Black Cougar, American Stout

Entre el parón navideño y otras muchas historias, he tenido estos días el blog algo parado, pero es hora de empezar el 2019 y toca hablar de los resultados de las primeras elaboraciones del año. Una de ellas fue la American Stout que elaboré de cara al Match Beer de la ACCE (receta aquí), y del que salió también un interesante experimento en forma de Dark Mild del que ya no quedan botellas.

Black Cougar, como he llamado a mi American Stout, fue fermentada con levadura Safale US-05, y lo cierto es que acabó con la densidad final algo más alta de lo esperado, 1016 (DO=1061), posiblemente por algún «descontrol» de temperatura en el macerado. Le di unos días extra de margen pero los valores no cambiaron.

Sigue leyendo

Anuncio publicitario

Empezando nueva temporada 2018-2019

Después del descanso veraniego, ya va siendo hora de ir pensando en la nueva temporada cervecera, hay que ir planificando recetas, compras, y recopilando botellas vacías para los futuros lotes caseros.

Decir que durante este parón he podido ir bebiendo las cervezas de últimas elaboraciones, es lo bueno de haber hecho unos lotes justo antes del verano, cerveza no ha faltado en casa. Aunque la scottish no era el estilo más apetecible para el intenso calor madrileño, alguna ha caído, de todas formas creo que será más disfrutable en cuanto baje unos grados la temperatura. La Blonde Ale sí que creo que se ha agotado ya, una cerveza suave y de poca graduación, era lo que más nos solía apetecer en casa. Y por supuesto la que sigo disfrutando es la saison, de la que sí que me queda alguna botella todavía.

Hablando de saison, seguramente sea la primera cerveza que haga de la temporada, buscando aprovechar la temperatura algo más elevada que suele haber antes de que de verdad entre el otoño. No tengo claro si repetiré levadura (RVA 263) o probaré con otra para comparar. También tengo intención de intentar recuperar de una botella de 75cl una levadura belga para este estilo, ya lo contaré si finalmente consigo reproducirla.
Sigue leyendo

Tropical IPA, resultados

Hace ya unos días por fin abrí la primera de las botellas de la IPA que hice semanas atrás. Tras la fermentación y el dry-hopping, la cerveza estuvo en la nevera unos pocos días para decantar restos de lúpulo y levadura. En este caso, a la levadura le costó más decantar que en otras ocasiones.

Y es que resulta que a esta levadura (A04 Barbarian de Imperial Organic Yeast) le cuesta mucho flocular, por lo que incluso después de haber estado unos días a frío, en la botella sigue estando más turbia que otras veces y se nota que no ha compactado al fondo tan bien como por ejemplo con la US05 o S04 de Fermentis. He metido otra botella en la nevera para dejarla una semana en frío a ver si así veo diferencias.

La cerveza tiene un color amarillo oscuro, ligeramente anaranjado (en la foto sale algo más oscura), con una buena capa de espuma blanca y compacta que aguanta bien los tragos. Hay claros aromas frutales (melocotón) y tropicales, con poca presencia de malta en nariz. En boca se repiten esos perfiles afrutados (más leves), con cuerpo medio y un final amargo. También me parece notar algo de levadura, como digo le cuesta mucho irse al fondo y espero que dejando las botellas en frío logre limpiarse un poco más la cerveza.

Sigue leyendo

Hop Soup, resultados de la ¿NEIPA?

Si hace unos días contaba las impresiones sobre la California Common, hoy toca hacerlo sobre mi primer intento de NEIPA. Era otro de los estilos del Match Beer, y el último que elaboré antes de la cata. Fui muy justo de tiempos con esta cerveza ya que llegó al día de la cata con 16 días de embotellado (lo justo para carbonatar), y normalmente yo nunca pruebo las cervezas hasta que llevan un mes embotelladas, pero era lo que había, no pude hacerla antes.

Debido a esto no pude hacer una cata previa en mi casa para comparar con mis compañeros, como hice con la «California Dreaming», es más, ni siquiera pude probarla hasta que empezamos con la ronda de este estilo, algo que por otra parte añadía un punto más de emoción a la cosa, ya no es que la cata fuese a ciegas, sino que además yo no tenía ni idea de cuál era mi cerveza.

Sigue leyendo