American IPA en camino

Con esto de que en la anterior elaboración abrí algún paquete de lúpulo, tocaba acabarlos para que no estuviesen mucho tiempo abiertos en el congelador, así que este fin de semana he elaborado una American IPA.

Tal vez el resultado final sea bastante turbio, por lo que no será una American IPA al uso, aunque eso se soluciona pronto poniéndole la palabra “HAZY” en la etiqueta, como estamos acostumbrados a ver en la gran mayoría de IPA’s comerciales en estos tiempos :-p.

Las razones por las que presupongo que será turbia son, por un lado la cantidad de lúpulo utilizado tanto al apagar el fuego después del hervido como en dry-hopping, ya que no dispongo de medios para enfriar el fermentador y al final no se limpiará tanto como me gustaría (aunque algo consigo con el secundario en las garrafas).

Sigue leyendo

Anuncios

Tropical IPA, resultados

Hace ya unos días por fin abrí la primera de las botellas de la IPA que hice semanas atrás. Tras la fermentación y el dry-hopping, la cerveza estuvo en la nevera unos pocos días para decantar restos de lúpulo y levadura. En este caso, a la levadura le costó más decantar que en otras ocasiones.

Y es que resulta que a esta levadura (A04 Barbarian de Imperial Organic Yeast) le cuesta mucho flocular, por lo que incluso después de haber estado unos días a frío, en la botella sigue estando más turbia que otras veces y se nota que no ha compactado al fondo tan bien como por ejemplo con la US05 o S04 de Fermentis. He metido otra botella en la nevera para dejarla una semana en frío a ver si así veo diferencias.

La cerveza tiene un color amarillo oscuro, ligeramente anaranjado (en la foto sale algo más oscura), con una buena capa de espuma blanca y compacta que aguanta bien los tragos. Hay claros aromas frutales (melocotón) y tropicales, con poca presencia de malta en nariz. En boca se repiten esos perfiles afrutados (más leves), con cuerpo medio y un final amargo. También me parece notar algo de levadura, como digo le cuesta mucho irse al fondo y espero que dejando las botellas en frío logre limpiarse un poco más la cerveza.

Sigue leyendo

Siguiente cerveza, American IPA

Allá por septiembre del año pasado hablaba un poco sobre la planificación de recetas de la nueva temporada cervecera, los tipos de receta que quería hacer y los ingredientes que tenía disponibles o debía de comprar para hacerlas. Hasta el día de hoy he cumplido más o menos con lo previsto, aunque me hubiese gustado empezar antes, pero por el calor que hacía en Madrid tuve que ir posponiendo la elaboración de la primera de ellas.

El caso es que del listado que me propuse llevo hechas las cervezas de estilos Saison, American Brown Ale, California Common, NEIPA e Imperial Stout (esta última sigue en el fermentador). La siguiente que tenía apuntada era la Scotch Ale, más que nada por asegurarme de que fermentase a temperaturas frescas como las que tenemos ahora, pero finalmente he decidido cambiar el orden y hacer primero una American IPA. Quiero dar salida a algo de lúpulo que compré el año pasado y además me apetece hacer una cerveza que pueda empezar a beberme pronto. La Scotch seguramente la deba dejar madurando algo más de tiempo, así que mientras madura tendré la IPA fresca para beber, y si queda aceptable la podré enviar a algún concurso de cerveza casera como el que se organiza en Segovia en abril.

Sigue leyendo

Último lote de la temporada embotellado

Así, es, con la subida de la temperatura de hace unas semanas para acá, se ha terminado por esta temporada lo de hacer cerveza en casa hasta después del verano. Finalmente me he quedado sin hacer la saison, por lo que será una de las firmes candidatas al inicio de la temporada que viene, entre otros nuevos estilos que me apetece probar.

La última de todas fue la IPA con Columbus y Nelson Sauvin, que se libró de las altas temperaturas por los pelos, aguantando bien en la cámara rudimentaria hasta los 21 ºC unas dos semanas, dry-hopping incluido. En cuanto el calor empezó a apretar de verdad la pasé a unas garrafas y estuvo en la nevera en frío casi otra semana, lo que sirvió para dejar atrás muchos restos de levadura y lúpulo. Finalmente fueron unos siete litros embotellados, con una Densidad Final de 1010, lo que hace que la cerveza tenga unos 6.2%.

Sigue leyendo