American Brown Ale lista para clarificar

La semana pasada estuvimos de vacaciones fuera de Madrid (ya hablaré algo sobre eso otro día), y durante esos días dejé el fermentador en casa con la American Brown Ale dentro, por lo que al final la cerveza estuvo unos 16 días en el fermentador primario, algo que tampoco es mucho más de lo que suelo dejarlas estando en casa, si algo he aprendido es que las prisas son incompatibles con esto de hacer cerveza.

Pero durante los primeros días, y aprovechando que había comprado un termómetro con sonda baratillo para usar en el macerado (más o menos marca lo mismo que el termómetro clásico que suelo usar), me dio por ponerlo pegado en el fermentador para ver los cambios de temperatura. La verdad es que tuve algo de mala suerte, porque el fin de semana que elaboré subieron algo las temperaturas, pero bueno es algo que ya tengo asumido.

Sigue leyendo

Nelson&Citra embotellada (L05-T04)

La primera IPA de esta cuarta temporada, con Nelson Sauvin y Citra, ya está embotellada, y tras haber añadido el almíbar, ahora toca esperar unas semanas para que se genere el gas en las botellas (han sido unos 4.5 litros embotellados). El total del tiempo que estuvo la cerveza en el fermentador primario fue de unos trece días, estando la temperatura de fermentación en torno a los 20 ºC.

A los siete días de su elaboración añadí lúpulo Nelson Sauvin a modo de dry-hopping, con apenas actividad aparente en el fermentador (os recuerdo que con estos lotes tan pequeños no mido densidades en etapas intermedias, simplemente me la juego un poco a que la levadura haga su trabajo y le suelo dar unos días más de margen antes de sacarla del fermentador). Fueron unos 12 gramos en pellets directamente del congelador a la cerveza.

Merece la pena unos días en frío…

El día que añadí el lúpulo salió un olor algo sospechoso del fermentador… y ya me entró el miedo en el cuerpo. Por lo visto el Nelson Sauvin se oxida con sólo mirarlo, o eso me han dicho, pero seis días después, cuando saqué la cerveza a una garrafa para madurar en frío y limpiarla un poco, el olor era agradable, veremos a ver cuando toque beberla.

La Densidad Final ha sido de 1013, por lo que la cerveza tiene unos 6.1%, y al menos lo que probé de la muestra que saqué para la densidad, no pinta mal, amarga y con notas tropicales, pero no hay que adelantar acontecimientos, ahora toca esperar unas semanas antes de abrir el ya conocido botellín del ansia 🙂

Chips & Nibs (Porter)

Ha llegado la segunda fase de la elaboración de la porter, tras algo más de tres semanas en el fermentador (viajes y otros compromisos hicieron que se alargase un poco más el sacar la cerveza del fermentador), era el turno de añadir las semillas de cacao y los chips de roble francés. Tanto el cacao como los chips han estado macerando en whisky unas cuantas semanas, algo que hice por dos motivos, extraer aromas y sabores  por un lado, y esterilizarlos por otro.

Podría haber añadido ambas cosas en el fermentador, pero no quería alargar más el tener la cerveza en primario, y además al tenerla en una garrafa me permitirá que pasados unos días a temperatura ambiente, la meta en la nevera para decantar un poco más de levadura e intentar dejarla lo más limpia posible (a la nevera irá con los adjuntos añadidos, no haré otro trasvase).

Sigue leyendo

El “antes” de tu primera vez

El otro día terminaba la entrada del blog comentando los dos tipos de personas con los que nos podemos encontrar después de hacer cerveza por primera vez, pero en realidad, esos dos tipos de personas ya son así antes de su primera vez.

Olvidémonos por un momento de la cerveza, pensemos en otra cosa más sencilla (¿más que hacer cerveza en casa?, se preguntarán algunos), por ejemplo, en hacer un plato de macarrones con tomate. Los hay que saben (porque alguien alguna vez se lo ha dicho) que hay que meter la pasta en agua caliente un rato hasta que se ablande, luego escurres el agua, abres un bote de tomate frito y arreando. Otros se habrán preocupado en buscar antes qué pasta comprar, habrán hecho una salsa de tomate con un poco de zanahoria, ajo, cebolla, hierbas aromáticas y tomates naturales, habrán dejado la pasta cociendo, con un poco de sal, y el tiempo justo para que no quede blandurria, y cuando está ya en el plato pondrán un poco de queso rallado por encima. Los dos son platos de pasta, los dos tienen macarrones y tomate, pero todos sabemos que los dos platos son muy diferentes.

Mi primera vez

Busca información…

Sigue leyendo