American Pale Ale de hervido corto

El año pasado hice una primera prueba de hervido corto, elaboré una American Pale Ale hirviendo el mosto solamente media hora, en lugar de los tradicionales sesenta minutos, y los resultados fueron buenos, así que este año tocaba repetir el proceso.

Antes de nada, me puse a confeccionar la receta en Homebrewer.es como hago siempre, primero de forma privada y ya cuando pruebo las cervezas las voy haciendo públicas. Este año me había propuesto reducir el número de maltas a utilizar, y aunque la receta inicial no era la que podéis ver en este artículo, después de hablar con amigos con más experiencia y de seguir probando a hacer las cosas de forma más sencilla, decidí usar simplemente maltas Extra Pale, Munich y Carapils (y un puñado de malta ácida para controlar el pH). No añadí ninguna malta caramel/crystal más, y creo que es la primera vez que lo hago en una APA/IPA.

Esta vez el macerado me dio un poco de guerra y no llegué a la temperatura objetivo (se conoce que tenía que haber calentado un poco más el agua), quedándome en unos 65 ºC justitos, añadí un poco de agua casi hirviendo al rato para intentar al menos mantener la temperatura y que no bajase mucho.

Sigue leyendo

Vermont APA

Después de las primeras elaboraciones de la temporada de cervezas que necesitan cierta guarda hasta poder consumirse en su punto óptimo, llegaba el turno de una cerveza lupulada para beber fresca. Además, se me está acumulando lúpulo en el congelador y hay que darle salida antes de que sea demasiado tarde.

En esta ocasión traté de no complicarme mucho la vida con las maltas, este año me he propuesto reducir complejidad en las recetas y no volverme loco (como de costumbre). Así que para esta receta he usado maltas Simpsons Extra Pale Ale, Simpsons Premium English Caramalt, un poco de Carapils, y un puñado de malta ácida para controlar el pH (que estuvo en casi 5.3).

El proceso como de costumbre, macerado por infusión simple, en este caso de unos 65 ºC, durante una hora, y lavado del lote entero (extracción del primer mosto, añadir la totalidad del agua del lavado, dejar diez minutos reposar y extraer ese segundo mosto tras recircular). Se nota que estos días hace frío y me costó un poco más de lo habitual mantener la temperatura del macerado, así que imagino que si la levadura trabaja bien, atenuará algo más de lo esperado.


Sigue leyendo

Resultado de hervir 30 minutos

A principios  de abril publiqué un artículo en el que comentaba que iba a elaborar una cerveza reduciendo el tiempo de hervido a la mitad, y que tuvo cierta transcendencia en las redes sociales entre los colegas cibernético-cerveceros, si es que existe esta palabra…

Cuando uno empieza en esta afición, lo normal es seguir al pie de la letra las reglas básicas y los consejos de los que ya llevan un tiempo haciendo cerveza en su casa, y así lo sigo pensando incluso después de hacer varios experimentos, como comentaba el día que recomendaba quemar la mayoría de instrucciones de los kits de iniciación. Pienso que es fundamental obtener una cerveza bien hecha siguiendo el proceso habitual, y a partir de ahí, empezar a investigar o probar otras cosas, lo que en el sabio refranero español se conoce como “no empezar la casa por el tejado”.

Sigue leyendo

Nueva receta: 30 min APA

Después de unas semanas sin poner la cocina patas arriba toca ya de nuevo moler un poco de malta y liarse a elaborar el siguiente lote. Tras unos días de calor, parece que las temperaturas están volviendo a lo que se espera por estas fechas, así que hay que aprovechar para tener algo que beber cuando los termómetros vuelvan a subir.

La primera opción que se me había pasado por la cabeza era la de intentar elaborar una “table beer”, algo que por aquí apenas se ve, pero que en UK abunda, cervezas de baja graduación (rondando los 3%), aromáticas y lupuladas, muy fáciles de beber (todavía recuerdo la pinta de la table beer de The Kernel cargada de Citra y con sólo 3% que me tomé en Londres el año pasado, espectacular). Pero al final he decidido no arriesgar tanto y el objetivo es obtener una cerveza de unos 4-4.5%, que también está muy contenida en cuanto al grado alcohólico y no es tan arriesgada de elaborar sin un control de macerado algo más preciso.

Sigue leyendo