Peach Saison, resultados

No he podido aguantar más para probar la saison con melocotones que hice a primeros de mayo. Aunque seguramente estará mejor pasadas dos o tres semanas más, tenía ganas de comprobar el resultado de haber añadido la fruta, ya que no siempre los resultados finales me habían convencido en anteriores experimentos.

La cerveza acabó en una densidad de 1010 (no es una cepa especialmente atenuante la RVA263), estable durante varios días, por lo que tras darle esos días extra procedí a añadir los melocotones. Utilicé melocotones pelados y troceados, de plena temporada (año pasado) que estuvieron congelados hasta un rato antes de añadirlos a la garrafa. En este caso utilicé una garrafa de 6.25 litros (la más grande que encontré) y aproximadamente entraron unos 5.5 litros de la cerveza.

La cerveza estuvo en contacto con la fruta unos nueve días, y durante este tiempo se produjo una re-fermentación en la garrafa debido a los azúcares de los melocotones. Si os da por hacer experimentos de estos, recordad poner el airlock a la garrafa para no tener sustos…
Sigue leyendo

Stranger Things, sour con frutas…

La verdad es que no se me ocurría mejor nombre para esta cerveza que “Stranger Things”, mi primer intento de cerveza sour con frutas. Y es que al final es que ni he hecho un kettle sour, ni he usado ácido láctico, ni tampoco lactobacillus en el fermentador, utilicé lo que casi nadie utiliza para este tipo de cervezas, solamente malta ácida.

No fueron pocos los que me decían “eso no vale para nada”, “eso es quedarte a medias”, pero ninguno había intentado hacer lo que he hecho, así que me apetecía probarlo por mi mismo. Ya había leído en foros que no es el mejor método para conseguir una cerveza ácida, ya que el pH no disminuye tanto como se espera para este tipo de cervezas, pero tampoco quería que se me quedase la cara como si chupase un limón en la primera vez, así que al lío.

En esta otra entrada podéis leer con detalle cómo fue el proceso de elaboración, hoy toca hablar de la segunda parte del proceso, y de la cata final. Como podréis ver en el vídeo, el primer error fue dejar poco espacio en las garrafas para la refermentación de la fruta. Se acabó saliendo cerveza por el airlock en ambos casos, así que para la próxima ya lo sé, garrafas más grandes o menos fruta…

Unos diez días después de añadir las frutas, procedí a embotellar la versión con frutos rojos. La versión tropical tenía todavía “demasiada” actividad para embotellar, así que le di otra semana más en la garrafa. En ambos casos utilicé caramelos de carbonatación para no complicarme mucho con los cálculos, ya que no tenía claro la cantidad exacta de cerveza que obtendría.
Sigue leyendo

Una saison para inaugurar el verano…

Esta temporada empezaba con la primera cerveza de la Saison Series, y para inaugurar el verano y seguramente cerrar la temporada, tocaba hacerlo con otra de la serie. Ya veremos si en pleno verano me atrevo con alguna levadura kveik, pero por ahora toca esperar unas semanas a la fermentación de esta última elaboración.

En esta ocasión, preparé un starter de la levadura Saisonstein’s Monster (OYL-500) de Omega Yeast, que ya utilicé también a principios de la temporada. Por fiarme de mi inventario, pensaba que tenía varios criotubos más y el otro día al hacer recuento me di cuenta que sólo me queda uno, así que la próxima me toca hacer más criotubos para no quedarme sin ella (moraleja, aunque tengáis inventario digitalizado, procurad mantenerlo al día, sino no vale de nada…).

En el congelador tenía un paquete de lúpulo Saphir esperando a ser abierto. Este lúpulo es utilizado mayoritariamente en cervezas de estilos como witbier, pils y/o lager alemanas, y entre sus características está el aportar notas especiadas, florales y cítricas, por lo que creo que le puede ir bien también a una cerveza de estilo saison. Además, añadí una pizca de Mosaic que me había quedado de la última APA, aunque como veréis en la receta, es un porcentaje bastante bajo en comparación con el Saphir.

Sigue leyendo

Experimento con malta ácida

Hace ya unos meses hablaba sobre la elaboración “rápida” de cervezas sour, y veíamos diferentes métodos a seguir para conseguir una cerveza con sabores ácidos, característica principal de este estilo de cerveza, cada vez más popular en el mercado actual.

Aunque muchas veces he comentado que la marcada acidez de estos estilos no es precisamente algo que me guste en especial, tengo que reconocer que últimamente me ha dado por probar algunas comerciales con mucha presencia de fruta, cuya acidez está más controlada, y ahora que llega el calor parece que me llaman más la atención. Además, son estilos que a mi pareja sí que le gustan bastante, así que tocaba empezar a trastear con estas elaboraciones.

pH de macerado, 5.22

Para una primera aproximación, he decidido no arriesgar mucho, en parte porque no disponía de ingredientes necesarios para hacerlo de otra manera, ni tampoco me apetecía tener la olla en la cocina a 35 ºC durante un par de días (opción totalmente descartada para mi), como requeriría la técnica de kettle sour. Así que lo que utilicé fue malta ácida (que tiene ácido láctico) en una proporción bastante más alta de lo que suelo usar.

Sigue leyendo