Elaboración con lúpulo fresco

Llega el mes de septiembre y con él, la cosecha del lúpulo, esa planta que tanto nos gusta a los que disfrutamos de la cerveza. Y es que como todos sabemos, el lúpulo es una de las cuatro piedras angulares en la elaboración de cerveza, junto con el agua, la malta y la levadura. ¿Es posible hacer cerveza sin lúpulo? Pues sí, pero entonces este artículo no tendría tanta gracia, así que vamos a dejar eso para otro día…

Una de las preguntas recurrentes en los grupos de cerveceros caseros es si se puede usar el lúpulo tal cual se cosecha, fresco, y cómo hacerlo. Para el que no lo sepa, el que se compra para hacer cerveza, tanto a nivel comercial como a nivel casero, está procesado, y dejando los detalles a un lado, básicamente ese proceso consiste en secar los conos y después utilizarlos o bien enteros, o bien prensados en forma de pellets (entre otros formatos).

Four Lions

Pero también hay una bonita costumbre que algunas cerveceras repiten año a año, que es la de elaborar una “Harvest Beer” (también denominadas “Green Hop Beer”), es decir, usando los conos frescos recién cogidos de la planta. Y cuando digo recién cogidos, me refiero exactamente a eso, se cogen de la planta y se hace la cerveza ese mismo día, por eso hay que organizarse bien.
Sigue leyendo

IPA con “UBBE” Kveik

Tras el descanso estival y con la marcha del calor infernal de sus últimas semanas, ya picaba el gusanillo de ponerse de nuevo con la preparación de recetas, elaboración, y todo lo que conlleva esta divertida afición (menos limpiar el equipo, eso ya no es tan divertido).

Este verano me quedó pendiente hacer un lote con levadura kveik, pero es que me daba muuuuucha pereza ponerme a elaborar en nuestra pequeña cocina con el calor que hacía, solo pensar en tener la olla con el mosto hirviendo durante media hora, me daban los siete males. Así que cuando ya el calor no apretaba tanto, planifiqué un lote “rápido”, aprovechando los ingredientes que me quedaban de esta pasada temporada.

El objetivo era gastar todo el lúpulo americano posible, dentro de unos límites razonables para el tamaño de mis lotes, y al final lo conseguí, básicamente porque no tenía bien actualizado el inventario y no tenía tanto Mosaic como pensaba. Total, que ya la primera del año empezaba torcida, recalculando sobre la marcha (ya estaba calentando el agua…) la cantidad de lúpulos, y tirando de alguno que otro que tenía abierto también. Al final, Sladek, Mosaic y Citra en cantidades adaptadas “de aquella manera” a la receta original.

 

30 minutes APA

Sigue leyendo

Comienza el curso 2021-2022

Ya ha pasado el verano de 2021, otro verano con distancia social, con mascarilla, pero al menos también, con vacuna. Esperemos que poco a poco podamos todos ir volviendo sin miedo a bares, restaurantes, ver amigos con seguridad, y que vayamos recuperando lo que hemos perdido en este ya casi año y medio para olvidar.

Pero bueno, que aquí se habla de cerveza, y hay que volver a retomar buenas costumbres. Personalmente, en verano paré por completo la actividad, demasiado calor y cansancio mental, no me apetecía ponerme a elaborar cerveza en casa, pero parece que ya el calor está empezando a remitir, así que vuelven las ganas de volver al lío.

Peach Saison

Me quedó pendiente hacer un lote con levadura Kveik, pero va a ser el primero que haga para abrir la temporada. Así gastaré la malta base que me queda, y también buena parte de lúpulo Citra y Mosaic, que no quiero que se eche a perder. Lo bueno de hacer esta la primera es que como fermenta tan rápido, tendré en pocos días el lote listo, y así el ansia por tener listo el segundo lote, será menor…

Sigue leyendo

Saison Sour Blend, combinación explosiva

Desde hace ya unas semanas que tengo parado el equipo rudimentario de cerveza casera, los calores no animan a ponerse a elaborar en casa, suerte aquellos que tenéis garajes, jardines y neveras donde fermentar, pero no pasa nada, también viene bien un poco de descanso y así disfrutar de lo elaborado hasta la fecha, si es que os queda algo, claro…

Hoy toca hablar de la que fue la última elaboración, y del experimento posterior. La última cerveza que hice fue una saison, fermentada con levadura OYL-500, una bestia que no hace prisioneros en el mosto, se come lo que le eches. En este caso la densidad final fue de 1001-1000, lo que hace que la cerveza tenga unos 6.2% de grado alcohólico, algo habitual en estos estilos.

La “cerveza base” me gusta mucho, esta levadura tiene un caracter especial, diferente a otras levaduras que he utilizado. Le da un punto ácido, menos fenólica, en aroma me recuerda un poco a algunos vinos blancos (no sabría decir por qué, pero es lo que me recuerda), y en boca es bien seca, como manda el estilo, aunque no por eso falta de cuerpo. Es otra de las características de esta cepa, aun con lo atenuante que es, la cerveza mantiene bien el cuerpo.

Pero no embotellé todo el lote igual, para esta ocasión me había guardado (en la nevera) 1.5 litros de la sour que hice con la levadura Philly Sour semanas antes, con la idea de mezclarlas. Y eso fue lo que hice, en una garrafa añadí la sour y la saison completamente fermentada (70% de saison, 30% de sour, más o menos), y como la sour había quedado en 1008 de densidad, me esperé unos días extra para que la levadura presente en la saison se reactivase, como así ocurrió. Cierto es que me olvidé de volver a medir la densidad pasados estos días, debería haberlo hecho aunque fuese por simple curiosidad.

Sigue leyendo