Embotellando la Red Ale

Tras unos 12 días fermentando (algo más si contamos el día de elaboración), y viendo que el airlock no mostraba señal ninguna de actividad, pasé al embotellado. Comentar que dos días antes quité la camiseta y el balde con agua, ya que la temperatura en la zona donde tenía puesto el fermentador se mantería en unos 20 ºC – 21 ºC y quería evitar que empezase a oler a humedad por la camiseta mojada.

En esta ocasión he puesto algo más de azúcar que la primera vez, 22gr de azúcar blanca para cuatro litros (5.5 gr/litro), a ver si consigo una mejor carbonatación y tengo algo más de gas en la cerveza. Por si fuera algo mal durante el proceso, he metido las botellas en una caja de cartón y a esta la cubre otra caja algo más grande, no sea que haya metido la pata en algo o se haya contaminado y explote alguna botella. Espero que no pase nada, pero bueno mejor ser algo precavido…

Adrian Mateos
El proceso ha sido el siguiente. Diluir el azúcar en agua, la cantidad añadida fue la suficiente para cubrir el azúcar y un poco más, no lo he medido. Se deja hervir un poco por aquello de intentar minimizar la probabilidad de contaminación, lo tapas dejando una ranura para que salga el calor y lo dejas enfriar.

Mientras enfriaba, me puse a esterilizar con ayuda de ChemiPro (me venía en el kit) la olla donde lo iba a mezclar todo después, almíbar y cerveza. Con unos cinco litros de agua caliente (para disolver mejor el ChemiPro) en el balde, añado una cucharada pequeña por litro y se remueve bien para ayudarle a disolverse. Después paso todo el agua a la olla y lo dejo unos 5 minutos.

Adrian Mateos

Pasado este tiempo vuelvo a poner el agua en el balde y hago lo propio con las botellas, unos minutos sumergidas y llenas, vacío el agua y las pongo boca abajo a escurrir. Según las instrucciones, el ChemiPro no necesita aclarado, pero conviene que se sequen lo mejor posible. Cuando acabo con las botellas meto todo el instrumental que tocará la cerveza, esto es, la manguera de plástico con la caña que me ayuda a hacer sifón, pinza, una jeringa, una cuchara grande o espátula para mezclar bien la cerveza y el almíbar y un plato o bandeja donde poner todas estas cosas después de esterilizarlos.
Sigue leyendo

Anuncio publicitario