Y llegó el calor…

Así es, primera hora de calor a finales de junio en Madrid, y con la última cerveza recién embotellada, creo que me puedo dar por satisfecho este año, he elaborado tantos lotes como he podido y ya toca descansar.

Ya no sólo porque las temperaturas para la fermentación son demasiado elevadas, sino porque el mero hecho de imaginarme en nuestra pequeña cocina encerrado con la olla hirviendo y 35 ºC a la sombra en la calle, hace que me den mareos… así que mejor cervecita fresca en mano que sudar la gota gorda…

Como decía, hace unos días embotellé la Summer Ale, después de haber estado un par de semanas en el fermentador, embotellé directamente del mismo, sin pasar la cerveza a frío. Como ya comentaba en el primer artículo, no quería complicarme mucho con esta cerveza, así que si queda un poco más turbia o las botellas tienen algo más de poso en el fondo, no me importa. La densidad final fue de 1011, lo que hace que tenga unos 4.7% de alcohol, estupenda para el verano. Mi chica, que tiene bastante mejor olfato que yo, me ha dicho que le ha gustado el olor, destacando notas florales. Yo soy más limitado en estos aspectos, y aunque pillo algo de fondo, me parece más sutil todo, pero ya veremos si con la ayuda del gas carbónico puedo detectar mejor esos aromas.

Y en cuanto al resto, pues la saison se ha ido a reposar al trastero un tiempo, aunque me he dejado una botella en casa para abrir en un par de semanas y ver por donde van los tiros. Y como todavía me quedan botellas tanto de la 30 Minutes APA como de una IPA que hice con 45 minutos de hervido de la que me estoy dando cuenta que no comenté nada por aquí, digamos que cual hormiga previsora almacenando víveres para el verano, tengo cerveza casera que beber durante las vacaciones.

Ahora toca coger fuerzas, descansar, desconectar un poco del mundo de la cerveza y disfrutar del verano haciendo otras cosas, todo ayuda para volver con más ganas e ideas nuevas con la próxima temporada, para la que tengo pensados ya algún que otro experimento rudimentario.

¡Feliz verano!

 

Anuncios

Summer Ale, lote rápido antes del verano…

Ya está aquí el calor, todavía no de forma sofocante, pero ya se notan esos grados de más en casa. Este año estoy apurando más que nunca, con la saison recién embotellada y este lote que he hecho para dar salida al poco lúpulo que tenía abierto, y así tener algo fresco para beber en las primeras semanas de verano.

Lo que sí tenía claro es que no me iba a complicar mucho con la receta, por lo que la idea inicial era elaborar algo parecido a la blonde que hice el año pasado, pocos grados, fácil de beber y sin grandes cantidades de lúpulo. Y aunque tenía la receta lista, al final la hice todavía más sencilla, ya que se me echó el tiempo encima y entre otras cosas que hacer y un poco de pereza, decidí hacer un lote con algo de malta y medio kilo de extracto seco light.

Así que me acerqué a Labirratorium, donde venden maltas a granel, compré algo más de un kilo de malta Golden Promise de Simpsons, un poco de Viena, la molí allí mismo y listo. Ya en casa, al día siguiente, añadí unos copos de avena (quería haber molido algo de Carapils, pero me pudo la pereza), e hice un macerado de unos 45 minutos directamente en la olla de hervido a unos 68-69 ºC, metiendo el grano en una bolsa de nylon, para poder retirarlo fácilmente. El objetivo de macerar alto es que cuando he hecho lotes con extracto seco como base, la levadura siempre ha atenuado un par de puntos más de la cuenta, supongo que el extracto es más fermentable o a la levadura le cuesta menos procesarlo, y macerando alto he intentado compensar un poco eso.
Sigue leyendo

Saison con vino Verdejo

Hace ya varias semanas desde el día que elaboré la saison con la levadura seca de Fermentis, BE-134, y es hora de contar un poco cómo ha ido el proceso, además del pequeño experimento que he hecho con una parte del lote.

Como conté en su día, aproveché que subieron algo las temperaturas para decidirme a usar una levadura del estilo, y aunque estuvo sobre los 24 ºC la mayor parte del tiempo de fermentación, los últimos días subió incluso un poco más el calor, marcando el termómetro casi 26 ºC, algo que supongo habrá venido bien a la levadura para terminar de atenuar. En el fermentador estuvo 18 días, y en esta ocasión no pasé a frío la cerveza, simplemente esperé algún día más y la pasé al cubo con el azúcar diluido y embotellé. Tal vez no es lo ideal, pero se me juntaron varios factores que hicieron que no me apeteciera andar con más historias, así que directo a la botella, seguro que habrá más posos de levadura, será cuestión de dejar las botellas en la nevera unos días antes de abrirlas y servir con cuidado.

Sigue leyendo

Resultado de hervir 30 minutos

A principios  de abril publiqué un artículo en el que comentaba que iba a elaborar una cerveza reduciendo el tiempo de hervido a la mitad, y que tuvo cierta transcendencia en las redes sociales entre los colegas cibernético-cerveceros, si es que existe esta palabra…

Cuando uno empieza en esta afición, lo normal es seguir al pie de la letra las reglas básicas y los consejos de los que ya llevan un tiempo haciendo cerveza en su casa, y así lo sigo pensando incluso después de hacer varios experimentos, como comentaba el día que recomendaba quemar la mayoría de instrucciones de los kits de iniciación. Pienso que es fundamental obtener una cerveza bien hecha siguiendo el proceso habitual, y a partir de ahí, empezar a investigar o probar otras cosas, lo que en el sabio refranero español se conoce como “no empezar la casa por el tejado”.

Sigue leyendo