Birroturismo en Roma (II): No.Au

El día que llegamos a Roma, entre la lucha con los taxistas para que no nos timasen, que la entrada al apartamento se retrasó algo más de lo previsto y que nos dieron las 18:30 de la tarde sin haber comido, no tuvimos mucho tiempo para buscar «delicatessen». Por suerte llevaba apuntado un local gracias al blog de Pau, que estaba a cinco minutos del apartamento andando (nos alojamos en el Trastevere). El Donkey Punch, donde dimos cuenta de dos buenos bocadillos de porchetta con diferentes quesos y salsas. Había unas cuantas referencias en botella de artesanales, la mayoría italianas, todas a 5 euros. Pero estábamos tan sedientos que tiramos por la calle del medio, botella grande de Moretti (lager industrial) que sació nuestra sed estupendamente. El sitio merece la pena, eso si, si no hace mucho calor, ya que dentro no tienen aire acondicionado y fuera solamente tienen una mesa pequeña.

No.Au desde el exterior (Adrián Mateos © 2015)

No.Au desde el exterior (Adrián Mateos © 2015)

Tras un paseo por las principales zonas turísticas de Roma (Campo di Fiori, Plaza Navona)  para estirar las piernas y situarnos un poco, tocaba el turno de hacer una parada más tranquila. Y nos pusimos a buscar el No.Au, que nos costó un ratillo encontrar, pero que mereció la pena su visita. Se trata de un local acogedor y muy tranquilo con seis referencias de barril, tres de ellas servidas con bomba de mano («pompa»). En la parte principal donde se situa la barra hacía algo de calor, por suerte tienen otra sala con las puertas abiertas donde se estaba muy a gusto. No tiene terraza (¡hubiese sido la leche!).

Sigue leyendo

Birroturismo en Roma (I): Aterrizando

La pasada semana estuve unos días de vacaciones en Roma con mi chica, una de esas ciudades que uno tiene pendiente en la agenda de lugares a visitar y a la que por fin llegó su turno. Me habían contado de todo, que si era muy cara, que si había muchísima gente, pero no hay nada como experimentar por uno mismo para sacar tus propias conclusiones. Y resumiendo mucho estos dos conceptos, ni me pareció tan cara (al menos comparado con Madrid…), ni la gente nos estorbó en casi ningún sitio (excepto en el Vaticano, que superó mi paciencia por momentos, tanto o más que los taxistas…), si planeas un poco con antelación la visita, es una ciudad que se puede disfrutar tanto como cualquier otra capital turística europea.

Pero vamos a lo que nos interesa en este blog, la cerveza. En futuras entradas comentaré algo más en detalle los sitios un poco más especiales que visitamos, aunque tengo que decir que me he venido un poco a medias, no me ha parecido tanto como había leído en varios blogs. Tampoco ni mucho menos mal, no se me malinterprete, nos tomamos alguna que otra «birra artigianale», y hay buenos sitios, simplemente tal vez mis expectativas eran mayores de lo que viví allí. Este mes hemos hablado en #LaRonda sobre como vemos la escena cervecera en nuestras ciudades, y es posible que tenga que rectificar respecto a Madrid, porque si tengo que elegir entre lo que vi de Roma o Madrid para disfrutar de unas cervezas (quedaos con este verbo, disfrutar), es más que posible que eligiese Madrid en estos momentos.

Roma
Sigue leyendo