Saison con dos levaduras

Volvemos a la carga con las saison, las temperaturas en casa todavía me han permitido hacer alguna sin que se dispare demasiado el termómetro, y a su vez sin que sean demasiado frescas para el tipo de levaduras que se emplean para estas cervezas, y siendo uno de mis estilos favoritos, hay que aprovechar.

Para esta elaboración he decidido experimentar un poco más, incluyendo un par de cambios en la receta. Por un lado, sustituir la cantidad de malta de trigo que suelo usar por copos de trigo. Los copos de trigo no están malteados, aunque en su procesado para pasar del grano crudo a copos, ya han gelatinizado, por lo que en principio sería suficiente con añadirlos al macerado (que es lo que finalmente hice). De no ser así, por ejemplo si usáramos grano crudo, sería necesario hacer un mini-macerado aparte, junto con un pequeño porcentaje de malta, pero es un buen berenjenal en el que no me apetece meterme, podéis leer más en profundidad sobre ello aquí.

Saison

Las principales diferencias de usar los los copos respecto a la malta (hablando de trigo), es que los copos dan un sabor más intenso a trigo, y también aportan menos dulzor, por lo que se hacen interesantes para cervezas refrescantes, como pueden ser las saison. Siguen aportando cuerpo y ayudando en la retención de espuma, así que en este sentido también nos interesa.

Sigue leyendo

Walthamstow Beer Project

Si el otro día hablábamos de cómo elaborar una “Green Hop Beer”, hoy vengo a contaros un proyecto muy interesante en torno a este tipo de cervezas. Como decíamos, el componente local es muy importante, el lúpulo tiene que añadirse a la cerveza el mismo día que se cosecha, con la mayor rapidez posible para que los conos no se echen a perder.

Hacer esto con los agricultores de lúpulo comerciales no siempre es sencillo, pero, ¿y si unas cuantas personas se pusieran de acuerdo para plantar su propio lúpulo en su casa y se organizaran para recolectarlo el mismo día y hacer la cerveza justo después?

wbp

Sigue leyendo

Elaboración con lúpulo fresco

Llega el mes de septiembre y con él, la cosecha del lúpulo, esa planta que tanto nos gusta a los que disfrutamos de la cerveza. Y es que como todos sabemos, el lúpulo es una de las cuatro piedras angulares en la elaboración de cerveza, junto con el agua, la malta y la levadura. ¿Es posible hacer cerveza sin lúpulo? Pues sí, pero entonces este artículo no tendría tanta gracia, así que vamos a dejar eso para otro día…

Una de las preguntas recurrentes en los grupos de cerveceros caseros es si se puede usar el lúpulo tal cual se cosecha, fresco, y cómo hacerlo. Para el que no lo sepa, el que se compra para hacer cerveza, tanto a nivel comercial como a nivel casero, está procesado, y dejando los detalles a un lado, básicamente ese proceso consiste en secar los conos y después utilizarlos o bien enteros, o bien prensados en forma de pellets (entre otros formatos).

Four Lions

Pero también hay una bonita costumbre que algunas cerveceras repiten año a año, que es la de elaborar una “Harvest Beer” (también denominadas “Green Hop Beer”), es decir, usando los conos frescos recién cogidos de la planta. Y cuando digo recién cogidos, me refiero exactamente a eso, se cogen de la planta y se hace la cerveza ese mismo día, por eso hay que organizarse bien.
Sigue leyendo

IPA con «UBBE» Kveik

Tras el descanso estival y con la marcha del calor infernal de sus últimas semanas, ya picaba el gusanillo de ponerse de nuevo con la preparación de recetas, elaboración, y todo lo que conlleva esta divertida afición (menos limpiar el equipo, eso ya no es tan divertido).

Este verano me quedó pendiente hacer un lote con levadura kveik, pero es que me daba muuuuucha pereza ponerme a elaborar en nuestra pequeña cocina con el calor que hacía, solo pensar en tener la olla con el mosto hirviendo durante media hora, me daban los siete males. Así que cuando ya el calor no apretaba tanto, planifiqué un lote «rápido», aprovechando los ingredientes que me quedaban de esta pasada temporada.

El objetivo era gastar todo el lúpulo americano posible, dentro de unos límites razonables para el tamaño de mis lotes, y al final lo conseguí, básicamente porque no tenía bien actualizado el inventario y no tenía tanto Mosaic como pensaba. Total, que ya la primera del año empezaba torcida, recalculando sobre la marcha (ya estaba calentando el agua…) la cantidad de lúpulos, y tirando de alguno que otro que tenía abierto también. Al final, Sladek, Mosaic y Citra en cantidades adaptadas «de aquella manera» a la receta original.

 

30 minutes APA

Sigue leyendo