British Golden Ale, vuelta a los clásicos

Después de una elaboración con levadura kveik, y una saison con dos levaduras, toca volver a los clásicos, esos casi desaparecidos en las tiendas y bares especializados en cerveza. La verdad es que no me entra en la cabeza como el mercado puede estar tan saturado de cervezas de un «casi» mismo estilo. Obviamente hablo de la American IPA, en todas sus variedades, que por supuesto me gustan, pero no como para beber solamente eso, me estaría perdiendo muchos otros estilos.

Y ya que no llegan hasta nuestra casa, habrá que intentar hacerlos. Así que me he lanzado a elaborar por primera vez una British Golden Ale, un clásico británico que no falta en casi ningún pub, cuya característica principal debe ser la de que apetezca beberte dos pintas seguidas y además no acabes rodando después…

Vermont

El BJCP la describe como una «Bitter pálida orientada al lúpulo, de intensidad promedio a moderadamente fuerte», dejando muy claro que no deben aparecer notas a caramelo, por lo que quedan descartadas maltas especiales caramelizadas. Así que la única malta especial que he utilizado ha sido la Carapils, para aportar algo más de cuerpo y retención de espuma, pero sin afectar al color, ya que debe ser una cerveza más bien clara en este sentido. Podría decirse que es la hermana británica de la American Pale Ale, estilos parecidos pero cada uno con sus peculiaridades.

Sigue leyendo

Elaboración con lúpulo fresco

Llega el mes de septiembre y con él, la cosecha del lúpulo, esa planta que tanto nos gusta a los que disfrutamos de la cerveza. Y es que como todos sabemos, el lúpulo es una de las cuatro piedras angulares en la elaboración de cerveza, junto con el agua, la malta y la levadura. ¿Es posible hacer cerveza sin lúpulo? Pues sí, pero entonces este artículo no tendría tanta gracia, así que vamos a dejar eso para otro día…

Una de las preguntas recurrentes en los grupos de cerveceros caseros es si se puede usar el lúpulo tal cual se cosecha, fresco, y cómo hacerlo. Para el que no lo sepa, el que se compra para hacer cerveza, tanto a nivel comercial como a nivel casero, está procesado, y dejando los detalles a un lado, básicamente ese proceso consiste en secar los conos y después utilizarlos o bien enteros, o bien prensados en forma de pellets (entre otros formatos).

Four Lions

Pero también hay una bonita costumbre que algunas cerveceras repiten año a año, que es la de elaborar una “Harvest Beer” (también denominadas “Green Hop Beer”), es decir, usando los conos frescos recién cogidos de la planta. Y cuando digo recién cogidos, me refiero exactamente a eso, se cogen de la planta y se hace la cerveza ese mismo día, por eso hay que organizarse bien.
Sigue leyendo

Porter con cacao nibs

Si la memoria no me falla, todas las temporadas elaboro alguna cerveza oscura, porter/stout en alguna de sus variantes con más o menos alcohol y/o más o menos adjuntos añadidos, y este año no podía ser menos.

Si nos ponemos muy estrictos, realmente creo que lo que he hecho no encajaría en ningún estilo definido en la guía BJCP, pero es algo que no me ha preocupado mucho nunca haciendo cerveza en casa. El perfil sería más el de una porter, ya que no he usado las maltas más oscuras y con cascarilla que suelen utilizarse (Roasted Barley, Black, etc.), y si nos fijásemos sólo en los números podría encajar dentro del estilo American Porter, pero le va a faltar carácter lupulado para esto (ya que no era la idea), en mi opinión.

Sigue leyendo

Mi primera Munich Dunkel en casa

Así es, uno de los experimentos que quería hacer este año era el poder elaborar mi primera cerveza de baja fermentación en casa. Allá por febrero de 2018 publiqué un artículo en el hablaba de la elaboración de mi primera lager, pero fue en casa de Tomás (Pallando), con su equipo y su nevera para controlar las bajas temperaturas.

Esta vez ha sido en casa, o siendo más precisos, en el trastero. Aprovechando los días más fríos de este año, me decidí a dejar el fermentador en el trastero a una temperatura constante de unos 14 ºC, lo cual me pareció suficientemente baja temperatura como para probar una levadura lager. Tuve mis dudas y estuve a punto de usar la Nottingham de Lallemand, que siendo de la familia «ale», tolera temperaturas más bajas, pero al final me decidí por la 34/70 de Fermentis.

El tipo de cerveza, Munich Dunkel, uno de los estilos que más me gustan dentro de las cervezas de baja fermentación, y como no podía ser menos, la malta base utilizada fue malta Munich, en un porcentaje del 67%. Como acompañamiento a esta base, podría haber utilizado «pils» si hubiese tenido, pero lo que tenía a mano era Maris Otter, que no aparece en ningún sitio como una malta utilizada para este estilo, pero… tampoco tengo que justificarme ante nadie, así que más sabores tostados y a frutos secos no tienen por qué ir mal, al macerado que se fue…

Sigue leyendo