El agua «perfecta» para la cerveza

Hoy voy a poner por escrito un pensamiento que tengo desde hace tiempo para ver qué opina la gente. De sobra es conocida la importancia del agua para hacer cerveza, puedes tener buenas maltas, lúpulos frescos y levadura en buenas condiciones, que si el agua es mala, mala será la cerveza. Pero hay un factor que hasta que uno no se mete un poco más en el mundo cervecero posiblemente no se conoce, y es que el agua se puede modificar al gusto según la elaboración a realizar.

Cerveza Er Boquerón, con agua de mar

Cerveza Er Boquerón, con agua de mar (www.erboqueron.com)

Es uno de los temas más complejos para el cervecero casero, calcular las dosis correctas de sales y/o ácidos a añadir al agua, saber la composición exacta de esta antes de añadir nada, y no liarla, es un tema complicado. Al final uno, al menos en mi caso, intenta elaborar con un perfil de agua «lo más parecido posible» a lo recomendado para cada estilo, agua rica en bicarbonatos para cervezas con buena presencia de maltas tostadas, algo más de calcio para cervezas lupuladas y claras, pero uno no encuentra siempre el agua perfecta en el supermercado y bueno, digamos que yo al menos intento comprar lo más parecido posible a lo que necesito.

Sigue leyendo