London Craft Beer Festival 2018

Me salto por un día el periodo de descanso veraniego para escribir unas líneas sobre el que para mi ha sido hasta el momento el mejor evento cervecero en el que haya estado hasta la fecha. También es verdad que es el primero internacional al que acudo, pero me da la sensación de que este ha dejado el nivel de exigencia muy alto.

Se celebró en Londres durante el primer fin de semana de agosto en las instalaciones de “Tobacco Dock”, un edificio industrial construido en 1811 que se usaba originariamente para el almacén de tabaco, todo de ladrillo, hierro y madera, y con pequeñas “cuevas” de forma abovedada en su parte más baja. Si uno le echa un poco de imaginación y cambia las modernas gorras de hoy en día por las típicas boinas inglesas, se imagina a cualquier miembro de la familia Shelby (Peaky Blinders) saliendo de alguna de sus esquinas…

Pues bien, este recinto se llenó de cerveceras de alto nivel (ver listado aquí) que se presentaban con sus mejores elaboraciones, de todo tipo y para todos los gustos. El festival era en formato “barra libre”, pagamos una entrada de 46 libras y tenías cinco horas para probar todo lo que quisieras. El vaso era de unos 30-35cl pero te servían catas de unos 12-15cl aproximadamente, y obviamente podías repetir si te apetecía de tantas cervezas como gustases.

Sigue leyendo

Anuncios

Cinco rudimentarios años…

Parece que fue ayer cuando empezaba a escribir en el blog, y así a lo tonto han pasado ya cinco años en los que sigo enganchado a esto de hacer cerveza en casa. En los inicios escribía un poco de todo, obviamente el tema principal era la elaboración casera y rudimentaria de mis cervezas, pero me atrevía hasta con alguna reseña de cerveza, lo que me sirve también para ver por dónde han ido evolucionando mis gustos y por qué no decirlo, mis conocimientos, pero ahí están esas entradas que deben perdurar para siempre y que ayudan a darnos cuenta de que nadie nace aprendido.

Aunque hayan pasado cinco años, recuerdo todavía mi primera elaboración, y leo ahora algunos comentarios que ponía y me llevo las manos a la cabeza, como cuando decía que había sacado la cerveza del fermentador pero que “seguro que si la dejo un par de días más, sigue bajando…” , refiriéndome a la densidad final. Algo que a día de hoy no se me ocurriría hacer por motivos obvios

Por supuesto, recuerdo perfectamente la primera botella que abrí, estaba en la cocina y no tenía ni idea de lo que iba a pasar, en cuanto quité el tapón ya me llevé una alegría simplemente porque la cerveza tenía gas (casi nada…), y cuando vi la espuma en la copa ya ni os cuento. Pero lo mejor fueron las notas de cata, “huele a cerveza” (ríete tú del BJCP…). Oye teniendo en cuenta el aguachirri que salió, que oliese a cerveza ya era un punto a mi favor 😀 Sigue leyendo

Ghost Saison, resultados de la saison

El estilo saison es uno de mis estilos favoritos, lamentablemente en España no se elaboran muchas y no acabo de entender muy bien por qué, creo que es un estilo muy heterogéneo que permite alcanzar tanto a aficionados avanzados como a público general, tiene buenas posibilidades de maridaje (por lo que a nivel hostelería tampoco le debería ir mal), y es un estilo tan diferente, que incluso a gente que “no le gusta la cerveza” le puede llegar a gustar (como he comprobado alguna vez).

Total, que hasta ahora había usado levaduras secas en mis intentos, hasta tres cepas diferentes, pero que siempre tenían algo que no me terminaban de convencer. De las que he hecho, los mejores resultados los obtuve con la Mangrove M27, que casualmente descatalogaron pasado un tiempo, por lo que tuve que probar con la Mangrove M29 pero el resultado no me ha gustado mucho. Tampoco le hecho toda la culpa a la levadura, obviamente algo habré hecho yo mal, ciertas notas a solvente terminan arruinando el trago (se me fue a casi 8%) sobre todo cuando va cogiendo temperatura, y es demasiado esterosa para mi gusto, por lo que decidí probar con otra levadura.

Después de probar cervezas de amigos, y de que me animasen a probar con levadura líquida, elaboré esta última cerveza con la RVA 263 Ghost Ale y tengo que decir que ha sido todo un acierto. Para mi gusto, no hay color, desde el primer momento que hueles el fermentador al sacar la cerveza te das cuenta que los aromas son más contenidos, y cuando pruebas “el botellín del ansia”, con apenas 10 días de carbonatación, terminas de verificar que has acertado de pleno.

Sigue leyendo

Triskel, resultados de la Scotch Ale

Casi tres meses después del embotellado del que fue mi primer intento de scotch ale, tocaba probar y sacar conclusiones. De esta cerveza hice dos versiones, la normal (5.5 litros) que estuvo en el fermentador unos doce días y luego pasó a frío para ayudar a limpiar, y dos litros y medio que estuvieron en una garrafa durante un mes más con 50 gramos de frambuesas, previamente congeladas.

La densidad final fue de 1014, lo que dejaba una cerveza de unos 6.2% de grado alcohólico, más o menos dentro de lo estimado, aunque seguramente le hubiese venido bien un par de puntos más, pero la temperatura de macerado no se mantuvo lo bien que esperaba, a ver si la temporada que viene puedo volver a intentarlo y mejorar en este aspecto. Además, intentaré usar una levadura líquida aconsejada para el estilo, que esta vez sí, ya tengo en un criotubo en el congelador.

Sigue leyendo