Resultado de la pale ale noruega

Que en el mes de octubre estemos en Madrid buscando cepas de levadura con las que poder fermentar cerveza a temperaturas rondando los 30 ºC es, cuanto menos, preocupante, pero la realidad es la que es. Por aquellas fechas elaboré una cerveza que fermenté con la levadura (esta vez sí, ya confirmada) Hornindal Kveik de Omega Yeast, que hizo su trabajo en torno a los 29-30 ºC en sus días de mayor actividad, estando a algún grado menos los días posteriores.

La fermentación acabó  en 1010-1011 de densidad final, es decir, tuvo un 77% de atenuación, lo que está dentro del rango estimado según el fabricante. Tal vez si la temperatura no hubiese bajado durante la fermentación hubiese atenuado algo más, como también recomiendan hacer, pero el clima empezó a cambiar hacia parámetros algo más normales para la época y no pude mantener más tiempo el calor necesario.

Noruega
Sigue leyendo

Anuncios

Ghost Saison, resultados de la saison

El estilo saison es uno de mis estilos favoritos, lamentablemente en España no se elaboran muchas y no acabo de entender muy bien por qué, creo que es un estilo muy heterogéneo que permite alcanzar tanto a aficionados avanzados como a público general, tiene buenas posibilidades de maridaje (por lo que a nivel hostelería tampoco le debería ir mal), y es un estilo tan diferente, que incluso a gente que “no le gusta la cerveza” le puede llegar a gustar (como he comprobado alguna vez).

Total, que hasta ahora había usado levaduras secas en mis intentos, hasta tres cepas diferentes, pero que siempre tenían algo que no me terminaban de convencer. De las que he hecho, los mejores resultados los obtuve con la Mangrove M27, que casualmente descatalogaron pasado un tiempo, por lo que tuve que probar con la Mangrove M29 pero el resultado no me ha gustado mucho. Tampoco le hecho toda la culpa a la levadura, obviamente algo habré hecho yo mal, ciertas notas a solvente terminan arruinando el trago (se me fue a casi 8%) sobre todo cuando va cogiendo temperatura, y es demasiado esterosa para mi gusto, por lo que decidí probar con otra levadura.

Después de probar cervezas de amigos, y de que me animasen a probar con levadura líquida, elaboré esta última cerveza con la RVA 263 Ghost Ale y tengo que decir que ha sido todo un acierto. Para mi gusto, no hay color, desde el primer momento que hueles el fermentador al sacar la cerveza te das cuenta que los aromas son más contenidos, y cuando pruebas “el botellín del ansia”, con apenas 10 días de carbonatación, terminas de verificar que has acertado de pleno.

Sigue leyendo

Triskel, resultados de la Scotch Ale

Casi tres meses después del embotellado del que fue mi primer intento de scotch ale, tocaba probar y sacar conclusiones. De esta cerveza hice dos versiones, la normal (5.5 litros) que estuvo en el fermentador unos doce días y luego pasó a frío para ayudar a limpiar, y dos litros y medio que estuvieron en una garrafa durante un mes más con 50 gramos de frambuesas, previamente congeladas.

La densidad final fue de 1014, lo que dejaba una cerveza de unos 6.2% de grado alcohólico, más o menos dentro de lo estimado, aunque seguramente le hubiese venido bien un par de puntos más, pero la temperatura de macerado no se mantuvo lo bien que esperaba, a ver si la temporada que viene puedo volver a intentarlo y mejorar en este aspecto. Además, intentaré usar una levadura líquida aconsejada para el estilo, que esta vez sí, ya tengo en un criotubo en el congelador.

Sigue leyendo

Tropical IPA, resultados

Hace ya unos días por fin abrí la primera de las botellas de la IPA que hice semanas atrás. Tras la fermentación y el dry-hopping, la cerveza estuvo en la nevera unos pocos días para decantar restos de lúpulo y levadura. En este caso, a la levadura le costó más decantar que en otras ocasiones.

Y es que resulta que a esta levadura (A04 Barbarian de Imperial Organic Yeast) le cuesta mucho flocular, por lo que incluso después de haber estado unos días a frío, en la botella sigue estando más turbia que otras veces y se nota que no ha compactado al fondo tan bien como por ejemplo con la US05 o S04 de Fermentis. He metido otra botella en la nevera para dejarla una semana en frío a ver si así veo diferencias.

La cerveza tiene un color amarillo oscuro, ligeramente anaranjado (en la foto sale algo más oscura), con una buena capa de espuma blanca y compacta que aguanta bien los tragos. Hay claros aromas frutales (melocotón) y tropicales, con poca presencia de malta en nariz. En boca se repiten esos perfiles afrutados (más leves), con cuerpo medio y un final amargo. También me parece notar algo de levadura, como digo le cuesta mucho irse al fondo y espero que dejando las botellas en frío logre limpiarse un poco más la cerveza.

Sigue leyendo