Porter con cacao nibs

Si la memoria no me falla, todas las temporadas elaboro alguna cerveza oscura, porter/stout en alguna de sus variantes con más o menos alcohol y/o más o menos adjuntos añadidos, y este año no podía ser menos.

Si nos ponemos muy estrictos, realmente creo que lo que he hecho no encajaría en ningún estilo definido en la guía BJCP, pero es algo que no me ha preocupado mucho nunca haciendo cerveza en casa. El perfil sería más el de una porter, ya que no he usado las maltas más oscuras y con cascarilla que suelen utilizarse (Roasted Barley, Black, etc.), y si nos fijásemos sólo en los números podría encajar dentro del estilo American Porter, pero le va a faltar carácter lupulado para esto (ya que no era la idea), en mi opinión.

Sigue leyendo

Mi primera Munich Dunkel en casa

Así es, uno de los experimentos que quería hacer este año era el poder elaborar mi primera cerveza de baja fermentación en casa. Allá por febrero de 2018 publiqué un artículo en el hablaba de la elaboración de mi primera lager, pero fue en casa de Tomás (Pallando), con su equipo y su nevera para controlar las bajas temperaturas.

Esta vez ha sido en casa, o siendo más precisos, en el trastero. Aprovechando los días más fríos de este año, me decidí a dejar el fermentador en el trastero a una temperatura constante de unos 14 ºC, lo cual me pareció suficientemente baja temperatura como para probar una levadura lager. Tuve mis dudas y estuve a punto de usar la Nottingham de Lallemand, que siendo de la familia “ale”, tolera temperaturas más bajas, pero al final me decidí por la 34/70 de Fermentis.

El tipo de cerveza, Munich Dunkel, uno de los estilos que más me gustan dentro de las cervezas de baja fermentación, y como no podía ser menos, la malta base utilizada fue malta Munich, en un porcentaje del 67%. Como acompañamiento a esta base, podría haber utilizado “pils” si hubiese tenido, pero lo que tenía a mano era Maris Otter, que no aparece en ningún sitio como una malta utilizada para este estilo, pero… tampoco tengo que justificarme ante nadie, así que más sabores tostados y a frutos secos no tienen por qué ir mal, al macerado que se fue…

Sigue leyendo

Saison con hibisco

Sigo experimentando con ingredientes poco convencionales en la elaboración de cerveza, y de momento con un estilo que creo que admite un amplio abanico de posibilidades, como es el estilo saison.

En este caso le ha tocado a la última elaboración, la saison fermentada con la OYL-500 de Omega Yeast. Por motivos que no vienen al caso, se pasó en el fermentador algo más de tres semanas, tiempo que considero suficiente para que la levadura terminase de hacer su trabajo. La Densidad Final, medida con el densímetro, fue de 1004, lo que nos da una atenuación de algo más del 92%, algo dentro de lo esperado y que ha dejado una cerveza de unos 6.6% de alcohol.

Saison con hibisco

Lo cierto es que la muestra del fermentador olía bastante bien, no demasiado fenólica, pero sí con aromas bien definidos que recuerdan a una saison (yo la verdad es que no sé como definirlos mejor, pero sí que es reconocible en estilo), ligeramente especiados, algo frutales, pero hay que esperar a ver cómo evoluciona y, sobretodo, qué tal resulta una vez ya carbonatada.

Sigue leyendo

Cervezas sour “rápidas”, acidez sin riesgos

Indiscutiblemente, el estilo más elaborado y demandado en el mercado no tradicional de cerveza, es la American IPA, en cualquiera de sus versiones más o menos turbias, más o menos amargas o más o menos alcohólicas. Pero también es cierto que de un tiempo a esta parte cada vez se ven más cervezas todavía desconocidas para la gran mayoría, esas con perfiles más ácidos,  con añadidos de fruta en muchos casos, y que poco a poco van calando en la gente.

Me refiero a las cervezas enmarcadas dentro de la categoría “sour” (ácido/agrio en inglés), que nada tienen que ver con sus primas lupuladas comentadas anteriormente. Si bien es cierto que no soy yo precisamente un gran amante de estos sabores, a base de probar alguna que otra, digamos que empiezo a tolerar mejor la acidez en la cerveza, siempre que esta no sea desmedida. Así que si unimos esto a que mi chica cada vez se está aficionando más a estas cervezas, especialmente las que llevan adiciones de frutas, junto con que este año me he propuesto experimentar más con mis elaboraciones, pues me he puesto a investigar un poco cómo jugar con el pH sin liarla demasiado.


Sigue leyendo