Cinco rudimentarios años…

Parece que fue ayer cuando empezaba a escribir en el blog, y así a lo tonto han pasado ya cinco años en los que sigo enganchado a esto de hacer cerveza en casa. En los inicios escribía un poco de todo, obviamente el tema principal era la elaboración casera y rudimentaria de mis cervezas, pero me atrevía hasta con alguna reseña de cerveza, lo que me sirve también para ver por dónde han ido evolucionando mis gustos y por qué no decirlo, mis conocimientos, pero ahí están esas entradas que deben perdurar para siempre y que ayudan a darnos cuenta de que nadie nace aprendido.

Aunque hayan pasado cinco años, recuerdo todavía mi primera elaboración, y leo ahora algunos comentarios que ponía y me llevo las manos a la cabeza, como cuando decía que había sacado la cerveza del fermentador pero que “seguro que si la dejo un par de días más, sigue bajando…” , refiriéndome a la densidad final. Algo que a día de hoy no se me ocurriría hacer por motivos obvios

Por supuesto, recuerdo perfectamente la primera botella que abrí, estaba en la cocina y no tenía ni idea de lo que iba a pasar, en cuanto quité el tapón ya me llevé una alegría simplemente porque la cerveza tenía gas (casi nada…), y cuando vi la espuma en la copa ya ni os cuento. Pero lo mejor fueron las notas de cata, “huele a cerveza” (ríete tú del BJCP…). Oye teniendo en cuenta el aguachirri que salió, que oliese a cerveza ya era un punto a mi favor 😀 Sigue leyendo

Anuncios

Resumen del año 2017

Se acaba ya el 2017 y toca hacer un resumen de lo que ha dado de sí el blog durante este año, que no ha sido poco. Este año no he tenido tiempo de hacer una infografía de los ingredientes usados como hice el año pasado, tal vez pueda hacerlo en los próximos días, así que hoy voy a centrarme en los datos del blog. El número de entradas publicadas fueron 61 (62 contando esta), casualmente casi las mismas que en el año 2016 (63 entradas publicadas), por lo que el ritmo de publicación ha sido prácticamente el mismo, con épocas más tranquilas como el verano, que uno aprovecha también para desconectar de este mundillo un poco.

Los contenidos del blog han estado orientados mayoritariamente hacia la elaboración casera de cerveza, acompañados también por los viajes donde la cerveza tuviese cierto protagonismo. Aunque es cierto que otros años había algún artículo más “de opinión”, cada vez tiendo menos a estos asuntos, que por qué no decirlo, no me motivan lo mismo a la hora de dedicar un tiempo a escribir en el blog.

Sigue leyendo

Visita a Cervecera Península

El pasado día cuatro unas treinta personas pertenecientes al grupo de cerveceros caseros de Madrid visitamos la nueva fábrica de cervezas Península, establecida en un polígono industrial de Alcobendas (c/ La Granja, 5). Está fábrica lleva apenas unas semanas en el mercado, y enseguida nos abrieron sus puertas para conocer con detalle su proyecto.

Román Jové, cervecero de Península, con varios años de afición al homebrew y también de recorrido profesional en su país natal, Venezuela, y en USA, nos recibió al mediodía. Dividimos la visita en dos grupos para hacerla más amena y nos contó con detalle lo que tienen montado y sus ideas de futuro, entre las que también se encuentra la colaboración con cerveceros caseros en diferentes actividades, algo que sin duda nos sorprendió positivamente.

Sigue leyendo

Lambic vs Sidra Natural Asturiana

Una de las cosas que más me comentan mis queridos y avinagrados amigos cerveceros amantes de las lambic es, siendo asturiano, ¿¡cómo no te van a gustar las lambic!?

A ver, no tengo ningún tipo de cruzada en contra de estos estilos, es más, pruebo todas las que puedo cuando tengo ocasión, esto es, cuando alguien pide alguna en un bar y me dan a probar, yo no me gasto mis cuartos en una cerveza lambic, lo siento, por lo menos no hasta que les encuentre cierta gracia, si es que llega a ocurrir alguna vez, cosa que por otra parte tampoco me preocupa…

El caso es que a este tipo de cervezas se las asocia siempre con una marcada acidez, mayor o menor según la cerveza, según haya sido elaborada, si lleva frutas o no, etc. Y por otra parte, también es conocido que la sidra natural asturiana (sé que hay más, pero aquí barro para casa) también es ácida, e incluso podría llegar a reconocer que tienen algunas características en común. Pero entonces, ¿por qué me gusta la sidra y no me gusta la cerveza ácida?

Sigue leyendo