Concurso: Clona la Tiny Rebel Cwtch

Desde La Vinoteca (Pamplona) se organiza un concurso de elaboración casera de cerveza algo peculiar, se trata de realizar un clon de una cerveza comercial, en este caso de la Tiny Rebel Cwtch, una red ale lupulada que les ha dado varias alegrías a sus cerveceros. Serán ellos mismos los encargados de elegir la cerveza ganadora de entre todas las que lleguen a la fase final.

Los cerveceros parece que no están por la labor de soltar mucha información sobre su cerveza, pero al menos sabemos datos como densidad inicial (1045), IBU (50) y alcohol (4.6%). Hay que bucear un poco por internet para encontrar algún detalle y finalmente dar con algo más de información que pueda guiarte hacia conseguir algo bastante más cercano a su cerveza, como comento a continuación.

Hablando de maltas, parece que la malta base está compuesta en su mayoría por Pale y algo de Munich, y comentan que añaden un poco de trigo y una combinación de maltas cara y crystal para el color y sabor. Estas maltas dicen combinar bien con las claras notas cítricas que tiene la cerveza, y aunque me costó encontrar las variedades de lúpulo, al final di con ellas. Parece que usan Cascade en amargor y luego adiciones finales de Columbus y Citra. Para rematar, añaden Citra en dry-hopping.

Sigue leyendo

Cata de la Red Ale

Tras dos semanas de carbonatación, metí una de las botellas de tercio (tengo dos de 0.5l también) en la nevera. Tres días después, el sábado, la abrimos para ver qué tal estaba la cerveza. Primera prueba, correcto, al quitar el tapón oímos el característico sonido y procedemos a echarla en el vaso.

Poco a poco se fue generando espuma, como un dedo de espuma blanca más o menos, así que en ese aspecto bien. Yo de todas formas sigo viendo la birra con poco gas en el vaso y en boca, no sé si será cuestión de meter más azúcar (5.5 gr/l) o de otros factores que desconozco.

Huele bien, me recuerda a otras Pale Ale que he comprado e imagino que el lúpulo Cascade tiene bastante que ver en esto. El color es anaranjado y algo turbio, aunque no mucho, algo menos que en la cerveza de mi primer intento.

Adrian Mateos

El siguiente paso era el más crítico, probarla. Así que un trago y las sensaciones fueron dos diferentes. Por un lado sabe bien, no será la mejor que he probado pero sabe bien. No sabría describiros datos más específicos, lo más aproximado que puedo decir es que me recuerda al sabor de otras Pale Ale. Tiene un amargor medio a moderado, en este sentido bien para mi aunque un poco menos también valdría (a mi chica por ejemplo le resulta algo más amarga de lo que le suele gustar a ella).
Sigue leyendo

Red Ale, primer test

Tras 8 días desde el día del embotellado, tocaba hacer la primera prueba. Estos días la temperatura bajó algo más de lo que me hubiese gustado para la carbonatación (aunque hubiese sido perfecta para fermentar un nuevo lote), aunque no llegó a bajar de 18 ºC nunca, preferí trasladar las botellas a una habitación algo más cálida y las tapé con una manta, esperemos que haya surtido efecto.

Como comentaba, he abierto una, en este caso el botellín de Estrella Galicia que había chapado manualmente y de mala manera. Como era de esperar, apenas había gas, han salido unas pocas burbujas pero prácticamente no ha habido carbonatación.

Dejando esto a un lado, de olor no tiene nada que ver con el primer lote, huele mucho mejor y me aventuraría a decir que se notan aromas frutales, supongo que efecto del lúpulo Cascade. Se nota también cierto amargor, en ningún caso exagerado (como a mi me gusta).

Adrian Mateos

Lo peor de todo es que creo que le falta cuerpo, no puedo ser muy exacto con la cata ya que voy a esperar a ver si el resto de botellas ha carbonatado correctamente, y volveré a comentar mis impresiones, pero tengo la sensación de que se ha quedado algo «aguada».

Os pongo una foto de la que abrí, estaba practicando con la iluminación de bodegones y aproveché que lo tenía todo montado para hacer una foto al vaso con la cerveza recién servida. Tiene un color anaranjado y se ve algo turbia, lástima lo del cuerpo porque todo lo demás parece que va bien.

Seguiremos informando 😉

Limpieza del equipo

Una de las tareas menos entretenidas en esto de hacer cerveza en casa es la limpieza posterior del equipo, pero es tan importante o más que elegir buenas materias primas. En cuanto utensilios pequeños, pues es fácil, se limpian bien, se aclaran mejor y se deja secar.

El problema me vino con el fermentador, yo utilizo una damajuana de cristal y como os podréis imaginar, no se puede meter la mano para frotar bien. Después de probar con agua caliente, dando buenos meneos y aclarado posterior, varias veces, no quedé conforme con el borde donde se había quedado la espuma. Es una sustancia pegajosa y se adhiere a las paredes, y no es recomendable que esté ahí para futuras elaboraciones.

Después de consultar por internet, decidí probar con sosa cáustica. No es la opción que más me atraía por lo corrosiva que puede ser para la piel, pero con cuidado y protección no tiene por qué pasar nada.

Sigue leyendo