Nueva receta, saison en camino…

Antes de que se meta de verdad el frío, quería aprovechar para elaborar otra saison con la levadura RVA 263, que tan buenos resultados me dio justo antes del verano. Para ello, una semana antes comencé a reproducir la levadura desde un criotubo que guardé de la anterior vez (en mi caso, en glicerina y en el congelador). Para calcular la cantidad de levadura necesaria me sirvo del software de homebrewer.es, me pone muy fácil las cosas y no me complico mucho más. Podéis ver los pasos necesarios a reproducir en la imagen de más abajo.

La verdad es que arrancó muy bien la levadura y empezando el domingo, el jueves ya tenía en la nevera el starter completo para decantar el viernes por la mañana un poco del mosto y poner a girar otro rato la levadura para su uso. Aproveché el viernes del puente para elaborar por la mañana.


Sigue leyendo

Anuncios

Apurando la temporada con una Saison

Hace ya unos días hacía un resumen de lo que había dado de sí la temporada cervecera en casa y comentaba la posibilidad de elaborar algún lote más. Finalmente ha sido así, y me he decantado por la saison. Las temperaturas de casa ya son demasiado elevadas para jugármela con una APA, ya que no me gustaría usar una buena cantidad de lúpulo para que se fuese al traste todo después con la fermentación…

La “elaboración” de esta saison comenzó una semana antes de empezar con el macerado, ya que el domingo antes me puse a preparar un starter de levadura líquida. La elegida finalmente fue la RVA 263 Ghost Ale (Fantôme), que me pasó un amigo cultivada en un criotubo. Así que lo primero fue preparar un poco de mosto con base de extracto seco y meter en la olla a presión varios tarros para su esterilización. Debido a que este criotubo era de los de 2ml, el primer paso lo hice con 50ml de mosto, a partir de ahí, y añadiendo cada día una nueva cantidad, fui añadiendo 100ml, 200ml y 300ml, siempre en el agitador magnético. El jueves por la mañana metí el starter en la nevera para que decantase, tiré el mosto sobrante, saqué un poco de levadura para preparar más criotubos  y añadí un último paso de unos 500ml (el software me indicaba que este paso no era necesario, pero ya que tenía el mosto hecho, decidí obtener algo más de levadura), que estuvo hasta el viernes por la noche en el agitador, momento en el que metí el matraz de nuevo en la nevera.

Sigue leyendo

La siguiente, Blonde Ale

Mientras empiezo a meter a la nevera alguna botella de la IPA y la scottish está recién embotellada, ya es hora de ponerse a pensar en la siguiente. De forma parecida a lo que pasa con las brown, hay tipos de cerveza que tienen poca salida comercial dentro de este ritmo infernal de novedades y extremos, como pueden ser las blonde ale (sobre todo las versiones “no belgas”). Es más, me apostaría algo a que muchos no han probado una en su vida, y la verdad es que yo al menos he visto pocas en tiendas y bares.

Este tipo de cervezas suele ser la típica cerveza sin complicaciones en un brewpub, la cerveza que le puede gustar a la mayoría de público no especializado, cervezas de trago largo, ligeras pero no por ello insulsas. Digamos que podría ser la alternativa a fabricar una lager pero sin los tiempos y complicaciones que puede tener elaborar cervezas de baja fermentación.

Foto libre de derechos, pixabay.com

Sigue leyendo

Mi primera Imperial Stout

Ya iba siendo hora, es un estilo que me gusta bastante y que nunca había intentado elaborar. La principal razón era la falta de espacio en la mini-olla que tenía antes para tal cantidad de malta, por lo que hubiese que tenido que añadir mucho extracto seco en el hervido, y no quería hacerla así. Ahora ya dispongo de más sitio en el macerador, tal vez no lo suficiente para una versión muy fuerte del estilo pero creo que sí que puedo intentarlo con una cerveza de entre 8-9%, de sobra para empezar. Para aquellos que piensen que no es suficiente graduación, simplemente decir que una de las referentes en el estilo, Samuel Smith’s Imperial Stout, tiene tan sólo 7%.

Una de las cosas que hay que tener en cuenta a la hora de elaborar cervezas de alta densidad es que el rendimiento suele ser menor con tal cantidad de azúcares que extraer de una cantidad notablemente superior de malta. Así que por un lado, he ajustado el rendimiento en Homebrewer.es poniéndolo aproximadamente a un 8-10% menos de lo habitual, y además tendré a mano extracto seco para el hervido, que por otra parte alargaré un poco más también. Una parte de la receta contempla añadir algo de extracto, pero por si la cosa sale peor de lo esperado, no está de más tenerlo a mano.

Fotografía libre de derechos de uso (pixabay.com)

Sigue leyendo