Crónica de la IV Feria de Cerveza Artesana de Noblejas 2015

Hace unos días se celebraba en el toledano pueblo de Noblejas la feria de la cerveza artesana más esperada de la zona centro, y como no podía ser de otra manera, allí que nos fuimos a pasar el día.

Una de las cosas que más me gustan de esta feria es que te llevan y te traen, sea el que sea el estado en el que vuelvas…, de puerta a puerta en autobús, así uno se olvida de coche, de horarios de transporte público, y de absolutamente todo lo que no tenga que ver con disfrutar.

En esta ocasión, y siguiendo la tónica que estoy viviendo desde este verano, me olvidé un poco de todo y simplemente fui a pasármelo bien, no llevé ni la cámara (las fotos son con el móvil). Además esta vez también se vino mi chica y dos amigas más que de unos meses para acá se apuntan a todos los saraos cerveceros posibles, así que la buena compañía estaba asegurada. Por supuesto, allí nos juntamos con buenos amigos y compañeros de faena y dimos cuenta de unas cuantas cervezas.

La primera novedad, el vaso (3 euros). Según llegué a la puerta me asusté porque empecé a ver vasos de pinta por todas partes y pensé, esto puede acabar muy mal jajajaja. Pero el vaso tenía tres medidas, 15cl, 25 cl y 47cl aproximadamente, todo un acierto poder pedir de cualquier cerveza la cantidad deseada. En mi caso, que siempre dejo las cervezas más potentes para el final, me vino muy bien poder probar alguna en la cantidad más pequeña sin volver muy perjudicado.

Noblejas 2015
Sigue leyendo

Amigos y cervezas…

El desconocimiento en algo, ya sea cerveza o cualquier otra cosa, es uno de los muros que el ser humano se pone inconscientemente ante cualquier cambio. Si algo le funciona, mejor no moverse de ahí no sea que el resultado cambie a peor. Somos así, animales de costumbres a los que, en ocasiones, nos cuesta cambiar. Pero también somos curiosos, y cuando vemos a alguien disfrutando de cosas diferentes, nos pica el gusanillo y queremos saber si ese algo es tan bueno como parece.

El pasado fin de semana nos juntamos tres amigos en Madrid, de los cuales uno ya había sido picado por la mosca hop-hop habiendo probado alguna cerveza artesana, y otro solo tenía como experiencia, unos días atrás, el haber probado las cervezas de La Virgen. Debido a esto, y tras haber catado en casa el viernes unas cervezas «diferentes», entre ellas la mía propia (y que tuvo muy buena acogida, por cierto :-p), la jornada del sábado empezó por una visita a la fábrica de La Virgen. Aquí servidor llevó el coche y se tomó una cañita mientras el resto disfrutaba con un par de «dobles» de las diferentes especialidades (si bebes, no conduzcas), pero el día sería largo para desquitarse…

La Virgen

Tras las Madrid Lager, Madrid 360, Jamonera y Veraniega (menos mal que no había más…), tocaba el turno de conocer otro estilo más potente, como es la Llipa y Kince Lupulus de los chicos de La Quince, que las tenían pinchadas en La Buena Pinta, en el Mercado de San Fernando (Lavapiés). Allí coincidimos con otros cuantos, Andrés (Dorado y en Botella), Jorge (Cerveriana) y Benjamín (Humulus Lupulus).

Sigue leyendo