Concurso: Clona la Tiny Rebel Cwtch

Desde La Vinoteca (Pamplona) se organiza un concurso de elaboración casera de cerveza algo peculiar, se trata de realizar un clon de una cerveza comercial, en este caso de la Tiny Rebel Cwtch, una red ale lupulada que les ha dado varias alegrías a sus cerveceros. Serán ellos mismos los encargados de elegir la cerveza ganadora de entre todas las que lleguen a la fase final.

Los cerveceros parece que no están por la labor de soltar mucha información sobre su cerveza, pero al menos sabemos datos como densidad inicial (1045), IBU (50) y alcohol (4.6%). Hay que bucear un poco por internet para encontrar algún detalle y finalmente dar con algo más de información que pueda guiarte hacia conseguir algo bastante más cercano a su cerveza, como comento a continuación.

Hablando de maltas, parece que la malta base está compuesta en su mayoría por Pale y algo de Munich, y comentan que añaden un poco de trigo y una combinación de maltas cara y crystal para el color y sabor. Estas maltas dicen combinar bien con las claras notas cítricas que tiene la cerveza, y aunque me costó encontrar las variedades de lúpulo, al final di con ellas. Parece que usan Cascade en amargor y luego adiciones finales de Columbus y Citra. Para rematar, añaden Citra en dry-hopping.

Sigue leyendo

Anuncios

Tropical IPA, resultados

Hace ya unos días por fin abrí la primera de las botellas de la IPA que hice semanas atrás. Tras la fermentación y el dry-hopping, la cerveza estuvo en la nevera unos pocos días para decantar restos de lúpulo y levadura. En este caso, a la levadura le costó más decantar que en otras ocasiones.

Y es que resulta que a esta levadura (A04 Barbarian de Imperial Organic Yeast) le cuesta mucho flocular, por lo que incluso después de haber estado unos días a frío, en la botella sigue estando más turbia que otras veces y se nota que no ha compactado al fondo tan bien como por ejemplo con la US05 o S04 de Fermentis. He metido otra botella en la nevera para dejarla una semana en frío a ver si así veo diferencias.

La cerveza tiene un color amarillo oscuro, ligeramente anaranjado (en la foto sale algo más oscura), con una buena capa de espuma blanca y compacta que aguanta bien los tragos. Hay claros aromas frutales (melocotón) y tropicales, con poca presencia de malta en nariz. En boca se repiten esos perfiles afrutados (más leves), con cuerpo medio y un final amargo. También me parece notar algo de levadura, como digo le cuesta mucho irse al fondo y espero que dejando las botellas en frío logre limpiarse un poco más la cerveza.

Sigue leyendo

La siguiente, Blonde Ale

Mientras empiezo a meter a la nevera alguna botella de la IPA y la scottish está recién embotellada, ya es hora de ponerse a pensar en la siguiente. De forma parecida a lo que pasa con las brown, hay tipos de cerveza que tienen poca salida comercial dentro de este ritmo infernal de novedades y extremos, como pueden ser las blonde ale (sobre todo las versiones “no belgas”). Es más, me apostaría algo a que muchos no han probado una en su vida, y la verdad es que yo al menos he visto pocas en tiendas y bares.

Este tipo de cervezas suele ser la típica cerveza sin complicaciones en un brewpub, la cerveza que le puede gustar a la mayoría de público no especializado, cervezas de trago largo, ligeras pero no por ello insulsas. Digamos que podría ser la alternativa a fabricar una lager pero sin los tiempos y complicaciones que puede tener elaborar cervezas de baja fermentación.

Foto libre de derechos, pixabay.com

Sigue leyendo

Fermentando mosto de Cervecera Península

Hace ya unos meses contaba cómo había ido la visita a la nueva cervecera Península, situada al norte de Madrid. Al final del texto comentaba unas posibles actividades en colaboración con los cerveceros caseros de la zona y hoy por fin os cuento de qué se trató la actividad y cómo discurrió.

A Román se le ocurrió la feliz idea de ofrecernos un lote de mosto elaborado por él en su fábrica, de forma gratuita, para repartirlo entre todos los que quisiéramos participar en en esta actividad, que no era otra que fermentar como nos diera la real gana ese mosto, y juntarnos unas semanas después para hacer una cata conjunta de los resultados.

Sigue leyendo