Tropical IPA, resultados

Hace ya unos días por fin abrí la primera de las botellas de la IPA que hice semanas atrás. Tras la fermentación y el dry-hopping, la cerveza estuvo en la nevera unos pocos días para decantar restos de lúpulo y levadura. En este caso, a la levadura le costó más decantar que en otras ocasiones.

Y es que resulta que a esta levadura (A04 Barbarian de Imperial Organic Yeast) le cuesta mucho flocular, por lo que incluso después de haber estado unos días a frío, en la botella sigue estando más turbia que otras veces y se nota que no ha compactado al fondo tan bien como por ejemplo con la US05 o S04 de Fermentis. He metido otra botella en la nevera para dejarla una semana en frío a ver si así veo diferencias.

La cerveza tiene un color amarillo oscuro, ligeramente anaranjado (en la foto sale algo más oscura), con una buena capa de espuma blanca y compacta que aguanta bien los tragos. Hay claros aromas frutales (melocotón) y tropicales, con poca presencia de malta en nariz. En boca se repiten esos perfiles afrutados (más leves), con cuerpo medio y un final amargo. También me parece notar algo de levadura, como digo le cuesta mucho irse al fondo y espero que dejando las botellas en frío logre limpiarse un poco más la cerveza.

Sigue leyendo

Anuncios

Hop Soup, resultados de la ¿NEIPA?

Si hace unos días contaba las impresiones sobre la California Common, hoy toca hacerlo sobre mi primer intento de NEIPA. Era otro de los estilos del Match Beer, y el último que elaboré antes de la cata. Fui muy justo de tiempos con esta cerveza ya que llegó al día de la cata con 16 días de embotellado (lo justo para carbonatar), y normalmente yo nunca pruebo las cervezas hasta que llevan un mes embotelladas, pero era lo que había, no pude hacerla antes.

Debido a esto no pude hacer una cata previa en mi casa para comparar con mis compañeros, como hice con la “California Dreaming”, es más, ni siquiera pude probarla hasta que empezamos con la ronda de este estilo, algo que por otra parte añadía un punto más de emoción a la cosa, ya no es que la cata fuese a ciegas, sino que además yo no tenía ni idea de cuál era mi cerveza.

Sigue leyendo

Beer for Dummies: Aguas y estilos de cerveza

Volvemos con otra entrega de la sección “Beer for Dummies”, esta vez me voy a tirar a la piscina y espero que haya agua de sobra. Como sabéis, en esta sección no entro en muchos tecnicismos sino que intento explicar conceptos “básicos” de forma resumida, en parte porque no soy yo ningún experto precisamente (así que coged con pinzas lo que os cuento), pero espero que les sirva a alguien para ir orientándose a la hora de elegir el agua más adecuada para la cerveza que elabora en casa y se ponga a buscar información más completa. Por supuesto, cualquier corrección que queráis hacer, será bienvenida.

Mis lotes son de unos pocos litros, aproximadamente unos 7.5 litros embotellados, por lo que uso siempre agua embotellada para mis cervezas. ¿La misma para todas? ¡No!

La composición del agua juega un papel fundamental en la cerveza, y obviamente, no todas las aguas son iguales. Es cierto que al principio todos nos centramos en no liarla mucho con el proceso de elaboración, centrarnos en las maltas y lúpulos, un buen día te atreves con el dry-hopping, y poco a poco te vas informando sobre la importancia del agua en la cerveza pero no acabas de atreverte a tocar gran cosa.

Sigue leyendo

Homebrew nómada (II)

Si es que esto de que el verano se esté alargando tanto está trastocando mis planes cerveceros, pero nada como tener amigos con más experiencia y mejor equipo para quitar el mono y pasar una mañana de sábado haciendo uno de mis estilos favoritos y que tampoco puedo hacer en casa, hablo del estilo Baltic Porter, ya que fermentan con levaduras lager y a bajas temperaturas (en torno a 9 ºC).

El grupo de cerveceros de Madrid nos hemos liado la manta a la cabeza para organizar un concurso entre nosotros de este estilo, algo “sencillo y accesible” para todos… jajaja, peeeero, como decía antes, por suerte tengo amigos que sí que pueden elaborar a estas temperaturas y además me hacen hueco en su cocina. En este caso me fui hasta Parla a casa de Roberto, otro que lleva unos cuantos años haciendo birra en casa, con un equipo de dos barriles descapotados y resistencia eléctrica controlada. Maceramos en uno con recirculado contínuo, filtramos y pasamos a la olla de hervido, todo con ayuda de una bomba, al igual que en el caso de Tomás. Muy cómodo todo, la envidia me corroe…

Sigue leyendo