación alcohólica, haciendo mucho más cómodo el proceso de elaboración de este tipo de cervezas ácidas en casa.

La receta era realmente sencilla, y apenas eché una pizca de lúpulo al inicio del hervor, no quise añadir más en el hervido porque quería ver cómo se comportaba la levadura y qué aromas y sabores aportaba a la cerveza final, y que no fueran tapados por el lúpulo. La densidad final fue de 1008 (partiendo de 1042), por lo estamos ante unos 4.5%, que creo que es lo suyo para este tipo de cervezas, no acabo de entender el concepto de “Imperial Berliner Weisse” de 7% u 8%, es todo lo contrario a lo que yo entiendo por algo refrescante, pero bueno al lío.

IMG_20210608_183418898

En esta “Parte I” voy a comentar simplemente la experiencia de la cerveza base, y ya para la segunda entrega comentaré alguna que otra cosa sobre la versión con hibisco y sobre otras cervezas de otros cerveceros caseros que también han elaborado un lote con esta levadura, cada uno haciendo alguna cosa diferente. Pero no adelantemos acontecimientos…

Una de las principales preocupaciones que tenía era la de saber si podría carbonatar en botella la cerveza si tener que añadir levadura en el momento del embotellado, ya que así lo recomienda Lallemand. Pues bien, la foto que veis es de una botella con un caramelo de carbonatación y nada más, no añadí levadura. Como podéis comprobar, no hubo ningún problema para que se generase gas en su interior, y esto tras unos quince días desde el embotellado.

IMG_20210522_130350256

pH final de la cerveza

Hay que dejar claro también que, como sabréis, yo no dispongo de una nevera donde bajar la temperatura tras la fermentación (el conocido “cold crash”), por lo que lo más probable es que tenga más levadura en suspensión que alguien que sí lo pueda hacer. De todas formas, no soy el primero que lo ha intentado con éxito, así que si elaboráis cerveza usando esta levadura, os animaría a probar al menos con algunas botellas sueltas. En el caso de la que lleva hibisco, como además de estar unos días más en contacto con la infusión a temperatura ambiente, también metí la garrafa en la nevera otros dos o tres días, sí que añadí un poco de levadura al embotellarla, por no arriesgarme. Lo contaré más en detalle en la siguiente entrega.

La cerveza es de un color amarillo pálido muy clarito, con cierta turbidez (el trigo y la falta de frío, ayudan en esto), y con una espuma generosa que, eso sí, no aguanta bien los tragos, a medio vaso casi no había ya. En el aroma ya se observa que estamos ante una sour, ese olorcito a yogur, cítrico (limón), es bastante evidente. De fondo se puede detectar alguna nota más frutal, pero al menos para mi, son bastante sutiles. En boca está claro que es ácida (el pH final de de 3.38), pero nada exagerado, al contrario, se bebe muy bien, es refrescante y también se aprecian notas a malta y a melocotón/albaricoque. Tal vez para un enamorado de las cervezas ácidas se le quede algo corta, todo hay que decirlo, pero ahí ya entra en la pericia del elaborador el sacarle más partido a esta levadura, que dependiendo de varios factores puede generar más o menos ácido láctico.

Aunque yo no sea un aficionado acérrimo al estilo, tengo que reconocer que me la bebí antes de lo que imaginaba, también es cierto que los más de treinta grados de aquella tarde ayudaron, desde luego. Pero es que en definitiva para eso creo que son estos estilos, poca graduación, refrescantes, y que te ayudan a pasar mejor una calurosa tarde de verano. Desde luego la levadura creo que puede dar mucho juego, tanto para fermentar solamente con ella, como para combinar con otras cepas, ¡habrá que seguir investigando!


3 comentarios en “Liberad a Philly (Parte I)

  1. Que buena data, Una pregunta. si quiero trasvasar a Cornelius. tendría problemas para la limpieza en posterior? Me refiero a si tendría algún problema con la bacteria en mi cervecería. Muchas Gracias

    • Hola, según la información que recuerdo, si se siguen protocolos de limpieza exhaustivos, no debería haber problemas. Pero yo te recomiendo que preguntes a Lallemand directamente para evitarte problemas.
      Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .