Elaboración con extracto: Embotellado (III)

Siguiendo con la elaboración sencilla con extracto, cuyo proceso detallado contaba hace unos días, era el turno de embotellar y realizar el cebado para que se produzca la carbonatación en la botella.

La cerveza estuvo en el fermentador, si no recuerdo mal, catorce días. El décimo día añadí 16 gramos de lúpulo Citra en pellets al fermentador a modo de dry-hopping (esto no estaba planificado hacerlo, pero al final me dio por ahí), con ello se busca dar más aroma a lúpulo a la cerveza principalmente. Estuvo en contacto con la cerveza cuatro días y después pasé todo el líquido a una garrafa de agua mineral para meterla en la nevera otros cuatro días. Con esto conseguimos clarificar un poco más y dejar restos de lúpulo y levadura atrás, y como hice dry-hopping vino muy bien, ya que se quedaron bastantes posos en la garrafa antes de embotellar.

Para conseguir el gas necesitamos darle de comer algo a la levadura que queda en suspensión en nuestra cerveza, y para ello utilizamos azúcar blanca (la de toda la vida). Una cantidad normal que suele utilizarse es 6 gramos de azúcar por cada litro de cerveza, algunos les gusta echar menos, otros más, pero recomiendo no pasarse de esa cantidad, especialmente las primeras veces que hagamos cerveza.

1 – Cebado con azúcar blanca (almíbar):

Pesaremos la cantidad adecuada de azúcar y la dejamos en el recipiente. En un cazo herviremos un poco de agua (la suficiente para cubrir el azúcar a añadir) por unos minutos para esterilizarla. Acto seguido disolvemos el azúcar en ese agua y la dejamos enfriar un poco. Lo siguiente es mezclar el almíbar y la cerveza en un recipiente esterilizado (nunca en el fermentador que tiene los restos de levadura).

Yo para este proceso utilizo un bidón con grifo, mezclo las dos cosas, le conecto un trozo de tubo de silicona y comienzo a embotellar. El tubo lo introduzco en cada botella hasta el fondo, para ir llenando poco a poco y con cuidado de no formar espuma. Se llena hasta que la cerveza llegue al borde de la botella, cerramos el grifo y sacamos el tubo. Con este método el nivel suele quedar perfecto, dejando un par de centímetros libres en el cuello de la botella.

Sigue leyendo

Embotellada la Amber Ale

Pues ya tengo embotellados todos los lotes, así que creo que ahora voy a tomarme un pequeño descanso en cuanto a elaboraciones se refiere. Tengo en la nevera un sobre de levadura saison esperando, pero como aguanta más temperatura y ahora mismo tengo casi todas las botellas llenas, esperaré un poco.

La amber, después de haber estado unos tres días en la nevera, la embotellé el jueves por la tarde. Al final fueron diez botellas de tercio y dos botellines, a los que añadí el azúcar (6 gr/litro) en almíbar como de costumbre. Tendré las botellas a temperatura ambiente (unos 21 ºC) dos semanas y luego las llevaré al trastero otro tanto, donde la temperatura está unos cuatro o cinco grados por debajo, no es que sea mucho, pero no tengo lugar más fresco donde dejarlas. Ya os contaré los resultados dentro de un mes.

Datos del lote:
Amber Ale con dry-hopping de Centennial
DO = 1046 / DF = 1008 (5.1%)
Embotellado el 22/05/2014

APA embotellada

Unos doce días después de la elaboración de la APA (todavía sin nombre, veremos como sale), me decidí a embotellar. Esta vez no hice secundario, y preferí esperar un poco más a embotellar ya que el airlock, aunque había perdido actividad, seguía dando muestras de que la levadura continuaba funcionando. Los últimos dos o tres días no se movía, seguramente hubiese podido embotellar antes, pero por falta de tiempo no pude hacerlo.

apa_df

Así que preparé el almíbar con unos 5.8 gramos de azúcar por litro para carbonatar, dejando hervir el agua un rato antes de añadir azúcar y haciendo lo mismo después. Hecho esto, lo dejé enfriar mientras esterilizaba botellas y el bidón donde mezclo el almíbar y la cerveza.

Después de tomar la muestra para medir la densidad final, procedí a llenar botellas, al final han sido diez botellas de tercio, aunque inicialmente había cuatro litros en el fermentador, entre lo que se queda en el fondo y que la última botella se quedó a la mitad, es lo que quedó, tengo que mejorar esto.

La densidad final ha sido de 1006, como me imaginaba cuando vi los problemas de temperatura del macerado, creo que saldrá algo más seca de lo esperado, pero es pronto para saber si será bebible o no. Por lo pronto, el trago que le dí a lo que quedó sin embotellar, previo enfriado, no me disgustó en absoluto, espero que sea una buena señal. Esta APA tendrá, aproximadamente, 5.6% de alcohol.

Fin de secundario, ¡a la botella!

Después de una fermentación primaria de unos 10 días, y viendo que en mi anterior lote el secundario salió bien (o al menos no salió mal…), me decidí a hacerlo también en esta ocasión. Esta vez tenía más cantidad (unos 4.3-4.5 litros) así que lo puse todo en un mismo recipiente, la garrafa de 5 litros de agua que utilicé el primer día.

Adrian Mateos

Lo bueno es que tumbada me entra en la nevera, así que puedo realizar secundario en frío sin problemas. Por la mañana cuando saqué la garrafa había mucha levadura precipitada al fondo (a un lateral al estar tumbada), así que la dejé todo el día de pie para proceder a embotellar por la noche y dejar que la levadura se fuese al fondo, como así fue.

Sigue leyendo