Beer For Dummies: el pH

Recuperamos la sección Beer For Dummies para hablar un poco del pH en nuestras cervezas. Como siempre hago en esta sección, intento no meterme en datos demasiado técnicos que hagan que al segundo párrafo tengáis ganas de cerrar el navegador, así que vamos a intentar explicar un poco por encima qué es esto del pH.

Para empezar, diremos que el pH es la medida de la acidez o alcalinidad de una solución líquida, y como nuestras cervezas son líquidas… pues eso, podemos medir su pH. Estos valores se miden en una escala del 1 al 14, en la que el 7, punto medio, expresa un valor neutro del pH, si tiende al 1 se consideraría ácido, y si tiende al 14 alcalino.

Aunque podemos medirlo en todas las fases de la elaboración, posiblemente la más importante es la del macerado, ya que el proceso enzimático óptimo (proceso de conversión de los almidones en azúcares durante el macerado) se da, según las fuentes consultadas, entre unos valores de pH de 5.2 y 5.5.
Sigue leyendo

Mi primer «starter»

Alguna vez tenía que ser la primera, tenía ganas de probar una levadura líquida, y aunque para el tamaño de los lotes que yo hago no es necesario siempre hacer un «starter» (depende de varios factores), en este caso era más que recomendable, ya que la fecha de caducidad del vial estaba cerca y eso indica que cada vez hay menos células sanas dentro.

Pero primero vamos a intentar explicar de forma rudimentaria qué es esto del «starter». La cantidad de levadura que se debe de usar a la hora de hacer cerveza no siempre es la misma, depende de la cantidad de litros a hacer, la densidad inicial del mosto, y la viabilidad de la levadura, es decir, de la cantidad estimada de células activas que tiene. Para calcular esto hay varias herramientas on-line en las que introduciendo los mencionados datos, te indican la cantidad de levadura (o millones de células) que necesitas, como pueden ser Mr Malty, Brewer’s Friend o Homebrewer.es (en este último caso en el editor de recetas).

Sigue leyendo

Dry-hopping de la IPA (L03-T03)

logoCR2015Como ya hablaba hace unos días, el tercer lote de esta temporada fue una IPA, que arrancó la fermentación de forma habitual con la levadura Safale US-05, no como la anterior con la S-04 que fue más enérgica y acabó saliendo por el airlock (y eso que esta vez había más cantidad de mosto inicial en el fermentador que cuando hice la porter).

La actividad se redujo bastante a los pocos días, al séptimo u octavo apenas había movimiento ya, pero la dejé unos días más para que la levadura terminase de trabajar y también por asegurarme de que atenuase bien. Al décimo día añadí el lúpulo para el dry-hopping, en el propio fermentador, unos 16 gramos  (relación de unos 4 gr/litro) de lúpulo Victoria’s Secret en pellets, que estaban en el congelador ya pesados.

Pasadas unas horas los pellets ya se habían deshecho bien y cubrían toda la superficie, el cuarto día ya empezó a caer al fondo en su mayoría. En el vídeo digo que el dry-hopping fue de cinco días, pero después me he dado cuenta que han sido cuatro.

Sigue leyendo

Hacer cerveza en 43 minutos

Una de las cosas que me animó a hacer cerveza en casa, como comenté hace mucho, fue la posibilidad de hacer lotes pequeños, adaptados al espacio y equipo que puedo manejar en un piso pequeño. Y también la opción que hay de hacerlo no sólo con «todo grano», sino que también se pueden hacer cervezas usando el extracto de malta como base.

Hasta ahora, sin haber probado todavía la APA, mi mejor lote ha sido la Heisenbeer, una cerveza con extracto y una pequeña infusión de malta Caramunich Tipo I, con la que disfruté mucho tanto a la hora de hacerla como de beberla. Y tengo pensadas un par de rectas más con este método para hacer después de la Porter que tengo en mente, que será con grano exclusivamente.

Muchas veces, por mucho que uno intente expresarse bien, no se acaba de entender todo el proceso, por eso os dejo con un vídeo en el que se ve perfectamente como hacer un lote pequeño con extracto. En este caso en el vídeo sólo es con extracto, no añaden maltas especiales, lo cual añadiría unos 30-45 minutos más a la elaboración, que es el tiempo que llevaría hacer una pequeña infusión con las maltas elegidas para la ocasión.

Aunque sea en inglés, hay muchas cosas que se entienden bien sin tener un gran nivel (como es mi caso, que me queda mucho por mejorar), pero aún así, es muy intuitivo y se comprende perfectamente el proceso. Espero que lo disfrutéis, y darle un vistazo al canal de youtube porque tienen muchos otros vídeos, totalmente recomendable 🙂