Cerveza #Yomequedoencasa (APA)

 

Parece que por el momento, la gente se ha lanzado en masa a hacer pan en casa (ojo al juego de palabras…), ha desaparecido la harina de los lineales del supermercado, no se encuentra levadura para repostería ni para pan en ninguna parte, menos mal que no les ha dado a todos por empezar a hacer cerveza en casa (es mejor que sigáis con lo del pan, de verdad, es más necesario estos días, y mola más…).

Bueno a lo nuestro, que cada cual haga lo que le dé la gana en casa, faltaría más. El caso es que por suerte había hecho un par de lotes justo antes de que empezase esta especie de broma de mal gusto que nos ha tocado vivir (si nos lo dicen hace unos meses no se lo cree nadie…), así que entre eso y los altibajos anímicos, no me apetecía hacer más. Pero bueno supongo que en uno de esos momentos buenos me volvieron las ganas y me puse a ver lo que me quedaba por casa.

Sigue leyendo

Vermont APA

Después de las primeras elaboraciones de la temporada de cervezas que necesitan cierta guarda hasta poder consumirse en su punto óptimo, llegaba el turno de una cerveza lupulada para beber fresca. Además, se me está acumulando lúpulo en el congelador y hay que darle salida antes de que sea demasiado tarde.

En esta ocasión traté de no complicarme mucho la vida con las maltas, este año me he propuesto reducir complejidad en las recetas y no volverme loco (como de costumbre). Así que para esta receta he usado maltas Simpsons Extra Pale Ale, Simpsons Premium English Caramalt, un poco de Carapils, y un puñado de malta ácida para controlar el pH (que estuvo en casi 5.3).

El proceso como de costumbre, macerado por infusión simple, en este caso de unos 65 ºC, durante una hora, y lavado del lote entero (extracción del primer mosto, añadir la totalidad del agua del lavado, dejar diez minutos reposar y extraer ese segundo mosto tras recircular). Se nota que estos días hace frío y me costó un poco más de lo habitual mantener la temperatura del macerado, así que imagino que si la levadura trabaja bien, atenuará algo más de lo esperado.


Sigue leyendo

Saison Series, turno de Omega Yeast

He vuelto a hacer cerveza, y he vuelto a hacer otra saison, y dependiendo de como estén las temperaturas dentro de un mes, veremos si sigo con este estilo o elaboro una American IPA con los lúpulos que tengo en el congelador, que no quiero que se me pasen de fecha, estas materias primas hay que usarlas lo más frescas posible.

Esta vez sí, me dio tiempo a prepar un starter de levadura líquida,  y la elegida fue la Saisonstein’s Monster de Omega Yeast (OYL-500), que uno de los miembros de la Ciruelo Breband me había pasado hacía ya tiempo. Como veis en la foto del criotubo, él la había cultivado hace casi dos años (la verdad que yo pensaba que era del año pasado, me despisté por completo), pero no tuve ningún problema en reproducirla, enseguida se activó dentro del matraz, y fue fácil preparar una buena cantidad de levadura en pocos días.

Según sus especificaciones, esta levadura es un híbrido de otras dos, una French Saison y una Belgian Saison, y ha sido clasificada dentro de la variedad diastaticus (Saccharomyces cerevisiae), lo cual significa que es capaz de descomponer azúcares más complejos en otros más simples, y por tanto, fáciles de procesar para la levadura, de ahí que se espere una alta atenuación (del 80-90%).

Sigue leyendo

Cervezas sour “rápidas”, acidez sin riesgos

Indiscutiblemente, el estilo más elaborado y demandado en el mercado no tradicional de cerveza, es la American IPA, en cualquiera de sus versiones más o menos turbias, más o menos amargas o más o menos alcohólicas. Pero también es cierto que de un tiempo a esta parte cada vez se ven más cervezas todavía desconocidas para la gran mayoría, esas con perfiles más ácidos,  con añadidos de fruta en muchos casos, y que poco a poco van calando en la gente.

Me refiero a las cervezas enmarcadas dentro de la categoría “sour” (ácido/agrio en inglés), que nada tienen que ver con sus primas lupuladas comentadas anteriormente. Si bien es cierto que no soy yo precisamente un gran amante de estos sabores, a base de probar alguna que otra, digamos que empiezo a tolerar mejor la acidez en la cerveza, siempre que esta no sea desmedida. Así que si unimos esto a que mi chica cada vez se está aficionando más a estas cervezas, especialmente las que llevan adiciones de frutas, junto con que este año me he propuesto experimentar más con mis elaboraciones, pues me he puesto a investigar un poco cómo jugar con el pH sin liarla demasiado.


Sigue leyendo