Liberad a Philly (Parte II)

Volvemos a la carga con las sour caseras, así es, en plural, ya que fuimos cuatro cerveceros caseros los que nos pusimos de acuerdo en elaborar una cerveza con la misma levadura, para luego hacer un intercambio entre todos y ver las diferencias. En un inicio se planteó la posibilidad de hacer todos la misma receta, pero finalmente eso quedó descartado y cada uno elaboró lo que tenía más ganas de hacer, con el único denominador común de la levadura, la Philly Sour de Lallemand.

Y claro, con esta premisa os podréis imaginar lo que teníamos para catar, no había una igual. Desde una receta básica sin ningún añadido, hasta una Sour IPA cargada de lúpulo hasta el infinito y más allá, pasando por variedades con diferentes frutas y/o flores. Ha sido muy divertido y enriquecedor, ya que entre todos hemos compartido experiencias y conocimientos, que podremos aprovechar para futuras elaboraciones.

De mi sour “normal” ya os hablé hace unos días, pero de esa fueron simplemente unas botellas sueltas de lo que me sobró tras meter en una garrafa de cinco litros el resto del lote con infusión de hibisco, a razón de 10 gramos / litro. Tras unos días en contacto con el hibisco, meto la garrafa en la nevera otro par de días, y ya embotello mezclando en el cubo tanto el azúcar como una pizca de levadura de embotellado (Safbrew F2 de Fermentis), previamente hidratada en agua. Simplemente comentaré que en este caso, la cerveza tiene algo menos carbonatación que las primeras botellas que embotellé directamente del fermentador (y que tenían más levadura en suspensión), por lo que es posible que si usáis la Philly Sour y decantáis en frío unos días, sí que se haga necesaria la levadura de acondicionamiento (en casi de no tener de equipo de CO2).

Vamos a las catas, las cervezas fueron las siguientes:

  • Sour sin añadidos.
  • Sour IPA.
  • Sour con frutas (misma base, diferentes concentrados de frutas añadidos):
    • Frambuesa.
    • Fruta de la pasión.
    • Melocotón.
  • Sour con hibisco (la mía).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sour sin añadidos [receta]

Cerveza de color amarillo pajizo, ligera turbidez y espuma blanca de buena retención. En aroma destaca el láctico y notas cítricas (limón), De fondo de aprecia “algo más”, que según calienta recuerda a sidra. En boca es ácida (posiblemente la más ácida de la cata), como se espera de una sour, alimonada y refrescante. Después de abrir un par de botellas, llegamos a la conclusión de que posiblemente tiene algún tipo de contaminación, aunque todavía no muy desarrollada.

Sour IPA [receta]

De color “amarronado” según se sirve en el vaso, indicativo de oxidación. Aromas a fruta de hueso, tropical, el lúpulo se sobrepone a todo. En boca se repite el patrón, muy frutal, no se aprecia acidez, pasaría por una NEIPA al uso. Posiblemente la falta de acidez fue debido a añadir el lúpulo demasiado pronto (al segundo día de la fermentación), ya que es en la primera fase cuando parece que esta levadura genera el láctico, tiene pinta de que no le dio tiempo.

Sour con fruta de la pasión [receta]

A esta le fue añadido concentrado de fruta de la pasión. De color anaranjado, bastante turbia pero sin sedimentos, y baja retención de espuma. El aroma es espectacular a maracuyá, tropical, melocotón maduro, con alta intensidad. En boca se repite ese caracter tropical, con una marcada acidez (junto con la primera de todas, esta sería también la que tiene una acidez más notable), cítrica y refrescante.

Sour con melocotón

También con concentrado de melocotón. El aroma es principalmente a láctico, algo cítrico (limón) y de fondo también se aprecia el melocotón, aunque con menos intensidad que en el caso de la fruta de la pasión. En boca es también ácida, pero menos que la anterior, se bebe muy bien, de fondo se nota el sabor a melocotón. Perfecta para el calor y para los que no nos gustan las cervezas muy ácidas.

Sour con frambuesa

Y la última que probé, la sour con frambuesas congeladas. El aroma es lo que más llama la atención, a mi me recuerda claramente a las piruletas de corazón de toda la vida, luego ya con calma aparecen también notas lácticas, frutos rojos. Es de color rojo brillante, muy limpia y con espuma rosada de buena retención. En boca entra ácida, pero sin exagerar, con regusto a frambuesa y limón (láctico), aunque con menos intensidad que en el aroma. Otra buena opción para los días de calor.

Sour con hibisco [receta]

Esta era la mía, y tuvimos la mala suerte de que una de las tres botellas enviadas no llegó en buen estado, totalmente plana de gas y con sabores rarunos. De mi cerveza añado la hoja de cata que me envió otro de los compis al que sí le llegó la botella bien, con el que coincido prácticamente en todo lo que me comenta. De acidez no es exagerada, se nota, pero tal vez a alguien muy aficionado a las “sour” se le quedaría corta. En mi caso, la prefiero así…

Y bueno, hasta aquí la experiencia conjunta con las sour caseras. Ha sido muy interesante ver la diferencias, especialmente de la acidez conseguida en la diferentes elaboraciones, ya que la levadura se comporta de manera muy diferente según el tipo de receta y/o proceso de fermentación.
Por otro lado, tengo que reconocer que pese a que me están gustando tanto las de mis compañeros como la mía, definitivamente este no es mi estilo. Para de vez en cuando no están mal, especialmente con días calurosos, pero después de beber varios días seguidos unas cuantas cervezas ácidas, creo que tengo el cupo cubierto para un tiempo 😀

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .